El Blog de Capitalismo Consciente

Coaching ontológico: la importancia de los estados de ánimo

El coaching ontológico ayuda a comprender que el mundo no es tal cual lo observamos sino que nuestras emociones más fuertes y, a través de ellas, nuestros estados de ánimo, influyen en el modo en que juzgamos lo que tenemos delante. Cuando se atraviesa un momento caracterizado por un buen estado de ánimo, es más fácil tender a ver el lado positivo de las cosas, mientras que lo contrario sucede cuando nuestro ánimo es malo.

coaching ontológico

Créditos fotográficos: istock Somchai Jongmeesuk

 

Un líder consciente, igual que conecta con sus emociones y sentimientos a través de la práctica de la competencia emocional, puede complementar esta habilidad con la de notar los diferentes estados de ánimo que atraviesa. Al fin y al cabo, como dice Rafael Echeverría, “los estados de ánimo no pueden evitarse, pues son constitutivos de la existencia humana” y, por eso, lo mejor es aprender a gestionarlos de la mejor manera posible.

 

El coaching ontológico para el líder consciente

¿Eres capaz de detener una emoción desagradable? Quizás no, pero sí puedes evitar la concatenación de efectos adversos que ésta puede tener en las acciones que emprendas motivado por el estado de ánimo que impulsa.

El coaching ontológico permite darse cuenta de que en función del estado de ánimo en que un individuo se encuentra variarán sus opciones ante la realidad. Podrían diferenciarse dos grupos de estados de ánimo:

Los negativos: en los que muchas acciones directamente se plantean como imposibles, sus alternativas parecen inviables y cualquier posibilidad de iniciar una cooperación con otra persona se entiende como poco menos que un reto.

– Los positivos: donde el margen de acción se amplía sin esfuerzo, multiplicándose las opciones que se abren ante la persona a la vez que se aleja la predisposición a la desconfianza. En este tipo de estados de entusiasmo, las acciones posibles y las posibles de realizar aumentan.

Esto tiene mucho que ver con el rendimiento. Sí, el coaching ontológico no sólo ayuda  mejorar el autoconocimiento y la eficacia en la toma de acción, sino que permite impulsar el desempeño individual. Para ello se enfoca de la siguiente forma:

Identificación del estado de ánimo que se atraviesa y de las emociones que lo han desencadenado.

Valoración de este ánimo.

Cambio en los comportamientos y actitudes, e incluso en la posición corporal, que contribuyen a mejorar el ánimo.

Pero el líder consciente no necesita quedarse aquí. Puede ir más allá y tener en cuenta lo aprendido mediante el coaching ontológico para mejorar sus relaciones con los demás. De esta forma, como explica Rafael Echeverría “por ejemplo, en el momento de necesitar coordinar una acción con otra persona se preguntará si el estado de ánimo ese individuo es conducente o no a la proyectada acción“.

La acción no es independiente de las emociones, y los estados de ánimo son una prueba de ello. Si los estados positivos, como el de entusiasmo, amplían el horizonte de acciones posibles en el futuro, ¿por qué no avanzar en esa dirección con la ayuda del coaching ontológico? ¿Por qué esperar para sacar lo mejor de uno mismo y de los demás?

5.00 avg. rating (99% score) - 1 vote

No hay comentarios

No comments yet.

Leave a comment