El Blog de Capitalismo Consciente

Cómo usar las gratificaciones extraordinarias en la nómina con consciencia

No es extraño conocer algún caso de empresas que utilizan las gratificaciones extraordinarias en la nómina de sus trabajadores como un complemento económico del sueldo con el que completar el salario de los empleados, desvirtuando totalmente el sentido de estos beneficios monetarios.

El objetivo de estas ‘triquiñuelas’ laborales busca pagar algo menos por cada empleado, aumentando el importe final a través de estas gratificaciones extraordinarias en la nómina y reduciendo el gasto que la empresa tendría si computara completamente el sueldo como cuota base.  Así, por ejemplo, un trabajador que cobra 1.000, obtendría el 60% como sueldo y el 40% como complementos extraordinarios, en lugar de cobrar el total como salario y usar las gratificaciones para realmente premiar su desempeño.

gratificaciones extraordinarias nomina

El uso de las gratificaciones extraordinarias en la nómina como un elemento inherente a la misma es una mala práctica que algunas organizaciones cometen guiadas por una anticuada visión del capitalismo enfocado hacia inversores.

Sin embargo, es una forma de actuar contraproducente, pues los trabajadores afectados perderán motivación e implicación en una compañía que consideran que no está preocupándose por el bienestar de su capital humano; sin obviar los posibles problemas legales y de reputación que acarrea este comportamiento de la organización.

¿Por qué lo llaman gratificación si es empleada para retribuir un trabajo habitual? ¿Qué tiene de extraordinario si se cobra todos los meses como parte del salario? ¿Cómo premiará realmente la compañía el buen hacer de sus trabajadores? Estas son algunas de las cuestiones sobre la ética y los valores de la compañía que surgirán ante este tipo de conductas irregulares.

En cambio, en el Capitalismo Consciente se apuesta por una política salarial justa, conscientes de que contar con plantillas motivadas y comprometidas es clave para un mejor desempeño y mayor productividad. En este sentido, como señalan Bob Chapman y Raj Sisodia en su libro Everybody matters, si las compañías reconocen y celebran cuando los profesionales dan lo mejor de sí mismos, estos lo van a percibir y responderán con una mayor implicación si cabe. “Consiste en tratar a las personas como nos gustaría que nos tratan a nosotros”, resumen los autores.

Por ello, las empresas conscientes no escatiman unos euros en los salarios de sus empleados, superando con creces, en la mayoría de las ocasiones, los sueldos medios de su sector, y haciendo uso de las gratificaciones extraordinarias en la nómina en el sentido en el que fueron concebidas: para premiar el buen trabajo de un empleado. Por ejemplo, la cadena de alimentación Whole Foods Market ha puesto en marcha un sistema por el que cada miembro de los equipos que han incrementado su productividad recibe bonos en proporción a las horas en las que ellos ha trabajado.

Ahora bien, para que estas gratificaciones extraordinarias en la nómina (incentivos, bonos, participaciones… ) no generen conflictos internos en la compañía, Raj Sisodia y John Mackey proponen en Conscious Capitalism que respeten dos ideas:

  • Que haya transparencia total respecto a las mismas, posibilitando que todo el personal conozca qué gana cada uno de sus compañeros.
  • Que sean equitativas, de modo que nadie pueda sentirse menospreciado por la empresa debido a un agravio comparativo entre compañeros o respecto a la remuneración del directivo.
0.00 avg. rating (0% score) - 0 votes

No hay comentarios

No comments yet.

Leave a comment