El Blog de Capitalismo Consciente

Valores de una empresa para utilizar la cultura consciente

A simple vista un negocio es solo eso, una forma de ganarse la vida donde se da un servicio a cambio de un bien o una colaboración para lograr generar beneficios. Pero… ¿de verdad hay que hablar tan fríamente de los negocios? Está comprobado que los empresarios que no cuidan y miman sus negocios como si fueran un ser vivo, por lo general, tienen tendencia a fracasar, y todo porque enfocan de forma incorrecta el producto o servicio que dan, olvidando así implicarse en todos los sentidos.

Adoptar un modelo de filosofía consciente puede llevar a que cualquier empresa vea potenciados sus resultados y su entorno. La base de una empresa que quiera destacar no solo de forma consciente, sino convirtiéndose en un great place to work, sin importar si es una PYME o una gran empresa, son los trabajadores. Sin ellos el negocio no prosperará porque no habría quién permitiera que los buenos resultados aflorasen. Pero aunque sean la piedra angular de un negocio no es el único pilar que lo sustenta, ya que ese papel también lo tienen los líderes, los cuales son capaces de ver más allá y tratar al negocio como un ser vivo que tiene necesidades que solo ellos pueden cumplir.

valores de una empresa

A saber qué necesita la empresa para crecer, prosperar y expandirse se le llama cultura consciente. Este término no se aplica solamente en temas de gestión empresarial, también se lleva al equipo humano, ya que está comprobado que los líderes que se preocupan de escuchar, guiar y cubrir las necesidades de todos los implicados en un negocio logran que éste aumente en productividad y genera muchos beneficios, aparte de ser bien valorados y generar un sentimiento de fidelidad entre los colaboradores. Pero la duda es, ¿cómo se puede utilizar la cultura consciente con el fin de crear valores? Para ello hay que entender primero qué significa este término.

 

Desmontando la cultura consciente

Para comprender qué es exactamente la cultura consciente hay que entender por una parte qué es la cultura y por otra qué significa ser consciente. El significado simple de cultura es el arte o tradiciones de una ciudad, país o persona. Como es evidente, en temas empresariales esa definición no es válida, ya que en ese aspecto la cultura es la costumbre o visión que tiene un líder para tomar decisiones. Estos conocimientos solo se adquieren a base de caer y volverse a levantar, sumando así experiencia y conocimientos. Muchos jefes al empezar su labor no encajaban con ese perfil precisamente porque les faltaba esa cultura y conocimientos para convertirse en grandes cabezas de equipo.

La consciencia puede confundirse con otros términos, como la concentración o atención a lo que se hace. Todos somos conscientes, sentimos y pensamos. Pero hay diferentes tipos de conciencia, un claro ejemplo es cuando una persona está concentrada en leer. Es normal que en medio de la lectura aparezcan pensamientos ajenos al texto, provocando así que sigamos leyendo pero sin prestar atención a las palabras, puesto que la mente está en otro lugar. Eso demuestra que se está haciendo una actividad de forma consciente, pero no se está recibiendo toda la información que en un inicio debería llegar por el mero hecho de que, de manera inconsciente, la mente no está centrada en lo que debería.

Si a un líder con experiencia, una serie de pensamientos y unos valores bien marcados se le suma que todas sus acciones las hace de forma consciente y con atención para evitar que no se le escape ningún detalle es ahí cuando aparece una persona con una cultura consciente. Ésta misma es quien sabe que una empresa necesita unos valores y objetivos bien definidos para lograr todas las metas que se marque.

 

La importancia del liderazgo consciente

Para comprender qué es exactamente la cultura consciente hay que entender por una parte qué es la cultura y por otra qué significa ser consciente. El significado simple de cultura es el arte o tradiciones de una ciudad, país o persona. Como es evidente, en temas empresariales esa definición no es válida, ya que en ese aspecto la cultura son aquellos comportamientos, símbolos y sistemas de una compañía sobre lo que tiene valor en ella, o dicho de otra forma, los mensajes que se transmiten desde el negocio acerca de lo que resulta valioso.

valores de una empresa

La consciencia puede confundirse con otros términos, como la concentración o atención a lo que se hace. Todos somos conscientes, sentimos y pensamos. Pero hay diferentes tipos de conciencia, un claro ejemplo es cuando una persona está concentrada en leer. Es normal que en medio de la lectura aparezcan pensamientos ajenos al texto, provocando así que sigamos leyendo pero sin prestar atención a las palabras, puesto que la mente está en otro lugar. Eso demuestra que se está haciendo una actividad de forma consciente, pero no se está recibiendo toda la información que en un inicio debería llegar por el mero hecho de que, de manera inconsciente, la mente no está centrada en lo que debería.

