El Blog de Capitalismo Consciente

¿Cuál es la diferencia entre misión y visión en la empresa consciente?

En el ámbito empresarial, los conceptos de propósito, misión y visión son utilizados en muchas ocasiones como sinónimos, pero existen sutiles y cruciales diferencias entre estas tres ideas. Para el Capitalismo Consciente, la diferencia entre misión y visión y, por supuesto, propósito elevado, es clave a la hora de poner en marcha compañías de éxito, pues su definición marca la pauta sobre la que se basará toda la actividad empresarial.

Diferencia entre misión y visión

En cuanto a la diferencia entre misión y visión y propósito, los autores Raj Sisodia y John Mackey en su obra Conscious Capitalism: Liberating The Heroic Spirit of Business, definen estos tres conceptos de la siguiente forma:

  • Propósito. Se refiere a la “diferencia que la compañía está tratando crear en el mundo”, dando respuesta a la pregunta de qué ofrece la organización o por qué existe.
  • Misión. Engloba la “estrategia principal que se va a llevar a cabo para lograr el propósito de la organización”, es decir, cómo se va a conseguir ese propósito elevado.
  • Visión. Es definida como “una nítida e imaginativa concepción o perspectiva sobre cómo será el mundo una vez que el propósito haya sido conseguido”, estableciendo por tanto el para qué de la actividad empresarial a largo plazo.

En consecuencia, a la hora de construir un negocio bajo el Capitalismo Consciente, los empresarios deben aclarar estas tres cuestiones. Ahora bien, ¿cómo definir cuál es el propósito, la misión y la visión de una compañía?

Exponiendo la visión

El primer paso de cualquier empresa es tener claro cuál es el impacto que se quiere generar en el mundo. Como apuntan Mackey y Sisodia, “construir un negocio con significado comienza con una visión convincente o un sueño”.

Para ello no basta con dar respuesta a necesidades existentes o conocidas, sino que el auténtico éxito proviene cuando los emprendedores consiguen pensar fuera de la caja y no tienen miedo a cambiar el orden preestablecido a pesar de la oposición generalizada con la que se encontrarán en este proyecto. “Los empresarios son soñadores, pero los realmente exitosos son también pragmáticos, resilientes e infrecuentemente tenaces. Tienen autoconfianza y el coraje para resistir a la legión de personas que continuamente les indican que no funcionará”, explican el profesor y el fundador y CEO de la exitosa Whole Foods Market. Por tanto, la visión empresarial debe ser ambiciosa e inspiradora, sin dejar de ser realista.

En este sentido, según el libro Everybody Matters: The Extraordinary Power of Caring for Your People Like Family, escrito por Bob Chapman y Raj Sisodia, respecto a la diferencia entre misión y visión, esta última se refiere a la tarea de los empresarios de “plasmar en palabras cómo sería el futuro si la compañía pusiera en práctica sus mejores ideas y pensamientos”. Por ejemplo, Sony tiene como visión que Japón sea conocido por su calidad, mientras que Toyota aspira a crear una sociedad más sostenible, segura y justa.

Por tanto, a la hora de establecer la visión de una organización, es necesario tener en cuenta los siguientes aspectos:

  • Concretar el propósito. Se trata de “hacer lo implícito explícito, forzando a la organización a articular sus suposiciones, creencias, valores, tabús, miedos, sueños y aspiraciones en el propósito de la compañía”.
  • Olvidar los prejuicios. Para establecer el para qué de una organización no hay que quedarse constreñidos por lo que la empresa es en ese momento o fue en el pasado, sino centrarse en lo que quiere conseguir.
  • Enfoque hacia las personas. Mientras la mayoría de las teorías enfocan los esfuerzos de la compañía hacia los productos o servicios, la visión de la empresa consciente se concentra en el impacto que tendrá en la vida de las personas.
  • Cohesión. El proceso de visionado requiere cohesión, es decir, que todos los individuos vinculados con la organización (desde empleados hasta consumidores) compartan unas perspectivas a largo plazo sobre cómo, entre todos, se puede construir un mundo mejor, para lo que es necesario una gran comunicación, transparencia y comprensión dentro de la empresa.

