El Blog de Capitalismo Consciente

¿Cómo se aplica el coaching empresarial en un negocio consciente?

Los tiempos evolucionan y lo mismo ocurre con las herramientas que necesita un negocio para poder ayudar a cada miembro de la empresa a fin de sacar hasta la última gota de su creatividad y satisfacción por el trabajo que hacen. Existen muchas formas de motivar a los diferentes equipos que existen en una empresa, como por ejemplo el trabajo por objetivos o los incentivos si se logra conseguir la producción marcada ese mes. ¿Hay otras maneras? Por supuesto que sí, hay muchas herramientas a la hora de motivar a una persona o crear nuevos líderes, solo es cuestión de observar qué se necesita y saber utilizar correctamente los recursos disponibles en cada caso.

En los últimos años está ganando fuerza la imagen del coaching empresarial, el cual ha demostrado ser una herramienta muy útil para lograr que las PYMES, a quienes va dirigido este servicio en muchos casos, potencien su productividad y puedan abrirse paso en el mercado creando y desarrollando habilidades empresariales con el fin de expandir el negocio. Aunque la imagen del coaching empresarial empieza a ser muy común en los negocios que buscan crecer, en ocasiones no se comprende realmente cuál es su función y cómo utilizar las herramientas que nos brindan para el beneficio del negocio y todo el equipo humano que lo forma.

coaching empresarial

 

¿Qué es el coaching?

No hay mejor guía para entender qué es el coaching que remitirnos a la información que publica la International Coach Federation, que tiene su debida presentación en España. Hay que entender el coaching como un proceso que reúne los elementos fundamentales de la creatividad y la reflexión con la intención de acompañar a los distintos grupos de interés a la hora de maximizar el potencial que reside en ellos, tanto el profesional como el personal.

Dentro del sistema de coaching se produce una relación entre tres individuos. Por un lado se encuentra el coachee, que se trata de la persona, el cliente que disfruta del proceso de coaching. Por otro lado está el patrocinador, la entidad que se ocupa de gestionar o pagar la contratación del coaching que recibirá el coachee. El patrocinador es quien se ocupa de estipular el contrato en el que esté incluida toda la información de los procesos a realizar. En último lugar se encuentra el coach, que es quien se ocupa de proporcionar el servicio. Y dentro de lo que detalla la ICF también conocemos el rol del estudiante, que se trata del individuo que se está formando para aprender este proceso y poder aplicarlo en distintos papeles (coach mentor, supervisor o futuro coach).

El coach tiene una serie de responsabilidades que se debe ocupar de cumplir en todas sus sesiones. Debe ser capaz de ayudar a que el coachee sea capaz de descubrir o aclarar qué es lo que busca en cuanto a sus metas personales. También se tiene que ocupar de estimular en el cliente el afán de auto-descubrimiento que le beneficiará a lo largo del proceso. No menos importante es que suscite estrategias que hayan nacido de la mano del propio cliente pero que puedan no estar claras. Y para que el coaching pueda funcionar el coach siempre tendrá que saber cómo lograr que el coachee sea responsable de sus actos y consecuente con los objetivos que se ha planteado.

coaching empresarial

¿Cómo se desarrolla una sesión de coach?

Todo comienza con el encuentro entre el coach y el coachee, dado que el patrocinador no tiene un papel activo en las sesiones de coaching. Se inicia un tema de diálogo que es elegido por parte del cliente, dado que la presencia del coach es de escucha y observación. El coachee habla, se sincera y actúa de manera que el coach es quien le da soporte de una forma u otra dependiendo de las necesidades del cliente. Todo funciona bajo un método de conversación interactiva en el cual el coach acaba derivando la charla de forma beneficiosa para el cliente, aportando una visión más amplia al coachee para que sea consciente de lo que le rodea, así como de las distintas opciones que tiene ante una situación. El coach comprende cuál es el lugar en el que está su cliente en el inicio del proceso de coaching. A partir de ahí descubre cuáles son los objetivos del coachee y cómo podría acompañarle hacia el destino que se ha marcado. Todo ello, eso sí,acaba dependiendo de las propias elecciones que tome el coachee, que será quien tenga la capacidad para llevar a cabo las acciones necesarias a la hora de cumplir sus objetivos.

 

¿Cómo beneficia a la empresa?

El coaching tiene capacidad para ayudar tanto a los miembros de una empresa como a los negocios en general. A los individuos les proporciona la oportunidad de que puedan llevar a cabo un desarrollo más firme de sus fortalezas, a que disfruten más de lo que hacen y a que puedan tomar las decisiones con las que se encuentren siendo más conscientes de ello. También refuerzan la confianza que tienen las personas y fomentan el valor para arriesgar en aquellos momentos en los que se desee algo.

De manera directa las empresas se ven muy potenciadas por un entorno donde el coaching está aplicándose con sus miembros. Es fácil ver cómo los negocios se consolidan con una mayor rapidez, cómo el talento interno se fideliza y cómo los índices de productividad aumentan al sacarse lo mejor de cada persona. Los modelos de gestión evolucionan con sistemas innovadores y los resultados de la actividad del negocio se potencian. Las ventajas de aplicar el trabajo de un coach a un grupo de coachees dentro de una empresa son elevadas y por ello hay cada vez más negocios que confían en esta forma de potenciar su rendimiento.

5.00 avg. rating (99% score) - 1 vote

No hay comentarios

No comments yet.

Leave a comment