El Blog de Capitalismo Consciente

Desarrollo personal y liderazgo para hacer felices a tus empleados

La figura del líder de una empresa tiene más importancia de la que se pueda imaginar en el día a día de sus empleados. Muchos miembros de un equipo creen que llega a ser un trabajo sencillo porque “tan solo hay que organizar y guiar”. Aunque ese sea uno de los fines de liderar un equipo, la verdad es que hay muchos matices en el papel del líder. Estos es bueno observarlos y conocerlos porque, por desgracia, uno de los retos de los líderes incluyen saber formarse para obtener un buen desarrollo personal y liderazgo, el mismo que le llevará a inspirar a su equipo y por tanto hacer que todos se sientan motivados y felices de cara a afrontar su jornada laboral.

desarrollo personal y liderazgo

¿Y cómo se logra ser un buen líder? Es evidente que no se consigue de la noche a la mañana tal y como han demostrado autores como Fredy Kofman. Existen varios factores que pueden determinar si se hace bien o mal la labor como líder. Cosas como el carácter o los vínculos afectivos que se crean con los colaboradores son vitales para poder obtener las dotes de liderazgo necesarias y que todos lo vean como tal. Hay que hacerlo sin desvirtuar su imagen, puesto que en ocasiones algunas prácticas pueden provocar una reacción negativa del líder que lleve a la infelicidad del equipo. Para ser un gran líder hay que hacer un trabajo de desarrollo personal constante para poder adaptarse a las necesidades de cada colaborador.

Fredy Kofman nos ha enseñado que los líderes deben destacar a la hora de inspirar a sus empleados para ser buenos en sus respectivas tareas. También tienen que conseguir mantener el compromiso del equipo, tener talento y conocimiento, o dicho de otra forma, ser la piedra angular de la empresa. No puede dejar de lado la importancia de saber crear un buen entorno de trabajo, tener capacidad para elogiar a sus colaboradores cuando sea necesario y demostrar preocupación en aquellos momentos en los que proceda.

Cualquier acción puede ser un aprendizaje

Sabemos que los líderes están en constante desarrollo y que no nacen aprendiendo. En ocasiones no importa cuántos libros especializados sobre el tema lean, porque siempre habrá algo nuevo que aprender. Cualquier nuevo aprendizaje será útil para utilizarlo en un futuro próximo. La idea es que hay que darle un gran valor a las experiencias. Es normal equivocarse varias veces al principio, en ese momento en que se está trabajando para ser un gran líder. Ese “entrenamiento” es crucial porque de allí nacen los grandes líderes. Muchos grandes líderes en la actualidad se han visto envueltos en procesos de tolerancia y error, pero son problemas que en lugar de derribarles, les empujan a seguir adelante para conseguir todos los logros que tienen actualmente si se esfuerzan. Siempre hay que considerar la tolerancia al error como un paso fundamental, un tipo de situación en la cual hay que reforzar la motivación y demostrar que se ha aceptado un error como forma de crecimiento.

desarrollo personal y liderazgo

Predicar con el ejemplo

Para entender la importancia de predicar con el ejemplo tenemos que recurrir a la lectura de obras como La cultura del ejemplo de Carolyn Taylor. En este libro nos explica cómo la cultura que impulsa la empresa y su líder ejercen de una forma directa un tipo de influencia que se ve representada tanto en los resultados como en el comportamiento de los miembros del equipo de trabajo. A fin de poder implementar este tipo de filosofía se deben dar una serie de pasos para cambiar la cultura que se haya apoyado hasta ahora por una nueva que realmente sea consciente de cuál es su relevancia.

Podemos concentrar la predicación con el ejemplo apoyando uno de los cinco tipos de cultura que detalla la autora en el libro. La cultura de las personas primero es una de las principales, una bajo la cual el líder se ocupa de preocuparse en primera instancia de las personas, de su desarrollo, de su estado y de que se respeten valores como la diversidad y el equilibrio. La cultura la innovación apuesta por fomentar la creatividad, el emprendimiento y el aprendizaje, entre otros valores. Taylor también nos habla de cómo el líder debe apoyar con su propio ejemplo el extender unos principios con la cultura de equipo único, en proteger las expectativas con la cultura del cliente y en la cultura del logro, que se concentra en alcanzar unas metas.

 

Cuidar el carácter

Todos tenemos una forma de ser y nos expresamos de forma distinta. Pero para ser un gran líder hay que comportarse siguiendo unos valores como los que detallan autores del tipo de Fredy Kofman, entre los que se incluyen la empatía y la cercanía. Además, un líder debe estar seguro de sí mismo y tiene que saber transmitir a sus colaboradores esa pasión por el trabajo que es contagiosa hasta el punto de que todo el equipo seguirá ciegamente.

Otro punto a tener en cuenta es la empatía. Cuando algo no sale bien o alguien del grupo comete un grave error que afecta a todos resulta muy frustrante… ¿pero qué fue lo que le llevó a esa persona a equivocarse en algo tan fácil? Tal vez tenía problemas familiares o ese día estaba indispuesto. Muchas son las razones que pueden llevar a un buen trabajador a cometer un error muy simple. Es allí donde entra el papel del líder, si se muestra empático y habla de forma tranquila con el empleado mostrando empatía e interés hacia sus problemas, este se sentirá seguro y feliz al trabajar codo con codo con alguien que realmente se preocupa por las condiciones de su equipo. Al mismo tiempo, tal y como detalla Fredy Kofman, hay otros factores del carácter que se deben fomentar, como la humildad, la compasión, la bondad o la integridad.

5.00 avg. rating (99% score) - 1 vote

No hay comentarios

No comments yet.

Leave a comment