El blog para Organizaciones Conscientes

5 juegos de inteligencia emocional para trabajar el EQ en grupo

Redacción
Tiempo de lectura: 7 minutos

Una persona empática, optimista, adaptable y que sabe escuchar seguramente no necesitará recurrir a juegos de inteligencia emocional (EQ) para desarrollar este tipo de capacidades, tan buscadas en el entorno de trabajo. Sin embargo, como todo lo relacionado con las propias habilidades, siempre es posible seguir mejorándolas y adquirir nuevas.

Precisamente con ese objetivo se plantean los juegos de inteligencia emocional en muchas organziaciones, que desean formar equipos más conscientes, más cohesionados y donde el conflicto esté minimizado.

¿Qué es el EQ?

La inteligencia emocional o EQ es la capacidad para identificar, comprender y gestionar los propios sentimientos y emociones, mejorando, por tanto el control de las reacciones; que se extiende al exterior del propio individuo quien también cuenta con la habilidad para reconocer, entender y, en último término, influenciar las emociones de los demás.

No es lo mismo la inteligencia emocional o EQ que el coeficiente intelectual o IQ, aunque ambos son necesarios para el propio desempeño.

CTA - Descarga ebook 3 - Cómo gestionar el talento - Texto

¿Cómo usar la inteligencia emocional en el trabajo?

La inteligencia emocional de un trabajador recae en su habilidad para reconocer los sentimientos ajenos o los propios y reconducir las emociones evitando el conflicto y mejorando el entendimiento.

Los juegos de inteligencia emocional en el lugar de trabajo consiguen equipos que contribuyen directamente a una mejor atmósfera laboral, creando un clima más saludable caracterizado por la alta confianza, proactividad, empatía, buena comunicación y gestión más eficiente del estrés.

La inteligencia emocional tiene un impacto directo en el día a día de un profesional, extendiendo sus efectos a todos los que le rodean, que resultan beneficiados por estas capacidades.

 

¿Cómo puede desarrollarse la inteligencia emocional en el trabajo?

Las organizaciones han comenzado a aceptar paulatinamente las muestras emocionales dentro de las compañías, pero aún hay que ir un paso más allá en la creación de culturas del cuidado: no basta solo con consentir los sentimientos dentro de la empresa, sino que se deben impulsarse como parte de la actividad de los equipos a través de actividades como, por ejemplo, coaching especializado o juegos de inteligencia emocional.

Juegos de inteligencia emocional

¿Por qué desarrollar juegos de inteligencia emocional en el trabajo?

Las emociones son inherentes a las personas y, por tanto, están presentes inexorablemente en el ámbito laboral, influyendo en los comportamientos y reacciones de los profesionales. Como consecuencia, si somos capaces de aprender a aprovechar los sentimientos positivos y controlar los negativos, es decir, a autoconocernos y autogestionarnos emocionalmente, mejoraremos el desempeño individual y colectivo.

Según ponen de manifiesto Raj Sisodia y Bob Chapman en Everybody Matters, “las personas que trabajan en una cultura en la que se sienten libres para expresar afecto, ternura, cuidado y compasión respecto a los demás están más satisfechas con su trabajo, comprometidas con la organización e implicadas con su desempeño”.

De ahí la importancia de desarrollar juegos de inteligencia emocional que faciliten el aprendizaje y desarrollo de las propias emociones por parte de los trabajadores y directivos para crear culturas organizacionales conscientes, donde se potencien los logros de cada trabajador y de todo el equipo, gracias al efecto contagioso de las emociones, descrito por Sigal G. Barsade en The Ripple Effect: Emotional Contagion and Its Influence on Group Behaviour.

¿Cuáles son los ejemplos de juegos de inteligencia emocional para adultos?

¿Cómo podemos desarrollar el EQ del capital humano en las empresas conscientes? En su libro 50 actividades para desarrollar la inteligencia emocional, Adele B. Lynn recoge medio centenar de juegos de inteligencia emocional con los que potenciar esta habilidad de una forma dinámica y participativa. Estos son algunos de los ejercicios de teambuilding que propone.

