El Blog de Capitalismo Consciente

Raj Sisodia presenta el Capitalismo Consciente en España

El pasado 5 de julio tuvo lugar el evento de presentación en nuestro país de Capitalismo Consciente. Todos los asistentes pudieron hacer un recorrido por la historia y viajar a través de los acontecimientos más importantes, hitos que han transformado nuestra sociedad, al ritmo de las palabras de Raj Sisodia.

En su discurso descubrió mitos y leyendas de la cultura india, dibujó imágenes muy explicativas con sus metáforas e instó a la audiencia a no esperar para llevar una existencia plena. El tema de fondo de la charla era el capitalismo consciente aunque, Raj Sisodia decidió no tocarlo directamente hasta la recta final de esa hora en la que iluminó con sus ideas a todos los que en la Sede de La Salle se congregaban.

Comienza hablando de cultura y cambio.

Raj Sisodia

Transformación, cultura y entomología

Para Raj Sisodia, la cultura está arraigada en el corazón, allí se cobijan los valores más importantes, los que, en un momento dado, permiten tomar la decisión correcta. Se trata de un proceso similar al de la oruga que se transforma en mariposa. Es la misma criatura, exactamente el mismo ADN, pero a dos niveles de existencia muy distintos. El resultado tras la transformación salta a la vista, ya que la metamorfosis convierte a la oruga en uno de los seres más bellos del planeta.

Ellas y las abejas se encargan de la polinización, ayudando a otras especies a sobrevivir. Es una buena metáfora, aunque existe una diferencia: la oruga no puede hacer elecciones y nosotros, las personas, sí. No todo es acumular riqueza, aumentar las posesiones.. hace falta tener un propósito, hay que encontrar el sentido en lo que se hace.

Raj Sisodia comentaba “It is said that culture eats strategy for lunch… but I don’t think it waits for lunch” y es que, como él expone, la estrategia está ahí, la puedes ver, pero la cultura es única, orgánica para esa compañía e irrepetible. No se puede copiar, se puede sentir, pero hay que decidirse por trabajarla.

Cuestión de elección, pero también producto de la libertad. Desde la caída del muro de Berlín se hace aún más evidente que los individuos quieren controlar su propia vida y sus destinos. Como la crisis de los 40, la gente busca “algo más”, no quieren sentirse vacíos. Necesitan estar conectados, confirmar que forman parte de algo mayor que ellos mismos.

Hoy día, Internet se lo permite y aumenta su poder como clientes, como empleados, como individuos; al poner al alcance de su mano todos los datos que puedan imaginar. Esta información se transforma en conocimiento y, por eso, no es casualidad que, comparada con la media del coeficiente intelectual de hace 20 años, hoy una persona corriente sería considerada un genio. Una conclusión que, como menciona Raj Sisodia, puede extraerse de un informe que explica que cada 10 años la media de IQ asciende entre un 3 y un 4%. Y a la que puntualiza, diciendo que el cociente intelectual es fijo, pero el entendimiento de lo que nos rodea se puede trabajar, se puede cultivar“.

Raj Sisodia

El capitalismo como antesala del capitalismo consciente

No hacía falta que él lo recordara, porque es un dato que muchos tenemos presente: “el 90% de las personas en el mundo viven con menos de 1 dólar al día“. Son condiciones extremas que aún resultan más sorprendentes si se tiene en cuenta que, en otras partes del globo se tiene acceso a educación, a internet, a la impresión 3D.

Cuando no se tiene poder adquisitivo siquiera para comprar un libro, se complica bastante el poder ser libre. Y, como afirma con rotundidad Raj Sisodia, “la libertad guía hacia la prosperidad“.

La libertad ha sido el motivo detrás de algunos de los hechos históricos más memorables, como la revolución industrial o la independencia de los EE.UU. . Y libertad también es el poder decidir qué precio poner a un artículo o qué productos se quieren comercializar. Capitalismo es libertad, es un sistema que nos ha dado mucho y ha causado un gran impacto en la vida de mucha gente.

