El Blog de Capitalismo Consciente

¿Cómo afecta nuestro huso horario a la conciliación familiar?

Huso horario Europa

Mientras en otros países europeos, como Alemania, Italia o Suecia, se despiertan entre las 6 y las 7 de la mañana y entran a trabajar antes de las 8 de la mañana, en España, el huso horario tiene su propio tempo: las horas de sueño acaban a las 7:30 de la mañana y el inicio de la jornada laboral oscila entre las 9 y las 10:30 horas de media, según los datos de Eurostat.

Con este comienzo del día, el resto de la jornada se va atrasando con relación a los horarios europeos: si el resto de países del continente almuerza de 12:00 a 13:00, en España lo hacemos de 14:00 a 16:00 (destinando el doble de tiempo); si la salida del trabajo en Europa oscila entre las 16:00 y las 18:00; en la península se dilata hasta las ocho de la tarde; y si la hora de dormir se sitúa entre las diez y las once de la noche, los españoles no nos vamos a la cama hasta medianoche.

A esto hay que sumar que la hora peninsular está fijada una hora por encima de la que le corresponde por su ubicación geográfica desde 1940, cuando Franco la cambió para equipararse al huso horario de Alemania.

¿Cómo afecta nuestro huso horario a la conciliación familiar?

¿Cómo afecta este desajuste horario a nivel laboral y, en especial, a la conciliación familiar de los trabajadores? Según explica José María Fernández-Crehuet Santos en su obra La conciliación de la vida profesional, familiar y personal: España en el contexto europeo, “los cambios que se han producido en los últimos decenios, como la incorporación de la mujer al mercado laboral, el incremento de una economía globalizada, el mantenimiento de unos horarios no racionales y la tendencia hacia la extensión real de la jornada laboral, ejercen presión en la interdependencia entre la esfera familiar, laboral y personal”.

En concreto, el profesor de la Universidad a Distancia de Madrid (UDIMA) ha analizado 27 indicadores a nivel europeo y concluye que, como consecuencia del actual huso horario, los españoles se levantan cansados y de mal humor, al retrasar la hora de irse a dormir, lo que provoca un menor rendimiento laboral a pesar de contar con una jornada más amplia. Asimismo, la dedicación de dos horas de media al almuerzo y el habitual horario partido provocan que el trabajo se dilate hasta última hora de la tarde, lo que impide la conciliación familiar.

Junto a estas conclusiones, el autor también expone algunas propuestas para mejorar la conciliación de la vida laboral y personal de la ciudadanía:

  • La modificación del horario laboral y distribución del tiempo para optimizarlo. Se trataría de apostar por jornadas continuas y flexibilidad horaria, con menos tiempo para la comida, y con salidas más tempranas.
  • La homogenización de horarios. No consiste en establecer un único horario por ley, pues va a depender del servicio de que se trate. Por ejemplo, los trabajadores de Urgencias tendrán actividad las 24 horas al día. Pero si todas las empresas acuerdan unos tiempos más o menos similares, todos saldrían ganando, incluso las compañías, que estarían más coordinados con otros países en materia de contactos y exportaciones.
  • El cambio del huso horario coincidiendo con el meridiano de Greenwich. Aunque los detractores destacan que esta modificación reduciría las horas de sol, lo cierto es que el 46% de los españoles a las seis de la tarde está todavía en su puesto de trabajo y el 10% continúa haciéndolo a las nueve de la noche. Si se cambia el huso horario y se aplican las otras dos medidas, los empleados sí podrían aprovechar la luz del día y conciliar al mismo tiempo.
5.00 avg. rating (99% score) - 1 vote

No hay comentarios

No comments yet.

Leave a comment