El Blog de Capitalismo Consciente

Rentabilidad económica y consciencia: el caso Toyota

En más de una ocasión nos hemos preguntado si un negocio consciente puede obtener beneficios y el fabricante de automóviles Toyota es un claro ejemplo de la compatibilidad entre rentabilidad económica y responsabilidad.

Rentabilidad económica

En 2007, el valor de la empresa alcanzaba los 187 millones de dólares, lo que superaba al conjunto de General Motors, Ford y Chrysler, y en 2010 consiguió unas ganancias de 13,7 millones de dólares, mientras la crisis causaba pérdidas en parte de sus competidores directos.

Rentabilidad, calidad, fiabilidad y valor de mercado definen a Toyota, según explica Marc Roudebush, en el artículo What Toyota is Telling Us, publicado en Axialent. La japonesa se ha convertido no solo en la mayor compañía de automoción del mundo, sino también en la mejor.

¿Dónde radica su éxito?

Para el presidente de la compañía, Katsuaki Watanabe, la clave de Toyota se halla en la cultura desarrollada de la empresa, en la que se ha conseguido alinear los comportamientos individuales con el propósito y valores de la organización, aprovechando la inteligencia colectiva que se deriva de esta unión.

“Estamos haciendo lo mismo que siempre hicimos; somos consistentes. No hay genio en nuestra empresa. Nosotros solo hacemos lo que creemos que es correcto, tratando todos los días de mejorar un poco más”. Katsuaki Watanabe.

Es esta persistencia y fidelidad a los principios que definen a Toyota lo que la hace grande. La multinacional nunca ha querido ser número uno en ventas, pero sí en calidad y es ahí donde han dedicado sus esfuerzos, siendo capaces de cumplir con los objetivos y ver el éxito que se encuentra tras el éxito en el mercado.

Para Roudebush, son tres los factores en los que descansa la excelencia de Toyota:

  • La existencia de acciones individuales que aumentan las oportunidades de conseguir los objetivos estratégicos de la compañía, que en el caso que nos ocupa están representados por la calidad del producto.
  • La consistencia y fidelidad a los valores principales de la empresa.
  • La implantación de un modo de sentir y concebir la organización que permite a todos los miembros mantener el rumbo en momentos de incertidumbre.

El ‘método Toyota’: rentabilidad económica y consciencia

Para conseguir esta conexión entre consciencia y rentabilidad económica, Toyota basa su política en dos principios principales:

  • La mejora continua, que pasa por desarrollar una visión a largo plazo, afrontar los problemas con creatividad, apostar por la innovación como base de la evolución y la búsqueda del conocimiento para adoptar decisiones correctas y consensuadas como vía para alcanzar los objetivos.
  • El respeto por las personas, en el sentido de realizar un esfuerzo consciente para comprender las necesidades de los grupos de interés, actuar con responsabilidad y trabajar por la creación de relaciones de confianzas mutuas, así como la promoción del crecimiento profesional y personal de los empleados y la generación de oportunidades de desarrollo.

No se trata de teoría, sino de cuestiones totalmente prácticas. De hecho, hasta 2001, cuando el ‘método Toyota’ fue plasmado en un documento, la cultura organizacional de la compañía se ha transmitido de forma oral durante 76 años y su comprensión sigue ampliándose actualmente.

Como señala su presidente, “no hay fin al proceso de aprendizaje sobre el ‘método Toyota’; no creo que tenga una comprensión completa incluso hoy en día, y he trabajado para la compañía durante 43 años”.

5.00 avg. rating (99% score) - 1 vote

No hay comentarios

No comments yet.

Leave a comment