Si a un líder con experiencia, una serie de pensamientos y unos valores bien marcados se le suma que todas sus acciones las hace de forma consciente y con atención para evitar que no se le escape ningún detalle es ahí cuando aparece una persona con una cultura consciente. Ésta misma es quien sabe que una empresa necesita unos valores y objetivos bien definidos para lograr todas las metas que se marque.

 

La importancia del liderazgo consciente

 

Para que un negocio pueda definirse como un máximo exponente de la cultura consciente necesita un Leadership Team que sepa poner en práctica los diferentes valores conscientes que son necesarios para un negocio a la vez que los inculta al resto de plantilla. Como ya hemos dicho, la consciencia va ligada a la cultura, es decir se necesita tener experiencia, y aprendizajes de desarrollo a nivel personal y profesional para cambiar algunas de esas características que se hacen de forma inconsciente que afectan negativamente al ambiente de trabajo. Un ejemplo de rasgos de personalidad que se ponen en práctica de forma no consciente son la arrogancia, egoísmo o narcisismo.

 

Aunque parezca difícil corregir esos rasgos no es imposible. Conociendo las limitaciones de cada uno se pueden corregir gracias a los valores. Para ello tan solo se debe cambiar la forma de pensar, dejar de ser “yo” para pensar en el trabajo como un “nosotros”. Mientras no se de ese primer paso muy difícilmente se podrá tener una buena base en los valores de una empresa. ¿Y cómo lograr corregirlo? El primer paso es aplicar valores conscientes a la organización del negocio. Para ello se necesita compromiso, constancia y teniendo claro que los valores son unas costumbres que se tienen que trabajar hasta que se convierta en un sello de identidad.

 

Valores, algo esencial para potenciar la empresa

Trabajar usando la cultura consciente es algo muy estimulante, puesto que uno de los primeros valores a implementar en un negocio es la importancia de motivar la creatividad de todos los colaboradores. Un trabajador desmotivado es alguien que no rinde todo lo que podría. Un líder con unos valores claros es capaz de despertar la creatividad de su equipo gracias a los pequeños retos u objetivos a los que asume a todos, a nivel individual y grupal, con el único fin de estimularlos tanto en el ámbito laboral como en el personal. El motivo de ello es que uno de los pilares que sostiene a la cultura consciente es la idea de crear una empresa donde la felicidad, respeto y colaboración sean valores que están presentes en su práctica laboral.

Como se puede ver, crear una empresa con cultura consciente no es tan sencillo como parece, implica mucha preparación personal y empresarial a la vez que hace pequeños cambios en los rasgos naturales del carácter de cada uno. Pero a la larga esas pequeñas pinceladas que se hacen para eliminar características negativas es algo que tanto el negocio como los empleados agradecerán ya que ellos, más que nadie, serán los que disfrutarán del trabajo gracias a unos valores firmes y coherentes.

Tal y como detalla Raj Sisodia, alcanzar una cultura consciente en una empresa significa cumplir con los distintos términos que forman parte del acrónimo “TACTILE”:

  • T (Trust) – Garantizar la confianza en el entorno de trabajo
  • A (Authenticity) – Mantenerse fieles a unos valores propios
  • C (Caring) – Preocuparse de las personas que forman parte del equipo y de los demás grupos de interés
  • T (Transparency) – Trabajar siendo conscientes de la necesidad de ser transparentes
  • I (Integrity) – Apoyar la integridad empresarial ante todo
  • L (Learning) – Aprender y mejorar para adoptar siempre los mejores valores
  • E (Empowerment) – Emponderar de una manera adecuada

Siguiendo esta pauta cualquier empresa puede adoptar la filosofía de la cultura consciente en su propio entorno.

 

5.00 avg. rating (99% score) - 1 vote

No hay comentarios

No comments yet.

Leave a comment