El Blog de Capitalismo Consciente

Pequeñas inversiones que impulsan la satisfacción laboral

Algunos directivos de pequeñas y medianas empresas consideran que no pueden mejorar la satisfacción laboral de sus plantillas, pues no disponen de recursos económicos suficientes para llevar a cabo ambiciosos programas de beneficios laborales. Otras grandes organizaciones, en cambio, dilapidan importantes sumas de dinero en iniciativas que no consiguen motivar a los equipos, lo que pone de manifiesto que el problema no son las pequeñas inversiones. ¿Qué está fallando?

La clave para impulsar la satisfacción laboral del capital humano no radica en la cantidad, sino en la calidad de estas pequeñas inversiones, en determinar qué necesitan los trabajadores y cubrir sus demandas y expectativas dentro de las posibilidades de la compañía. Es una situación similar a los regalos que hacemos a familiares y amigos: a un padre le hará mucha más ilusión la llamada de su hijo en su cumpleaños que el reloj más caro del mercado.

Pequeñas inversiones

¿Qué piden los empleados a sus empresas?

Según el estudio Employee Job Satisfaction and Engagement Survey, elaborado por SHRM en 2016, estos son los aspectos que los trabajadores consideran más importantes en cuanto a su satisfacción laboral:

  • Un trato respetuoso de todos los trabajadores a todos los niveles.
  • La compensación económica en general.
  • Los beneficios
  • La estabilidad en el trabajo.
  • Confianza de los superiores hacia los empleados.
  • Las oportunidades para poner en práctica sus habilidades y conocimientos.
  • La solidez económica de la empresa.
  • Las relaciones con el superior inmediato.
  • La seguridad
  • El respeto de los directivos respecto a las ideas y propuestas de los colaboradores.
  • El trabajo en sí mismo.
  • El reconocimiento del trabajo.

Pequeñas inversiones para grandes cambios

Como vemos, hay aspectos en los que es necesario contar con presupuesto suficiente para satisfacer la demanda del empleado, como un aumento de salario, por ejemplo. Sin embargo, en términos generales, las exigencias laborales de la plantilla suelen estar vinculadas con la creación de entornos de trabajo positivos que requieren pequeñas inversiones que hagan germinar climas laborales de respeto y confianza mutua. Como señala Margaret Heffernan en su libro Beyond Measure: The Big Impact of Small Changes, “son los pequeños cambios que tienen el mayor impacto”.

¿Qué puede hacer el líder consciente en estos casos? He aquí una serie de sencillas medidas que cualquier compañía, independientemente de su tamaño y capacidad económica, puede llevar a cabo con notables resultados en cuanto a la satisfacción laboral de los  equipos:

  • Empoderar a los trabajadores. Como decíamos, los profesionales quieren sentirse escuchados por los superiores y poder desarrollar todo su potencial. Si la organización potencia la participación de los trabajadores y les concede autonomía para explotar al máximo su talento, la motivación crecerá.
  • Valorar los logros. Otro de los aspectos más demandados por los empleados es el reconocimiento. ¿Cuánto cuesta un simple ‘Gracias’? Ninguna empresa tiene excusas para no trabajar en la mejora de la satisfacción laboral del capital humano. Simbólicos incentivos, premios al empleado del mes o viajes y regalos para los mejores trabajadores también son pequeñas inversiones asequibles que insuflan la motivación de los equipos.
  • Potenciar el aprendizaje. Poder avanzar en su carrera profesional y mejorar sus habilidades técnicas y emocionales son objetivos de todo trabajador y una de las demandas habituales de las plantillas. Es cierto que organizar cursos de formación tiene un coste, pero los directivos no deben olvidar que estos programas de capacitación también generan un aumento de la satisfacción laboral, la implicación y la productividad, por lo que el retorno de la inversión, aunque sean pequeñas inversiones, es muy alto.
  • Fomentar las relaciones. Las personas pasan gran parte del día en sus puestos de trabajo, por lo que convertir las empresas en lugares acogedores y agradables es un buen detonante de la satisfacción laboral. Poner una zona de esparcimiento, donde los empleados puedan relacionarse entre sí durante los descansos, o celebrar actividades extralaborales con toda la plantilla, donde se refuercen las relaciones entre directivos y subordinados, son eficaces y económicas opciones para mejorar la satisfacción laboral.
0.00 avg. rating (0% score) - 0 votes

No hay comentarios

No comments yet.

Leave a comment