Diferencia entre mision y vision

Estableciendo el propósito

Muy vinculado al concepto de visión se encuentra la idea de propósito, que se traduce en una consciencia constante sobre la razón de ser de la empresa. Todas las compañías cuentan con un propósito, aunque es habitual que la frenética lucha por sobrevivir en un mercado competitivo y obtener beneficios económicos relegue este punto a un segundo plano.

Sin embargo, los líderes empresariales no deben olvidar que es este ‘Qué’ lo que va a dar sentido a su actividad. Actúa como el timón del barco; sin él, la nave avanzará, pero sin el rumbo adecuado. Como señala Fredy Kofman en su obra Conscious Businees: How to Build Value Throught Values, “cuando los negocios son dirigidos por individuos que se guían por el servicio a la gente y el propósito de la compañía, esto conduce hacia la paz y la felicidad del individuo, el respeto y la solidaridad de la comunidad y la consecución de la misión en la organización”.

Así, Sisodia y Mackey aconsejan a los empresarios basar ese desarrollo del propósito elevado en cuatro ideas básicas: lo bueno, lo verdadero, lo bello y lo heroico. Por ejemplo, el propósito de Southwest Airlines, basado en el primer punto, consiste en ofrecer un gran servicio de vuelos a precios asequibles; Apple busca la belleza a través de la creación de dispositivos de diseño útiles y funcionales; en Whole Foods Market, el propósito es facilitar a los ciudadanos un mayor bienestar a través de la comercialización de alimentos saludables; en la empresa médica Medtronic tratan de restaurar la salud de los ciudadanos; en Disney quieren contagiar la felicidad a millones de personas; y en BMW persiguen que los conductores puedan disfrutar de la conducción.

Eso sí, en la construcción de este propósito es muy importante contar con la participación de todos los grupos de interés. “Cuando emplazamos a los stakeholders a descubrir o crear juntos el propósito elevado, ocurren cosas fantásticas. El intercambio de información, valores y perspectivas sobre el negocio provoca el redescubrimiento o la construcción del propósito de la compañía en un menor tiempo”, argumenta el libro Conscious Capitalism.

Desarrollando la misión

Una vez que está claro el porqué y el para qué de una organización, los empresarios deben establecer el cómo, es decir, concretar la misión. Como apuntan los impulsores del Capitalismo Consciente, “no basta con tener un sueño; los emprendedores necesitan ser capaces de motivar a los otros y compartir ese propósito”, puesto que cuando todos los stakeholders están alienados en torno a un propósito común, se muestran menos preocupados sobre sus individuales e inmediatos intereses.

En este objetivo entra en juego ese conjunto de estrategias diseñadas para la consecución de la visión y basadas en el propósito elevado de la compañía que deben desarrollarse a partir de los cuatro pilares del Capitalismo Consciente:

  • Un liderazgo
  • La integración de los grupos de interés.
  • Una cultura
  • Unos valores en consonancia con el propósito elevado.

Por ejemplo, Google surge con el propósito de organizar la información procedente de todo el mundo para ofrecer una acceso más sencillo a la información global y, para ello, dentro de su misión, ha puesto en marcha una filosofía de trabajo con todos los grupos de interés: espacios de trabajo positivos para los empleados, equipos profesionales empoderados, respetados y enfocados hacia el consumidor, políticas de selección de los inversores que compartieran su visión, y estrategias sociales para crear un impacto en su comunidad.

Por su parte, el Departamento de Salud de Minnesota establece como visión la equidad sanitaria en el estado, es decir, un mundo donde todas las personas por igual puedan acceder a la atención médica que necesitan. Su propósito es la protección, el mantenimiento y la mejora de la salud de los ciudadanos y, para lograrlo, desarrollan políticas basadas en la integridad y transparencia de su gestión, la colaboración de los grupos de interés, la creación de relaciones positivas en la organización, el impulso del feedback y el fomento de la innovación.

0.00 avg. rating (0% score) - 0 votes

No hay comentarios

No comments yet.

Leave a comment