El Blog de Capitalismo Consciente

Más que nuevas políticas empresariales: la revolución de Copérnico

En el siglo XXI, encontrar un libro de texto de Primaria en el que se explique cómo el Sol y el resto de planetas giran alrededor de la Tierra es igual de impropio que escuchar cómo un profesor de Dirección y Administración de Empresas expone a sus alumnos que el objetivo de una las políticas empresariales es obtener beneficios económicos a corto-medio plazo.

Así lo han denunciado varios artículos publicados en el Financial Times, en  los que se critica que, a pesar de las investigaciones científicas que ponen de manifiesto la necesidad de superar el modelo tradicional, aun existen sectores en los que se defienden estos sistemas centrados en los intereses de los shareholders, más aún cuando se da en escenarios formativos en los que se están creando a los líderes del mañana.

En este sentido, Sarah Murray declaró en el periódico especializado que “si bien existe un creciente consenso sobre que centrarse en los objetivos a corto-medio plazo del accionista no solo es malo para la sociedad, sino que también conduce a resultados de negocio pobres, muchas de las enseñanzas de MBA siguen manteniendo la supremacía de dicho modelo”.

Más que nuevas políticas empresariales: la revolución de Copérnico

La revolución coperniana en las políticas empresariales

El Capitalismo Consciente, una nueva corriente de management, viene a romper esa concepción bajo la cual las políticas empresariales giran en torno al inversor o accionista, del mismo modo que Copérnico, en el siglo XVI revolucionó los viejos cimientos del modelo geocéntrico con su teoría del heliocentrismo.

Este cambio de paradigma sitúa a las personas, cualquiera que sea el colectivo del que forman parte, en el eje de las compañías, con especial incidencia en el cliente. Como explica Steve Denning en la revista Forbes, “la organización sobrevive y prospera en la medida en que es lo suficientemente ágil para satisfacer las necesidades y deseos cambiantes de los consumidores”.

Las consecuencias de estos dos nuevos modelos también presentan similitudes, provocando el rechazo de los poderes (religioso, en el caso de Copérnico, y empresarial, en el Capitalismo Consciente), pues ambas cuestionan el sistema establecido. Su impacto va más allá de un la aparición de una nueva idea; dinamitan todo el sistema creado y dan un vuelco a la forma de llevar a cabo la organización.

Implicaciones del nuevo modelo

Por tanto, la implantación de un modelo consciente de management tiene connotaciones que superan la mera aparición de una nueva metodología de gestión empresarial.

En este sentido, como puntualiza Denning, el Capitalismo Consciente provoca en las políticas empresariales cambios profundos en los siguientes ámbitos:

  • Esta nueva perspectiva pone en peligro la hegemonía de todas las grandes burocracias jerárquicas que desmotivan sistemáticamente los que realizan el trabajo, frustran a aquellos para los que se realiza el trabajo, decepcionan a la sociedad y producen cada vez más escasos rendimientos para los inversores.
  • El modelo consciente  reconfigura el papel de los líderes en las compañías, entendidos como creadores de valor por el mero hecho de ocupar el cargo y merecedores de compensaciones económicas extraordinarias, y se introduce la necesidad de revisar los derechos y deberes de los directivos.
  • Los pilares del Capitalismo Consciente incentivan un cambio en la forma de entender el capital humano, que pasa de ser una simple fuerza de trabajo a convertirse en el motor que impulsa el éxito de las organizaciones, demandando a los ejecutivos grandes dosis de cuidado y protección de sus plantillas.
  • El modelo consciente catapulta al consumidor, situándolo en el centro de las políticas empresariales, pues entiende que será su fidelidad y compromiso lo que permita crecer a la empresa.
5.00 avg. rating (99% score) - 1 vote

No hay comentarios

No comments yet.

Leave a comment