Campeón o zoquete

El objetivo de esta actividad es resaltar el impacto que tiene el líder en el fomento de determinados sentimientos, positivos o negativos, de los trabajadores, potenciando tanto el autoconocimiento y control de toda la plantilla como las relaciones sociales entre los equipos.

La dinámica consiste en que los empleados relacionen en un papel aquellos comportamientos de su superior que les hicieron sentir importantes (dar referencias positivas sobre el profesional a los directivos, informarles de una decisión empresarial personalmente…) y también aquellos otros momentos en los que se sintieron excluidos o poco valorados (no ser escuchados en las reuniones, no tenerlos en cuenta para un nuevo proyecto…).

Para finalizar, cada trabajador expone sus casos y explica los sentimientos que estas conductas del jefe les provocaron y cómo influyeron en su motivación laboral y rendimiento.

La banda sonora de la oficina

En este caso, esta actividad utiliza la música para reflejar cómo perciben los distintos profesionales la cultura de la empresa, permitiendo la obtención de una imagen global y más fidedigna sobre lo que el capital humano piensa realmente sobre el ambiente del entorno de trabajo.

Para llevarla a cabo, se seleccionan previamente diferentes piezas de música, con estilos que denoten varios ambientes (alegre, estresante, aburrido, monótono, divertido…). Los empleados y el jefe escuchan las distintas canciones y anotan qué situación laboral les evoca cada una.

Después de oír los temas y de exponer uno a uno la situación en el trabajo que les recuerda, se pide al grupo que compongan por parejas la banda sonora ideal de la empresa y describan la diferencia entre cómo ‘suena’ y cómo ‘debería sonar’ su espacio de trabajo.

Practicando la escucha activa

Otro de los juegos de inteligencia emocional que podemos desarrollar de forma grupal es este ejercicio para desarrollar la escucha activa.

La dinámica se desarrolla en dos fases: en una primera sesión, el coordinador comparte las ventajas y beneficios que tiene la escucha activa en las relaciones interpersonales y les plantea una serie de técnicas a los participantes, pidiéndoles que durante la semana siguiente, todos los días, lleven a cabo esas pautas.

Pasado este plazo, el grupo vuelve a reunirse para hablar sobre cómo han llevado a cabo el ejercicio, qué mejoras han percibido, qué situaciones les ha planteado mayores problemas, etc.

Los atributos

El éxito de un equipo de trabajo está en la suma de las múltiples cualidades de sus integrantes y, a través de este ejercicio de inteligencia emocional, se consigue que los líderes y trabajadores perciban la riqueza de fortalezas de los miembros del grupo y su impacto en el logro de los objetivos.

Por ejemplo, el sentido del humor quizá no sea esencial para fabricar un producto, pero sí puede resultar clave para superar un momento crítico o superar un fallo del equipo.

El juego consiste en solicitar a los participantes que destaquen dos o tres cualidades de cada uno de sus compañeros y de su superior, poniendo en común esos puntos positivos que cada profesional aporta al lugar de trabajo.

Valores alineados

Si la empresa, dirección y plantilla comparten los mismos valores, será mucho más fácil conseguir el éxito. ¿Cómo podemos saber si están alineados?

Para ello hay varios juegos de inteligencia emocional, como esta sencilla dinámica en la que se pide a cada asistente que escriba los cinco valores que considera que son más importantes para el líder; los cinco más relevantes para él y los cinco más importantes para la compañía.

Tras esto, se comparan los diferentes listados para descubrir y debatir sobre las incoherencias que pueda haber entre los tres colectivos.

Los juegos de inteligencia emocional pueden introducirse en las dinámicas de la empresa de forma sencilla, no requieren de una gran inversión en recursos y sus efectos beneficiosos perduran durante largo tiempo. ¿Ya sabes cuáles quieres probar con tu equipo?

 

Juegos de inteligencia emocional: por qué son necesarios en la familia

La inteligencia emocional o la capacidad de gestionar bien las emociones en uno mismo y reconocer las necesidades emocionales de los demás es esencial en las grandes empresas, pero también en el seno de cualquier familia.

Ambas perspectivas confluyen en una sola en el negocio familiar, donde pueden verse rápidamente los beneficios de desarrollarla, por ejemplo, con juegos de inteligencia emocional.

