El Blog de Capitalismo Consciente

Cómo actuar con responsabilidad solidaria: ni víctima ni culpable

A lo largo de tu carrera, probablemente te hayas topado con dos actitudes totalmente equidistantes pero igual de inconscientes: el directivo que siempre tiene una excusa o una persona a la que culpar de los errores y ese otro ejecutivo que se autoproclama culpable de todos los males del mundo.

Como en casi en todos los aspectos de la vida, en el término medio está la virtud. Los líderes conscientes no son ni víctimas, ni culpables, sino que saben delimitar dónde llega su responsabilidad y dónde entran en juego circunstancias ajenas a su control. 

En su obra ‘La empresa consciente: cómo construir valor a través de valores’, Fredy Kofman profundiza sobre los  estilos de liderazgo consciente e inconsciente y da las claves para desarrollar una gestión empresarial basada en la responsabilidad solidaria -o incondicional, como el autor la define- propia del modelo del Capitalismo Consciente. “No somos responsables de nuestras circunstancias, sino de la manera de enfrentar esas circunstancias”, recoge en el libro.

Los “echa-culpas” y los culpables

En el primer caso, este tipo de personas siempre tienen a mano una justificación. Su actitud se basa en el victimismo.  El objetivo de estos individuos es buscar un tercero que cargue con la culpa de sus propios errores para mantener su autoestima, dejando de lado los objetivos de la empresa o el bienestar de sus compañeros, afectando negativamente al clima laboral de la empresa.

En el otro extremo se encuentran los líderes culpables. Para estas personas su respuesta nunca es suficiente y se sienten culpables directos de todos los fracasos. Basan su comportamiento en el “Podría haber hecho, tendría que haber previsto…”, aunque se trate de situaciones que escapan a su control, como la climatología o la política internacional.

Este tipo de personas también se sienten frustrados y presentan altos índices de culpabilidad, al no poder modificar determinadas situaciones, malgastando sus esfuerzos en intentar cambiar aspectos ajenos a su radio de acción, lo que les hace perder la concentración en los objetivos realmente importantes y factibles de la empresa.

Responsabilidad solidaria

Los protagonistas y la responsabilidad solidaria o incondicional

¿Dónde está el equilibrio? En aplicar la consciencia en las decisiones que adoptamos. Los líderes conscientes evalúan la situación, disciernen hasta qué punto han influido en las consecuencias, reconocen cuál es su papel en la solución del problema y actúan en consecuencia.

Se trata de ser protagonistas de sus propias decisiones, simplemente parándose a meditar cuál es la elección más correcta para conseguir los objetivos marcados. Las rutinas inconscientes alejadas de la responsabilidad solidaria, como recoge Kofman en su libro, pueden ser peligrosas, especialmente en circunstancias delicadas.

Una vez que se ha adoptado este rol de protagonista, la mentalidad dará un giro de 180 grados. El líder consciente no irá a la deriva ante los nuevos retos que se le presenten, sino que concebirá estos desafíos como oportunidades para demostrar sus capacidades y hacer avanzar a su equipo y la empresa. Se convierten así en dueños de sus actos y creadores de su futuro.

“La sabiduría es el arte de aceptar aquello que no puede ser cambiado, de cambiar aquello que puede ser cambiado y, sobre todo, de conocer la diferencia”. Emperador Marco Aurelio.

5.00 avg. rating (99% score) - 1 vote

No hay comentarios

No comments yet.

Leave a comment