Porque lo cierto es que los gobiernos no pueden erradicar la pobreza, tampoco pueden hacerlo las organizaciones religiosas ni las ONGs. Hacen falta que empresas creen empleo, una necesidad cada vez más acusada, en especial en las últimas tres o cuatro décadas. Y, de esta forma, se consiguen resultados tan impactantes como el que revela un estudio de World Bank, que confirma que entre 2002 y 2012, cada día salieron de la pobreza alrededor de 130.000 personas en todo el mundo.

¿Eres consciente de que, a ese ritmo, en 30 años se podría erradicar la pobreza?

 

De la conciencia al propósito. Los líderes del capitalismo consciente

En los últimos minutos de su intensa exposición, Raj Sisodia habla de liderazgo. La creación de una sociedad más justa y más humana es posible. De hecho, está sucediendo. La violencia ha descendido y hoy vivimos en la era más pacífica de todos los tiempos. Somos más pacíficos.

A pesar de este progreso, todavía existen áreas susceptibles de mejora. En la actualidad, las personas tienen muy poca confianza en las empresas, especialmente en los grandes negocios. Proliferan el estrés, el cinismo, la angustia… que minan la creatividad, la motivación y la productividad.  Si el mundo ha cambiado y los seres humanos hemos evolucionado, ¿por qué no se adaptan los negocios también a los nuevos tiempos?

No se puede prorrogar el mismo modelo de las última décadas en los próximos 100 años, hay que reinventarse (“Los recursos son limitados, pero la creatividad no“, afirmaba Raj Sisodia) y eso no sucederá si la mayoría de la gente presenta actitudes negativas.

Raj Sisodia

Pero esta pérdida de alineación responde a la falta de compromiso. Es lo que sucede cuando el liderazgo es pobre y no lo sabe fomentar, cuando se caracteriza por:

  • Maximizar el valor y los beneficios como única meta de un negocio.
  • Tener una visión limitada.
  • Mostrar actitudes frías, deshumanizadas y distantes.
  • Carecer de empatía.
  • Presentar dificultad para ponerse en el lugar del otro.
  • Anteponer los propios intereses al bien global.

El egoísmo no es liderazgo. Hay que tener en cuenta todos los demás impactos del negocio, más allá de hacer dinero. La vida, el medio ambiente, el futuro… hay que ampliar la visión y lograr que la configuración  de cada líder reúna valores femeninos y masculinos en una misma persona: empatía, alegría compasión en equilibrio con disciplina, mentalidad analítica y coraje.

Hay que crecer como líder hasta alcanzar un potencial humano mayor, despertar a una existencia más completa y, conseguirlo es posible de muchas formas diferentes:

  • Entendiendo las consecuencias de nuestros actos y tomando responsabilidad por ellos.
  • Preocupándose por cuestiones más elevadas.
  • Buscando la armonía con el entorno.
  • Convirtiendo todos estos valores en un propósito.

Y, sí, por supuesto que hace falta que haya ingresos, sin hacer dinero no se puede sobrevivir como negocio, ni se puede ser útil a la sociedad, y tampoco se podría continuar con la contribución al presente y el futuro. Pero hay que saber diferenciar lo importante de lo accesorio y entender que el dinero es sólo un producto más de la realización de un propósito.

Raj Sisodia dijo “Every great purpose, should be a healing purpose“. Cada negocio debe decidir si quiere repartir alegría, calma y curación o, si no quiere hacerlo, convirtiéndose en entonces en la otra parte, la generadora de dolor y sufrimiento. Es una cuestión de propósito y requiere de liderazgo, de personas con inteligencia espiritual que trasciendan las limitaciones de su ser individual para convertirse en instrumentos de algo más grande. Líderes conscientes.

Con un auditorio entregado, memorizando cada una de sus palabras, termina la charla confirmando que, la diferencia entre un negocio consciente y uno que no lo es, es el cuidado de los seres humanos. No es sólo el propio interés y hacer dinero, sino avanzar hacia un propósito y ayudar a los demás a hacer lo mismo. Porque lo que cuenta son los efectos positivos.

5.00 avg. rating (99% score) - 1 vote

No hay comentarios

No comments yet.

Leave a comment