El Blog de Capitalismo Consciente

Cómo potenciar las (buenas) relaciones en el equipo de trabajo

Nadie duda de que el capital humano es el motor que mueve las empresas. Sin trabajadores y directivos, ninguna compañía podría llevar a la práctica su propósito elevado. Sin embargo, las relaciones en el equipo de trabajo, cuando no están bien gestionadas, pueden generar profundas crisis en el seno de la organización.

Tanto es así que los impulsores del Capitalismo Consciente, Raj Sisodia y John Mackey, en su obra Conscious Capitalism consideran que los grupos de trabajo pueden ser uno de los cánceres que afectan al correcto desarrollo empresarial. “Los miembros del equipo son vitales para el éxito de todas las compañías. Sin embargo, pueden convertirse en egoístas, dañando el completo sistema de negocio del que forman parte”, puntualizan los autores en el libro.

relaciones en el equipo de trabajo

Fases en la constitución de los equipos

Hay que tener en cuenta que los equipos recorren diferentes etapas desde su constitución en las que las relaciones personales van a ser diferentes:

  • Afiliación o formación. Se trata de los primeros pasos del grupo, esos momentos iniciales en los que los trabajadores son reunidos bajo un mismo proyecto y comienzan a entablar vínculos. En esta fase, el líder consciente debe tratar de facilitar las relaciones en el equipo de trabajo, posibilitando que se creen lazos positivos entre los integrantes, y establecer al mismo tiempo las pautas de conducta y resultados esperados.
  • Poder o posicionamiento. Pasados los primeros encuentros, en los que prevalece la prudencia y el buen ambiente, los trabajadores comenzarán a reflejar sus personalidades, pudiendo surgir roces entre los miembros del equipo de trabajo y subgrupos. Aquí, el responsable de ejercer el liderazgo tendrá que desarrollar actividades que contribuyan a mantener un clima positivo, el respeto y la confianza como requisitos para el correcto funcionamiento del grupo.
  • Normalización. Solventados los problemas interpersonales, el equipo de trabajo vivirá un momento de tranquilidad y eficiencia, donde todos los implicados conocen cuál es su papel y su misión, consiguiendo mejores resultados por el grupo.
  • Madurez. Con la práctica, el trabajo colaborativo se irá engrasando permitiendo que las relaciones en el equipo de trabajo se encaminen hacia una retroalimentación de capacidades y habilidades que redundará en los éxitos conjuntos. Es el estado ideal que cualquier equipo, aunque no todos consiguen alcanzar este nivel de compenetración.
  • Desarticulación. Si se trata de proyectos puntuales o se dan circunstancias sobrevenidas que conlleven el fin del trabajo en equipo, los grupos pasan por una última fase caracterizada por una falta de atención hacia el proyecto actual. Es misión del líder reconducir el interés y la motivación hasta el final.

Consejos para potenciar las relaciones en el equipo de trabajo

En cualquier caso, para que el clima interno de un equipo de trabajo sea el óptimo, el líder debe llevar a cabo una serie de pautas:

  • Determinar los objetivos: como comentábamos, es necesario que el responsable del grupo traslade con claridad cuál es la misión del proyecto y los papeles y funciones que cada uno de los miembros desempeñan.
  • Empoderar a los trabajadores: para conseguir un equipo de alto rendimiento, el líder debe delegar las tareas entre los distintos empleados en función de sus capacidades.
  • Fomentar la interactuación: ya sea mediante dinámicas de grupos, salidas fuera del horario de la oficina, grupos online y demás actividades de teambuilding, la implantación de herramientas de trabajo colaborativo contribuirá a la mejora de las relaciones en el equipo de trabajo.
  • Actuar como guía: delegar no significa dejar al grupo a su libre albedrío, pues esto pueden desembocar en una situación desastrosa. El papel del líder también pasa por controlar la buena marcha del proyecto y reprender –en su caso- aquellas conductas que no se ciñan a las pautas inicialmente marcadas en aras de la armonía. De igual modo, habrá que reconocer los éxitos cuando se produzcan.
  • Escuchar: los empleados deben expresar sus necesidades, dudas, preocupaciones o malestar sobre las relaciones en el equipo de trabajo. Cuanta más información tenga el líder sobre el estado de salud del grupo, mayores posibilidades de que este funcione de forma eficaz.
0.00 avg. rating (0% score) - 0 votes

No hay comentarios

No comments yet.

Leave a comment