El Blog de Capitalismo Consciente

¿Conoces los objetivos SMART?

Los objetivos SMART se usan en tantas empresas que, a veces, parece evidente pensar que todas ellas coinciden en su interpretación. Y, sin embargo, no es así. Ni entienden esta manera de fijar metas de la misma forma ni la aplican de manera equiparable en sus rutinas laborales. ¿Dónde está la diferencia? Lo que distingue a unas de otras es su modo de usar este instrumento, de manera consciente o no.

 

Qué significan los objetivos SMART

El acrónimo SMART se presta a distintas interpretaciones. Cuáles de ellas utilizar marcará la manera de aplicarlas y los resultados obtenidos. Una definición común de los objetivos SMART se queda en el aspecto puramente práctico:

S (specific): específico.

M (measurable): medible.

A (achievable): alcanzable.

R (realistic): realista.

T (Time-bound): limitado en el tiempo.

Su aplicación permite mejorar la claridad y la transparencia en la fijación de metas, pero también en la evaluación del progreso alcanzado. Facilita la comprensión de lo que se quiere conseguir y simplifica la transmisión de la visión, que es uno de los objetivos que se tienen al definir objetivos en la empresa. No obstante, se puede ir más allá.

En una organización consciente, los objetivos SMART se entenderían así:

S (specific): específico y significativo. Además de que sean concretos, los objetivos deben comprenderse bien para fomentar el compromiso al generarse un vínculo entre la idea y las personas encargadas de transformarla en acción.

M (measurable): medible y motivador. Por supuesto que para continuar mejorando hay que medir, sólo así se alcanza la excelencia. Pero el camino es más agradable y pleno si existe motivación. Y eso es lo que debe conseguirse al definir un objetivo, que transmita ilusión y entusiasmo.

A (achievable): alcanzable y aceptable. La integridad debe estar detrás de toda decisión empresarial y no debería haber excepciones. Las metas tienen que ser accesibles pero, sin duda alguna, han de poder alcanzarse de manera íntegra. Los ejecutores deben sentir que merece la pena luchar por ellas.

R (realistic): realista y gratificante (rewarding). Las organizaciones conscientes están formadas por personas felices, en continuo desarrollo. El trabajo tiene que ayudarles a alcanzar esa plenitud que ansían y, para ello, quien plantee los objetivos SMART tiene que intentar que no sólo sean realistas, sino que contribuyan a la plenitud personal.

T (Time-bound): limitado en el tiempo y tangible. El lado práctico lo pone esa asociación a un matiz temporal, pero faltaría otra perspectiva, la que impulsa la satisfacción laboral, que viene marcada por esa cualidad de tangible de una meta, que permite saborearla, compartirla y celebrarla, de la manera en que las organizaciones conscientes celebran y reconocen sus éxitos.

 

Los objetivos SMART fuera del ámbito empresarial

Cuando en la organización se trabaja con los objetivos SMART bien entendidos, las personas participan en la construcción de una cultura corporativa donde la transparencia y el reconocimiento son algunos de los pilares más importantes. Esta forma de abordar sus responsabilidades se exporta a su esfera personal y, también fuera de la empresa, da sus frutos al facilitar a cada individuo:

– Poner el foco en todos los asuntos que verdaderamente son relevantes.

– Trabajar por crecer como persona y llenar su vida de sentido.

– Aprender a motivarse y mantener una actitud positiva, también en situaciones complicadas.

Las personas con los valores, las actitudes y los comportamientos correctos son el activo más valioso de las organizaciones y, al dotarlas de las herramientas necesarias para ir alineando sus actitudes con los propios valores, compartidos por su empresa, se está construyendo un equipo sólido y resistente, el que avanzará unido hacia el éxito.

5.00 avg. rating (99% score) - 1 vote

No hay comentarios

No comments yet.

Leave a comment