Los líderes con conciencia emocional tienen la habilidad de reducir los conflictos y construir relaciones duraderas, dos cualidades que son beneficiosas para las empresas de todo tipo, pero particularmente para las empresas familiares, donde la línea entre los asuntos personales y profesionales se desdibuja fácilmente.

Cuando se lidera con inteligencia emocional, pueden mejorar las actitudes y los niveles de motivación entre familiares y no familiares. Los resultados del desarrollo de la inteligencia emocional también se reflejan en un mayor rendimiento, más productividad, cooperación y colaboración.

 

Claves para aplicar la inteligencia emocional en la familia en tiempos de coronavirus

Algunos consejos para liderar un negocio familiar con inteligencia emocional, que también pueden aplicarse al confinamiento en el hogar en tiempos de coronavirus, son:

  • Entrar en contacto con los propios resortes emocionales. ¿Qué sucede cuando las actividades requeridas para impulsar el negocio familiar hacia adelante crean más trabajo del que puede gestionarse? ¿Tienes que hacer el trabajo con familiares que están aún más estresados ​​que tú? La respuesta interna y externa al estrés y al conflicto en las relaciones familiares afecta la forma en que se hace negocios. Incluso si se guarda silencio y se trata de mantenerse uno ocupado, las emociones negativas que se almacenan aparecerán en las decisiones que se tomen o acabarán por agotar las reservas de energía del individuo. Una forma de analizar cómo y por qué se reacciona diversos factores del entorno de trabajo y las relaciones familiares es ponerse a prueba con un test de personalidad. Se trata de un tipo de herramientas de evaluación diseñadas para ayudar a la persona a comprender su orientación y lo que le da energía. Una vez que se comprenda la propia predisposición, puede trabajarse en encontrar mejores formas de lidiar con los conflictos que surgen en el hogar o el negocio familiar.
  • Convertirse en un mejor comunicador. Los empresarios y líderes que muestran altos niveles de inteligencia emocional destacan en las habilidades de comunicación. Por supuesto, las palabras que se pronuncian representan un porcentaje muy pequeño de lo que sucede durante las comunicaciones con los demás. El lenguaje corporal y tono son en gran parte atribuibles a lo que la otra persona escucha y las interpretaciones que hacen. Incluso en el teléfono, no se trata tanto de las palabras como del tono. Esto se amplifica en las relaciones familiares. Muchas personas son cautelosas con respecto a su tono cuando tratan con gente que no es de la familia y, sin embargo, no observan esas mesuras cuando se trata de los más cercanos.
  • Conseguir que otros digan que sí. Liderar con inteligencia emocional está muy relacionado con la capacidad de influir en los demás. Uno de los mayores errores que cometen algunos propietarios de empresas familiares es forzar a sus familias a asumir roles y responsabilidades. Por el contrario, el desarrollo de la inteligencia emocional permite influenciar a otros con pasión, pensamientos, ideas y visión. Esta capacidad puede desarrollarse mediante juegos de inteligencia emocional que vayan forjando a un mejor líder, el que conseguirá que el equipo se implique mucho más de lo que lo haría si estuviera motivado únicamente por una nómina o unos beneficios.
  • Aprovechar la credibilidad. La credibilidad es crítica para hacer crecer el negocio familiar. Si no saben gestionarse bien las emociones, se puede perder credibilidad. Liderar con inteligencia emocional significa encarnar los valores y principios que desean verse reflejados en el negocio familiar.

No hay que olvidar que, en la empresa o la familia, la capacitación es la mejor manera de aprender, desarrollar y mejorar las habilidades de comunicación. Los resultados del desarrollo de la inteligencia emocional se extienden mucho más allá del éxito en los negocios. Puede ser lo que se necesita para fortalecerse como persona y unir a la familia y el entorno más cercano.

CTA - Descarga ebook 3 - Cómo gestionar el talento - Horizontal

CTA - Únete a Capitalismo Consciente

Entradas relacionadas

Comentarios

  • Carmen

    agosto 26th, 2019 at 9:26 pm (#)

    Muy bueno

Deja un comentario