El Blog de Capitalismo Consciente

Efectos del estrés en el trabajo: un problema muy real

Más de 40 millones de personas sufren los efectos del estrés en el trabajo en Europa, según los datos publicados por la Organización Mundial de la Salud en la 4ª Encuesta Europea sobre las condiciones de trabajo. Las largas jornadas laborales, el vertiginoso ritmo de vida y las mayores exigencias de un mercado cada vez más competitivo provocan que el estrés se haya convertido en auténtico problema en muchas organizaciones, tanto por el impacto que genera en los propios empleados como por las consecuencias que provoca para las compañías.

Para el Capitalismo Consciente, el capital humano es su principal activo, por lo que los directivos deben poner en marcha medidas que reduzcan estos niveles de estrés y formen a los trabajadores sobre cómo potenciar motivación positiva de forma que puedan afrontar estas situaciones y usar esa presión en su propio beneficio.

efectos del estres

Concepto y causas del estrés en el trabajo

Fue Hans Selye quien introdujo en 1936 el término estrés para referirse a una “respuesta inespecífica del cuerpo a cualquier solicitud de cambio”.

No obstante, en la actualidad, el estrés es concebido por la Organización Internacional del Trabajo como “la respuesta física y emocional a un daño causado por un desequilibrio entre las exigencias percibidas y los recursos y capacidades percibidos de un individuo para hacer frente a esas exigencias”.

En el ámbito laboral, según dicho organismo, el estrés está vinculado a la organización y el diseño del trabajo, las relaciones interpersonales, los recursos y necesidades del profesional, las habilidades del empleado o las exigencias de las compañías.

Aunque padecer los efectos del estrés va a variar de una persona a otra, según su capacidad para manejar la presión, las investigaciones apuntan a que existen algunos detonantes generalizados de esta patología. En concreto, según el trabajo Estrés en el trabajo: un reto colectivo, publicado por la Organización Internacional del Trabajo en 2016, estos son los factores de riesgo:

  • Problemas relacionados con los equipos y las instalaciones.
  • Monotonía en el trabajo o carencia de un propósito, funciones y objetivos claros.
  • Infrautilización de las capacidades.
  • Incertidumbre elevada, poca seguridad y salarios bajos.
  • Exceso o defecto de carga de trabajo.
  • Falta de control sobre el ritmo.
  • Baja o excesiva flexibilidad de los horarios y turnos.
  • Ausencia de conciliación familiar.
  • Comunicación pobre, escasez de apoyo a los empleados y nulas relaciones con los superiores.
  • Ambigüedad y conflicto de funciones.
  • Estancamiento profesional o promoción excesiva o insuficiente.
  • Baja participación en la toma de decisiones y ausencia de control sobre el trabajo.
  • Conflictos interpersonales.

Incidencia del estrés laboral

Según el Informe La Prevención de los riesgos psicosociales en España, Europa y Latinoamérica, elaborado por la Universidad Internacional de Valencia, uno de cada tres trabajadores europeos sufre estrés en el trabajo, convirtiéndose en la patología con mayor prevalencia en las plantillas, siendo la causa del 25% de las bajas laborales. Es más, según el estudio OSH in figures: stress at work-facts and figures (2009) del Observatorio Europeo de Riesgos, el estrés en el entorno laboral fue el detonante del entre el 50 y el 60% de los días de trabajo perdidos por los empleados.

En España, como pone de manifiesto la 6ª Encuesta Nacional de Condiciones de Trabajo España EWCS (2015), elaborada por el Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo, un 30% de los profesionales asegura que sufre los efectos del estrés en su desempeño “siempre o casi siempre”.

Efectos del estrés en el sector empresarial

¿Y cómo afecta esta patología a la actividad empresarial? En este sentido, conviene diferenciar entre los efectos del estrés a nivel individual y su impacto en la organización:

  • Consecuencias en los profesionales. Los trabajadores que sufren un exceso de presión en sus puestos pueden sufrir los siguientes efectos:
    • Problemas de sueño.
    • Riesgo de sufrir un accidente en el trabajo.
    • Tendencia a sufrir adicciones (drogas, alcohol, tabaco…).
    • Empeoramiento del estado físico y sobrepeso.
    • Mayor incidencia de enfermedades cardiacas, coronarias, diabetes o trastornos músculo-esqueléticos.
    • Síndrome de burnout o de agotamiento.
    • Depresión con cuadros de ansiedad, baja autoestima, irascibilidad, poca concentración…
  • Consecuencias para la empresa. El resultado de todos los síntomas anteriores es una bajada del desempeño profesional del empleados que padece esta patología, provocando los siguientes perjuicios en la organización:
    • Aumento de los accidentes laborales.
    • Incremento de las tasas de absentismo y presentismo.
    • Disminución del grado de motivación y satisfacción del personal.
    • Bajada de la implicación y compromiso del capital humano.
    • Descenso de la productividad.
    • Caída de los beneficios y pérdidas económicas.

Por tanto, el estrés laboral no es un tema que las empresas conscientes deban tomar a la ligera, sino que deben intervenir rápidamente con medidas para promover la salud en su seno. De hecho, solo la pérdida de la productividad originada en Europa por esta patología se cifra en 242 billones de euros anuales.

0.00 avg. rating (0% score) - 0 votes

No hay comentarios

No comments yet.

Leave a comment