El Blog de Capitalismo Consciente

Potencia la eficiencia técnica y económica de forma consciente

Cualquier empresa tiene como objetivo optimizar sus procesos y actividades de forma que consigan hacer el máximo con los mínimos recursos posibles, pero la eficiencia técnica y económica no tiene que suponer una excesiva presión sobre trabajadores, clientes o proveedores.

En el Capitalismo Consciente, la mayor productividad de la plantilla se consigue mediante la motivación de los empleados y no mediante la presión o el miedo; los ingresos por ventas provienen de una mayor fidelidad del consumidor y no por la subida de precios de los artículos y productos aprovechando la situación de oligopolio; y los mejores acuerdos con los proveedores se logran a través del reforzamiento de los lazos comerciales, sin abusar de la posición de la compañía en la negociación.

Qué es eficiencia técnica y económica

Antes de ver la implicación de la eficiencia técnica y económica en las empresas conscientes, es conveniente comprender en qué consisten estos conceptos empresariales y cómo se aplican desde el punto de vista tradicional.

En este sentido, el término eficiencia hace referencia a la diferencia que se produce entre los factores productivos empleados por la compañía y los bienes o servicios producidos con ellos, de modo que cuanto mayor sean estos últimos respecto a los primeros, mayor será la optimización.

¿Cuál es la diferencia entre eficiencia técnica y económica? La clave está en las unidades de medida que se empleen para calcular este parámetro: si se utilizan unidades físicas, hablaremos de eficiencia técnica, mientras que si se aplican valores monetarios, estaremos ante la eficiencia económica.

Por ejemplo, imaginemos una empresa que fabrica coches. Para la culminación de un vehículo, la compañía puede optar entre tres procedimientos productivos distintos:

  • Proceso A: en el que se requieren 3 unidades de recursos y 5 de capital humano.
  • Proceso B: en el que se utilizan 5 unidades de recursos y 3 de capital humano.
  • Proceso C: en el que se destinan 4 unidades de recursos y 4 de capital humano.

Entre estas tres posibilidades, la C será la que menos eficiencia técnica conlleve de las tres, al necesitar más recursos y trabajadores para producir un vehículo.

¿Cómo puede la empresa decantarse por alguna de las otras dos opciones? Para ello entra en juego el factor económico, cuantificando en términos monetarios los recursos materiales y de personal de cada proceso. Así, si cada unidad de recursos cuesta 5 euros y cada empleado cobra 100 euros diarios, vamos cómo el proceso A supone un desembolso de 515 euros, mientras que el B conlleva un gasto de 325 euros.

Ahora bien, mientras el Capitalismo tradicional, basado únicamente en el incremento de los beneficios económicos, apostaría por reducir al máximo los costes de producción y una estrategia de liderazgo en costes, las empresas conscientes son capaces de ver más allá del beneficio a corto plazo y dan un giro a la concepción de eficiencia técnica y económica.

Otra forma de lograr la excelencia

Potencia la eficiencia técnica y económica de forma consciente

Como recogen Raj Sisodia y John Mackey en su libro Conscious Capitalism, las empresas conscientes, las llamadas Firms of Endearment, obtienen unos resultados financieros superiores a las 500 mejores organizaciones según Standard & Poors 500. De hecho, según pone de manifiesto el estudio desarrollado por los autores, las empresas del S&P 500 registran un crecimiento del 157% entre 1996 y 2011, mientras que las organizaciones con valores conscientes y propósito elevado alcanzan una mejora del 1.646,1% durante este periodo.

¿Si no aplican la eficiencia técnica y económica en el sentido tradicional, cómo lo consiguen? En lugar de fijar la vista exclusivamente en la rentabilidad financiera, el Capitalismo Consciente desarrolla una visión holística que le permite incidir positivamente en todos los grupos de interés con los que se relaciona y obtener, como consecuencia, una mejora en sus resultados económicos.

  • Mayores ventas. Una de las principales razones del éxito de las empresas conscientes es su mayor nivel de ventas gracias a la confianza y fidelidad cosechada entre sus clientelas. Si algo caracteriza a esta nuevo forma de management es que consigue que los consumidores adoren la marca, funcionando además como excelentes prescriptores de la misma. El resultado es, además de su fidelidad, un crecimiento continuo de nuevos clientes y, por ende, el incremento de las ventas e ingresos.
  • Trabajadores motivados. ¿Qué hacen las empresas conscientes con esta mejora de la rentabilidad? ¿Lo reparten entre los shareholders? No, en estas compañías se refuerzan las condiciones laborales de los empleados, de modo que el capital humano está más motivado e implicado con el trabajo, siendo cada vez más productivo y prestando una mejor atención al cliente la pasión de los consumidores. Además, este tratamiento del personal sirve como reclamo para los mejores talentos y reduce la rotación y el abandono de los trabajadores, lo que supone un gran ahorro en procesos de reclutamiento y formación de nuevos colaboradores.
  • Relaciones justas con los proveedores. Aquellas organizaciones que hacen uso de su fuerte posición en el mercado y la economía de escala para presionar a los proveedores, terminan ahogándolos, consiguiendo que estos, en el momento en el que tienen la oportunidad, dejen de colaborar con la empresa. Por el contrario, el Capitalismo Consciente aboga por un trato justo con las compañías con las que colabora, basando la relación con los partners en la confianza y el respeto mutuo y consiguiendo lazos estrechos y sólidos.
  • Menos gastos en publicidad. Las empresas conscientes invierten entre un 10 y un 25% en marketing que el resto de organizaciones, pues cuentan con una legión de fieles consumidores y empleados satisfechos que se encargan de difundir las bondades de la marca.
  • Ahorra en administración. Mientras que las empresas conscientes no escatiman gastos cuando de personas se refiere, sí que vigilan constantemente que todos los recursos materiales se encuentren lo más optimizados posibles, realizando un continuo examen de las debilidades y fortalezas para alcanzar el objetivo del despilfarro cero.
5.00 avg. rating (99% score) - 1 vote

No hay comentarios

No comments yet.

Leave a comment