El Blog de Capitalismo Consciente

Rentabilidad financiera aplicando el propósito elevado

Dependiendo de cómo se enfoque el camino a seguir por parte de una empresa se llegará a la importancia de hacer uso de diversas técnicas para alcanzar la rentabilidad financiera. No existe un único sendero que lleve al éxito, pero sí estrategias más o menos adecuadas para lograrlo. Dentro de la filosofía de la cultura consciente una de las pautas que pueden ayudar a alcanzar los objetivos, por difíciles que sean, es la definición de un propósito superior entre los distintos miembros de un equipo de trabajo.

rentabilidad financiera

Trabajar de forma consciente y después ya vendrá la rentabilidad financiera

Existen grandes diferencias entre grupos de trabajo en los que existe un camino estipulado para todos sus miembros y entre los que simplemente se dedican a realizar una tarea que ni siquiera entienden. Es parte de lo que representa una estructura consciente a nivel empresarial, con la elaboración de un plan general en el que todos los miembros se encuentren involucrados.

Trabajar de una manera consciente significa que todas las piezas que forman el equipo tengan en cuenta que su aportación forma parte de un proyecto en común con unos objetivos determinados. Implica que hasta la persona con un trabajo aparentemente menos significativo se considera fundamental para que todos sus compañeros de oficina puedan realizar sus tareas y llegar juntos hacia una meta común. Por ejemplo, la persona que se encarga de repartir el correo en la empresa, llevando las cartas recibidas a las mesas de los distintos empleados. Esa persona debe saber que si las cartas no llegasen en el momento apropiado, habría compañeros de oficina que retrasarían sus tareas y que no podrían terminar sus trabajos correspondientes a tiempo. Y si esas personas que estaban esperando las cartas no terminan a tiempo, no lo podrían hacer tampoco las personas que dependieran de sus entregas. Por lo tanto, se trata de una cadena en la cual todo el mundo es importante para poder conseguir el éxito.

rentabilidad financiera

La gran diferencia radica en el resultado y en el estado mental de cada uno de los empleados. El trabajador que se sienta valorado y que sepa que está aportando un importante granito de arena en el desarrollo del negocio tendrá más posibilidades de realizar un trabajo de calidad que quien crea que no significa nada en su empresa. Este sentimiento se debe reforzar en la medida de lo posible para fomentar la productividad.

Motivación por un propósito elevado

Las empresas se encuentran, a lo largo de su trayectoria, con diversos momentos en los que se plantean un nivel de crecimiento que les permita ir más allá. De haber alcanzado el éxito, un negocio prioriza las necesidades que tienen para poder llegar todavía más lejos, significando en la mayor parte de los casos el implementar una nueva serie de pautas en el desarrollo del negocio. Es en ese momento cuando los distintos departamentos afrontan nuevas metas, realizan modificaciones en su método de trabajo y dan la bienvenida a nuevos compañeros. En el momento en el que se hace esto, la empresa tiene que ser consciente y volcar la responsabilidad de la obtención de la nueva meta en todos los miembros de la misma.

Si una empresa establece un propósito superior sin informar a los empleados y sin hacer que ellos también formen parte del proceso, estará cometiendo un grave error. Un líder, por eficiente que sea, no podrá gestionar en solitario lo que necesita la empresa para dar este salto de crecimiento. Necesitará que sus miembros de equipo, que sus empleados y que las distintas personas que trabajan en el negocio sean conscientes de la ilusión de alcanzar una nueva meta. Con su esfuerzo y participación será como se alcancen estos retos. Y es algo que se aplicará desde el primer momento en el que se inicie este nuevo plan para llegar a un paso más allá de la empresa. Los empleados sentirán, en el mejor de los casos, que sin ellos no habrá posibilidad de que el negocio alcance su nueva meta y por eso se esforzarán todo lo posible para participar en el proceso.

Conseguir este nivel de participación por parte de los distintos miembros de la empresa será lo que ayudará de forma absoluta a que los negocios puedan alcanzar sus metas futuras. Plantear la obtención de un propósito superior sin contar con todas las partes implicadas en el desarrollo de la empresa será algo prácticamente inviable, una metódica de crecimiento que no se recomienda a ningún negocio. Pero optar por la vía contraria sí que se transforma en el método a seguir para alcanzar el éxito.

5.00 avg. rating (99% score) - 1 vote

No hay comentarios

No comments yet.

Leave a comment