El Blog de Capitalismo Consciente

Negocios de éxito: el caso SAS y su cultura de confianza

¿Qué es lo que ha llevado a la compañía de software SAS a ser elegida como la mejor multinacional para trabajar por Great Places to Work Institute? ¿Qué es lo que la convierte en un referente del sector empresarial?

En Firms of Endearment, Raj Sisodia, David Wolfe y Jag Sheth analizan esta organización y los elementos que la catapultan como uno de los grandes negocios de éxito.

Negocios de éxito: el caso SAS y su cultura de confianza

Orígenes de la empresa

Fundada en 1976 por el doctor Jim Goodnight, de la Universidad de Carolina del Norte, la filosofía de SAS descansa sobre una idea a priori sencilla: las personas como eje central. Esto supone crear climas de trabajo en los que los trabajadores se sientan motivados y satisfechos. Como la propia empresa expresa, “si tratas a los empleados como si ellos pueden marcar la diferencia, marcarán las diferencia”.

Esta cultura organizacional basada en la humanización de la organización ha permitido a la compañía alcanzar los 2,8 millones de ingresos en 2012, expandir su plantilla hasta los 13.000 empleados y registrar una tasa de abandono de los trabajadores del 2%, frente al 20% de media de su sector. Es más, su apuesta por el capital humano ha provocado que recibiera en 2014 más de 65.000 candidaturas para ingresar en la empresa, lo que se traduce en una media de 150 aspirantes por oferta de empleo.

Los pilares de los negocios de éxito

Para Mark C. Crowley, el éxito de SAS se explica a partir de cuatro pilares, recogidos en su trabajo How SAS Became The World’s Best Place To Work:

  • Valorar a las personas el máximo posible. A pesar de las consecuencias nefastas que la recesión de 2008 estaba provocando en la industria de desarrollo informático, el fundador de SAS decidió reunir a sus 13.000 empleados en enero de 2009 para comunicarles una importante decisión: ninguno de los trabajadores iba a ser despedido. A cambio, les pidió un mayor esfuerzo para sacar adelante la compañía. ¿Qué consiguió con este comportamiento? En lugar de sufrir pérdidas, la firma rompió su récord de beneficios ese año, gracias a que los empleados no estaban preocupados por sus puestos de trabajo, pudiendo ofrecer lo mejor de sí mismos.
  • Dar para recibir. Los beneficios laborales de los que gozan los miembros de SAS abarcan desde el acceso a instalaciones deportivas para los empleados y sus familias o asistencia sanitaria especializada hasta aperitivos gratuitos en las oficinas. De este modo, los trabajadores perciben el cuidado de la empresa hacia ellos, generando índices de implicación y satisfacción, acrecentando la permanencia de los colaboradores (con el consecuente ahorro en reclutamiento y formación) y facilitando la creatividad del capital humano. De hecho, el 94% de los trabajadores de SAS aseguran que gozan de beneficios especiales y únicos, según el estudio de la empresa realizado por Great Place to Work.
  • Construir relaciones de confianza. En SAS, los trabajadores no tienen que justificar las horas de trabajo que realizan y pueden tomar tiempo libre cuando lo consideran necesario; sus logros son la mejor garantía de su profesionalidad. Para ello, Goodnight desarrolla una comunicación bidireccional que permite a los empleados valorar el desempeño de sus superiores y el apoyo y respaldo que ofrecen a los subalternos, al tiempo que los jefes de equipos conocen los avances de los colaboradores y las necesidades que tienen. Esto se traduce en el hecho de que el 94% de los empleados consideran que en la empresa unos cuidan de los otros.
  • Alinear la plantilla con el propósito elevado de la compañía. No basta con motivar a los empleados a través de premios y recompensas; en SAS son conscientes de la importancia de fomentar la motivación intrínseca de los trabajadores y, por ello, trabaja para que los ideales y objetivos de la empresa sean compartidos como propios por los equipos.
5.00 avg. rating (99% score) - 1 vote

No hay comentarios

No comments yet.

Leave a comment