El Blog de Capitalismo Consciente

Deontología profesional: la conciencia del negocio

¿Basta con el conocimiento actualizado para respetar una profesión en su ejercicio? ¿Hasta dónde es importante la deontología en las relaciones hacia fuera y de puertas para dentro de la empresa? Algunas materias son tan relevantes que merecen ser reguladas, como los derechos fundamentales, recogidos en la Declaración Universal de Derechos Humanos, que da publicidad y protección a derechos inherentes al ser humano, como el derecho a la vida, a la libertad o a la seguridad. A otro nivel, la deontología profesional se ocupa de dictar normas aplicables a un colectivo profesional concreto, reglas sin las cuales sería complicado tomar conciencia de la responsabilidad que implica un ejercicio orientado a dar servicio a los demás.

 

Ética y deontología profesional en la empresa

La deontología profesional aúna deber y ciencia (como se desprende de su raíz griega deon + logos) y bajo su amparo se definen normas que, desde la perspectiva de la moralidad, guían y evalúan las opciones que tienen un grupo de profesionales, indicando las más correctas. No debe confundirse con la ética, que es un campo más amplio que, de hecho, en alguna de sus disciplinas se ocupa de estudiar los contenidos normativos deontológicos.

La cultura de la organización es la traducción de sus valores en comportamientos, símbolos y sistemas y, por eso, puede beneficiarse si se decide recogerlos en un código deontológico que ayude a guiarlos.

Para  concretar en qué consiste esa conciencia profesional que les mueve las empresas, según Talcott Parsons, pueden configurarla en base a cuatro elementos:

  1. La conciencia ética: que le imprime responsabilidad, la de actuar correctamente en todas las situaciones, hasta en las más complicadas.
  2. La conciencia reflexiva: que se basa en el auto-conocimiento, y tiene que ver con el control de las emociones y la contextualización.
  3. La conciencia individual: reflejo del punto de vista personal, muy relacionada con la búsqueda de la plenitud.
  4. La conciencia de grupo: que es la interiorización, asunción y compilación de los derechos y deberes que confluyen en el ejercicio de una profesión a través de la que se adquiere una responsabilidad social, una expresión del vínculo que la empresa establece con la sociedad.

Como expresa el experto en Deontología profesional Periodística, Porfirio Barroso,disponer de un código ético es uno de los símbolos que distingue a un determinado trabajo como profesión, y es el modo en que los profesionales de un sector económico reconocen el servicio social que cumplen y la manera de asumir su responsabilidad frente a ello“. En esta afirmación ha logrado unir el pragmatismo de un conjunto de normas con la abstracción de un valor como es la responsabilidad (que para muchos es también capacidad y virtud) y un sentimiento, el de unidad (pertenencia a un grupo).

La deontología profesional, cuando se condensa en un código permite:

Mostrar el compromiso de la empresa con la sociedad.

Protegerse de intereses poco nobles y presiones para tomar caminos menos éticos.

Identificarse con otras personas que comparten los mismos valores.

Tener una guía en la que apoyarse para crecer como profesional, a nivel de individuo y como organización, a nivel de negocio, diferenciándose de los demás.

Facilitar la toma de decisiones profesionales con la garantía de contar con un marco de referencia, en permanente actualización.

La deontología profesional debe integrarse con el conocimiento más técnico de la disciplina profesional y emplearse como brújula, ha de asimilarse y comprenderse, se tienen que trabajar sus preceptos y nunca dejar de ayudar a los demás a aplicarlos. Una organización consciente, comprometida con la sociedad, no cejará en su propósito de actuar conforme a su código deontológico y expresar de esta forma su confiabilidad.

5.00 avg. rating (99% score) - 1 vote

No hay comentarios

No comments yet.

Leave a comment