El Blog de Capitalismo Consciente

¿Hay que pagar un plus de disponibilidad a los empleados?

El informático que debe atender una emergencia a altas horas de la noche; el operario que debe estar presto a acudir a la empresa los fines de semana en caso de que surjan imprevistos; o el administrativo que debe enviar un email el sábado. ¿Es conveniente pagar a estos trabajadores el plus de disponibilidad?

plus de disponibilidad

La normativa sobre el plus de disponibilidad

Aunque son los convenios colectivos o los contratos laborales los que determinarán la obligatoriedad o no de incluir este plus de disponibilidad en la nómina de los empleados, las empresas conscientes consideran que hay que ofrecer un trato justo a la plantilla y resarcirles económicamente en función de su desempeño.

En este sentido, no es lo mismo un profesional que acude de 8 a 14 y de 17 a 19 horas de lunes a viernes, pudiendo estar ajeno a la empresa el resto del tiempo, que otro que, a pesar de tener el mismo horario, está pendiente de posibles avisos por la organización.

Se produzcan o no finalmente las llamadas y tenga o no que acudir el colaborador a la compañía, lo cierto es que esta disponibilidad genera un grado de compromiso y responsabilidad en el empleado que bien merece ser reconocido.

Por tanto, si se trata de unas funciones que se producen con regularidad fuera del horario laboral pactado, este plus de disponibilidad debe fijarse en el salario. Sería el caso, por ejemplo, del responsable de redes sociales de la empresa, que debe estar atento las 24 horas del día a posibles crisis de reputación en internet.

La expropiación del tiempo

Ahora bien, ¿qué sucede cuando estas situaciones no están planificadas? De hecho, con el aumento del ritmo de trabajo que ha traído consigo la globalización y la hiperconectividad a la que estamos expuestos como consecuencia de las nuevas tecnologías, trabajar fuera del horario laboral casi se ha convertido en una rutina.

Si se trata de hechos puntuales, en los que el encargado de mantenimiento ha tenido que acudir un día ante una situación de emergencia, no hace falta incorporar este plus de disponibilidad como parte de la nómina.

No obstante, si estos reclamos se convierten en algo frecuente, lo más ético por parte de la Dirección será plantearle al trabajador la opción de contar con su disponibilidad fuera de su horario laboral a cambio de un complemento salarial o reconocer ese compromiso con la compañía mediante otros incentivos que impulsen la satisfacción laboral.

Los líderes que se extralimitan

Eso sí, conviene evitar el abuso por parte de los directivos de su posición de superioridad respecto a los empleados.

En muchas ocasiones, los jefes invaden los límites laborales, reclamando a los trabajadores para misiones que podrían esperar o que podrían ser realizadas por otra persona que sí tiene esa obligación. En estos casos, es cierto que los colaboradores no tienen legalmente por qué contestar las llamadas o acudir a las instalaciones, pero es habitual que el poder de los unos frente a los otros y el miedo a ser vistos como alguien poco comprometido, lleva a los trabajadores a atender las peticiones de los superiores directos.

Por ello, los líderes conscientes deben analizar su comportamiento y valorar la urgencia o no de su petición, es decir, evaluar si estamos ante uno de esos compromisos impecables de los que habla Fredy Kofman en su libro La empresa consciente. Así, la próxima vez que tengas una duda entrada la noche o en la mañana del domingo, plantéate si la consulta no puede esperar hasta el día siguiente o procura organizar mejor tu agenda para dejar todos los detalles bien pulidos antes de que finalice la jornada laboral.

0.00 avg. rating (0% score) - 0 votes

No hay comentarios

No comments yet.

Leave a comment