El Blog de Capitalismo Consciente

Éxito de los negocios innovadores: cuando la respuesta es la pregunta

Desde la invención de la rueda hasta el surgimiento de internet. El éxito de los negocios innovadores radica en la capacidad de plantear las preguntas correctasNo importa la situación económica o la ardua competencia a la que se enfrenten las compañías; estas circunstancias no son impedimento para el surgimiento de las buenas ideas.

Por ejemplo, Microsoft nació a finales de los 70, en plena crisis financiera, como una apuesta contracorriente del software frente al hardware que la ha llevado a convertirse en una de las multinacionales tecnológicas más lucrativas y reconocidas del mundo.

De hecho, es esta visión diferente del mundo lo que caracteriza a los negocios innovadores y que funcionan. Como recoge Warren Berger en su libro A More Beautiful Question, una gran pregunta a nivel empresarial es “una cuestión ambiciosa y alcanzable que transforma la forma en la que percibimos o pensamos algún aspecto y que puede servir como catalizador del cambio.

Éxito de los negocios innovadores: la respuesta es la pregunta

¿Cómo planteamos la pregunta correcta?

La especialista en liderazgo y marketing Dorie Clark, en su obra Stand Out: How to Find Your Breakthrough Idea and Build a Following Around It, establece tres pasos para recorrer con éxito el proceso creativo:

  • La identificación de la gran idea. Para ello, es imprescindible ir más allá de los fundamentos establecidos, ya que nada innovador vamos a lograr si pensamos y actuamos como lo hará el resto. Como dijo Albert Einstein, “Los problemas no se pueden resolver con el mismo tipo de pensamiento que los creó”.
  • El desarrollo del proyecto. Se trata de perfilar la idea innovadora mediante el análisis del mercado y la situación actual con el objetivo reorientar el proyecto, así como crear una red de contactos que permitan la difusión de la iniciativa.
  • La puesta en práctica. La última fase es la de ejecución, donde la autora aconseja recibir formación o coaching personal si fuera necesario para poder desarrollar el proyecto. Grandes ideas se quedan en el camino por la insuficiente experiencia de sus creadores en la práctica.

Un ejemplo de un excelente “cuestionador” fue Peter Drucker, al que muchos consideran el padre del management moderno. Trabajó como consultor de General Motors, IBM, Intel o Coca-Cola, entre otras grandes compañías, y fue uno de los expertos más demandados de su época no por su capacidad de dar respuesta, sino por su don para hacer preguntas, las correctas.

La sabiduría del grupo

Pero la innovación no es una cuestión individual, o no debe serlo, pues los negocios conscientes apuestan por involucrar a todos los colectivos, especialmente la plantilla, en el proceso creativo, basándose en la teoría de la sabiduría colectiva desarrollada por  James Surowiecki en su libro The Wisdom of Crowds.

El autor considera que la aportación que pueden realizar todos los miembros de un equipo consigue decisiones más acertadas que las que pudiera adoptar una única persona, siempre que se den cuatro factores para considerar al grupo sabio:

  • Que exista diversidad de opinión. De ahí la importancia que otorga el Capitalismo Consciente a la participación de todos los stakeholders. Si todos los integrantes del grupo pertenecen al mismo colectivo, como inversores, por ejemplo, los puntos de vista serán similares y, por tanto, no habrá un valor añadido. Incluir la opinión de trabajadores, consumidores, proveedores, accionistas, etc. contribuirá a hallar la respuesta acertada.
  • Que sean opiniones independientes. Aunque en el equipo participen un superior y varios trabajadores, si los segundos no se sienten libres a la hora de emitir sus perspectivas y expresan lo que creen que el jefe quiere, tampoco lograremos enriquecer el resultado. Por ello, es vital crear ambientes de trabajo abiertos, donde las nuevas ideas sean bien recibidas.
  • Que sean propuestas descentralizadas. Es decir, que tengan en cuenta diferentes contextos y analicen dónde pueden funcionar y dónde no.
  • Que tengan en cuenta los factores externos. Para que la decisión sea óptima, el grupo también debe evaluar cómo va a coordinar la puesta en marcha dentro de un mercado. Por ejemplo, para determinar el precio de un nuevo producto, será fundamental integrar el valor que le quiere dar el vendedor, el que está dispuesto a pagar el comprador y el fijado por la competencia. Coordinando estos tres valores, llegaremos al precio más adecuado.

Auto-cuestionarios para negocios innovadores

¿Cuáles son las preguntas que todo emprendedor debe responder? William C. Taylor, autor de Hazlo distinto y triunfa y fundador de la revista Fast Company, ha desarrollado un decálogo con las cuestiones básicas para construir negocios innovadores:

  1. ¿Estás yendo más allá de la competencia? Las grandes ideas son únicas y rompen con los convencionalismos, viendo oportunidades que los competidores no alcanzan a distinguir.
  2. ¿Puede una idea existente revolucionar otro sector? Por ejemplo, uno de los enjuagues bucales más conocidos surgió como antiséptico para salas quirúrgicas y su utilidad cambió varias veces a lo largo de los años hasta convertirse en un producto de higiene diaria.
  3. ¿En qué eres el mejor? La especialización es otro de los caminos por los que puede caminar un negocio innovador.
  4. ¿Quién te echará de menos? Se trata de conocer el público objetivo de la empresa.
  5. ¿Cómo contribuyes a la configuración del futuro? Las empresas visionarias son aquellas que dejan huella en la historia planteando nuevas ideas.
  6. ¿Eres imprescindible para alguien? Contar con clientes que consideren nuestro producto o servicio indispensable es un paso hacia el éxito del negocio.
  7. ¿Cómo se sienten los empleados? Si los trabajadores están motivados y comparten la visión y misión de la empresa será una señal de que la idea es buena.
  8. ¿Consigues financiación? Conseguir el apoyo de inversores o crear sinergias empresariales representa la confianza del sector en la compañía.
  9. ¿La idea es consistente? Algunas personas se autoproclaman emprendedores por saltar de un negocio a otro, cuando la clave de la innovación radica en crear un proyecto viable y sostenible en el tiempo.
  10. ¿Eres capaz de adaptarte a los cambios? Para que una idea novedosa siga siéndolo es necesario saber aprovechar las circunstancias en nuestro provecho.
5.00 avg. rating (99% score) - 1 vote

No hay comentarios

No comments yet.

Leave a comment