El Blog de Capitalismo Consciente

¿Cuál debe ser la remuneración del CEO?

El salario medio bruto de un empleado en España se sitúa en 22.509 euros, mientras que el de un directivo asciende a 78.605 euros, según el estudio Evolución salarial 2007-2015 de la consultora en Recursos Humanos ICSA y la escuela de negocios EADA Business School. Si bien esta diferencia en la remuneración puede justificarse por la mayor responsabilidad y habilidades de los altos cargos, ¿qué argumentos hay para explicar que el sueldo de los ejecutivos haya crecido un 9,7% en los últimos cinco años y el de los trabajadores solo un 0,7%, según el informe?

El capitalismo tradicional está generando, con este tipo de prácticas, una mayor desigualdad salarial dentro de las empresas, afectando tanto al poder adquisitivo de los empleados como a su motivación y satisfacción laboral, al no ver recompensados sus esfuerzos de forma equitativa. Para poner fin a esta situación, insostenible a medio y largo plazo, el Capitalismo Consciente alerta de la necesidad de aplicación de nuevas políticas de remuneración que aboguen por un reparto más justo de los beneficios.

¿Cuál debe ser la remuneración del CEO?

John Mackey, uno de los impulsores de este modelo de gestión empresarial y CEO de la empresa consciente Whole Foods Market, explica no se trata de imponer una remuneración fija para los altos cargos o de establecer límites máximos en términos absolutos, sino de desarrollar un sistema de compensación económica en el que todos los trabajadores de la compañía ganen, desde el operario hasta el director general, pasando por el mando intermedio o el manager.

En concreto, Mackey insiste en la importancia de dos factores a la hora de determinar el salario de los ejecutivos: la equidad interna y externa.

La equidad interna en la remuneración

Se trata de fijar la remuneración del CEO en función de los sueldos del resto de la plantilla, estableciendo unos límites porcentuales entre la retribución más baja y la más alta.

Por ejemplo, en la cadena de alimentación que Mackey dirige, los directivos pueden ganar un máximo de 19 veces el promedio del salario del resto de trabajadores, a diferencia de lo que ocurre en las organizaciones del índice S&P 500, donde la ratio es de 200-1.

¿Esto supone que los altos cargos de las empresas conscientes tienen que contentar con sueldos bajos? No, los altos cargos pueden percibir nóminas estratosféricas siempre y cuando el aumento de su remuneración vaya acompañado de una subida igual en términos porcentuales del resto del equipo.

Con esto se consigue, por un lado, satisfacer las expectativas económicas de los directivos y, por otro, respaldar el trabajo de los empleados.

Equidad externa ante la competencia

Mackey recuerda, en su obra Conscious Capitalism (escrita junto a Raj Sisodia), que las empresas conscientes buscan líderes que presten más importancia al propósito elevado de la compañía que a los beneficios económicos. Incluso él mismo se redujo su sueldo a un dólar en 2016 y continuó trabajando para Whole Foods Market solo por la pasión que siente por el proyecto.

Ahora bien, su ejemplo es un caso aislado no hay que caer en la entelequia de que todos los directivos quieran trabajar guiados exclusivamente por su motivación intrínseca.

Por eso, el Capitalismo Consciente no vive ajeno a las actuales circunstancias y comprende que, dada la alta globalización y competitividad de los mercados, debe poder proporcionar a los CEOs salarios similares al resto de empresas del sector si quiere atraer y retener a los mejores talentos. De ahí, que este modelo no defienda un tope máximo en la remuneración de los directivos.

En este sentido, en la cadena de supermercados Costco los empleados perciben 17 dólares por hora, muy por encima de la media del sector, situada entre 10 y 12 dólares. En The Container Store, por ejemplo, el personal de ventas a tiempo completo gana en torno a 50.000 dólares anuales, más del doble del salario mínimo , lo que reduce su tasa de rotación de personal al 20%.

5.00 avg. rating (99% score) - 1 vote

No hay comentarios

No comments yet.

Leave a comment