El Blog de Capitalismo Consciente

Job shadowing o cómo integrar a los nuevos trabajadores

La observación e imitación es una de las técnicas de aprendizaje más importantes de los seres humanos desde su nacimiento hasta su muerte. Nos sorprendemos de ver a bebés de muy corta edad pasando el dedo por encima de un móvil o tablet, aunque lo cierto es que lo anómalo sería que no lo hicieran, dado que están expuestos a este gesto constantemente.

En el caso del job shadowing, la idea es similar. Se trata de integrar a un nuevo trabajador en el marco de una empresa mediante un proceso de observación de otro profesional de la compañía. En esta técnica, el empleado novel actúa en la sombra (de ahí el término inglés), siguiendo al ejecutivo o colaborador sénior en su actividad y asimilando cómo desarrolla su trabajo, cómo interactúa con las otras personas y departamentos, cómo expresa los valores de la empresa en su día a día…

Beneficios del job shadowing

Dada su alta eficacia en la integración de las nuevas incorporaciones, esta herramienta se está convirtiendo en una de las más usadas a la hora de integrar a los nuevos trabajadores en el seno de las organizaciones. ¿Por qué?

  • Permite al nuevo empleado conocer el ‘know how’ de su puesto, es decir, cuáles van a ser sus futuras responsabilidades y cómo debe desarrollarlas a través de la puesta en práctica por otra persona.
  • Reduce los niveles de estrés y miedo a cometer errores de los recién contratados, pues podrán conocer a nivel práctico cómo se lleva a cabo su trabajo antes de empezar a desarrollarlo, obteniendo un valioso conocimiento que les hace sentirse más preparados y seguros.
  • Disminuye la curva de aprendizaje de los profesionales, permitiendo que la adquisición de conocimientos sea más rápida y eficaz, con la reducción del coste en formación de la empresa.
  • Mejora la integración de los nuevos trabajadores en la cultura organizacional de la compañía, facilitando que se unan a la comunidad desde un primer momento, al ser introducidos a la plantilla, clientes, inversores y proveedores por el directivo o colaborador sénior al que acompañen, y posibilitando que interioricen los valores y propósito elevado de la organización, al verlos representado en este otro miembro del equipo.

Job shadowing o cómo integrar a los nuevos trabajadores

De este modo se refuerza, por un lado, la cultura organizacional de la empresa y, por otro, se incrementa la satisfacción de la nueva incorporación, por lo que es una técnica que encaja con los valores del Capitalismo Consciente.

¿Cómo planificar el shadowing?

A la hora de incorporar esta técnica en la compañía, los directivos deben determinar previamente una serie de parámetros:

  • ¿Quién va a acompañar al nuevo trabajador? La empresa puede optar por designar altos ejecutivos como guías del recién incorporado empleado o elegir mandos intermedios o profesionales seniors para ayudar al nuevo colaborador en su adaptación a su puesto. Todo dependerá de la política de la compañía y el objetivo que se persiga: cuando mayor sea el escalafón del acompañante, mayor será la integración dentro de los valores y propósito de la empresa, mientras que la elección de un jefe de área o colaborador experimentado, mayor será el acercamiento a las funciones concretas del puesto.
  • ¿Qué se quiere conseguir con esta herramienta? Antes de desarrollar el shadowing, la empresa tendrá que determinar cuáles son los objetivos concretos que persigue con la técnica: aprendizaje de las funciones, acercamiento a la cultura organizacional, integración en la plantilla…
  • ¿Cuánto tiempo se va a llevar a cabo el shadowing? Esta técnica suele durar entre un día y una semana, si bien, cuanto más tiempo pase el nuevo empleado con su guía, mayor será su conocimiento del ‘know how’ de la empresa. También se puede optar entre llevar a cabo el acompañamiento a tiempo completo o durante unas horas de la jornada laboral.
5.00 avg. rating (99% score) - 1 vote

No hay comentarios

No comments yet.

Leave a comment