El blog para Organizaciones Conscientes

5 ejemplos de dinámicas para el trabajo en equipo en las empresas

Redacción
Tiempo de lectura: 6 minutos

El trabajo en equipo es uno de los valores que promueven las empresas conscientes, conocedoras de los buenos resultados que este modelo de desempeño genera a nivel individual y corporativo. ¿Utilizas dinámicas para el trabajo en equipo en tu empresa?

¿Qué es y qué implica el trabajo en equipo?

Como explican Raj Sisodia y John Mackey en su libro Conscious Capitalism, “trabajar en equipo crea familiaridad y confianza en los profesionales”, consiguiendo que todos los integrantes de la empresa se sientan partícipes de un proyecto y un propósito elevado superior a sus intereses individuales. De este modo, el trabajo en equipo impulsa la motivación del capital humano, refuerza su compromiso e implicación, potencia el sentimiento de pertenencia e identidad y aumenta la creatividad de los empleados, logrando que los resultados del grupo sean mejores que una suma de un trabajo individual de los diferentes colaboradores.

 

CTA - Descarga ebook 3 - Cómo gestionar el talento - Texto

¿Qué es un buen trabajo en equipo?

Tal es el caso de Whole Foods Market, donde el éxito de la compañía –una de las mayores cadena de alimentación de Estados Unidos especializada en comida ecológica- reside, en parte, en una estructura colaborativa fuertemente interconectada con equipos de cientos de profesionales que se organizan, a su vez, en grupos más pequeños y en los que los jefes o responsables ejercen el liderazgo de forma paralela en otros niveles. Incluso las bonificaciones e incentivos están ideados para reforzar el trabajo en equipo, reconociendo los logros grupales, en lugar de los éxitos individuales.

 

¿Qué es una dinámica de trabajo en equipo?

Una dinámica de trabajo en equipo o actividad para fomentar la cooperación en la empresa consiste en un juego o reto que se plantea a un grupo de empleados con el fin de proporcionarles las habilidades, la capacitación y los recursos que necesitan para poder trabajar en armonía.

Para ser verdaderamente eficaz, más que una dinámica de trabajo en equipo aislada, hay que adoptar un enfoque diferente, que debe ser el de un proceso continuo, integrado en la cultura del grupo o departamento y la organización.

 

Dinámicas para el trabajo en equipo

Dinámicas trabajo en equipo divertidas, rápidas y efectivas

“El éxito del equipo depende de las inestimables contribuciones de todos: nadie es invisible y nadie puede ser ir por libre, porque el equipo se autocontrola eficazmente”, aseguran los autores e impulsores del Capitalismo Consciente.

Ahora bien, los equipos de trabajo no están ajenos a conflictos internos. Compuestos por personas, es habitual que dentro de los grupos puedan surgir obstáculos a la hora de coordinar a los miembros o roces entre los puntos de vista de los integrantes. De ahí que las empresas deban poner en marcha dinámicas para el trabajo en equipo que mejoren las relaciones personales y potencien el rendimiento de los grupos.

 

Técnicas y ejercicios para fomentar el trabajo en equipo

Existen muchas dinámicas para el trabajo en equipo con las que poder, a través de actividades amenas, fortalecer diferentes aspectos colaborativos. Estas son algunas de ellas:

Ejemplos de dinámicas de trabajo en equipo rápidas

  • Bajo presión. Para potenciar la capacidad de respuesta de los equipos en contextos de alto estrés, un ejercicio muy recomendado consiste en crear dos grupos de trabajadores y someterlos a la realización de una determinada prueba (como hacer un puzzle o solucionar un enigma) en un tiempo determinado. De este modo, los trabajadores podrán optimizar los mecanismos de coordinación para gestionar situaciones de alta presión.
  • Dibujar a ciegas. Cuando varias personas tienen que interactuar para conseguir una meta es muy importante poseer una excelente comunicación interna. Con el objetivo de reflexionar sobre la dificultad del proceso comunicativo y su relevancia, se plantea a un miembro del grupo que, a través de indicaciones de voz, trate de que sus compañeros dibujen una imagen que solo él ha visto.

Ejemplos de dinámicas de trabajo en equipo divertidas

  • Los cubos. Otra de las dinámicas para el trabajo en equipo consiste en analizar las habilidades del grupo para organizar el reparto de tareas. Se trata de dividir a los participantes en varios grupos y asignarles la tarea de crear X cubos de papel cada uno, pero cada equipo tendrá material distinto. Por ejemplo, un equipo solo tendrá 1 regla y el otro 2, mientras que el segundo dispone de 3 tijeras y el primero de una, etc. Tras la prueba y comprobar la calidad y cantidad de cubos realizada por cada grupo, los empleados analizarán el desarrollo del ejercicio.
  • Los salvavidas. ¿Existen problemas de entendimiento dentro del grupo? Con esta actividad se contribuirá a mejorar la colaboración entre los empleados. El punto de partida es una situación de apocalipsis en la que solo hay ‘salvavidas’ para una parte de los presentes, que representarán diferentes roles (un sacerdote, una funcionaria, un joven estudiante…). Los participantes tendrán que llegar a un consenso sobre quién se salvará buscando siempre la continuación de la especie, lo que va a permitir trabajar en la comunicación, la colaboración y la toma de decisiones equitativas.

Ejemplo de dinámicas de trabajo en equipo efectiva

  • El cliente insatisfecho. La inteligencia emocional es otro de los aspectos que se pueden mejorar a través de las dinámicas para el trabajo en equipo. Así, por ejemplo, un ejercicio consiste en seleccionar a una persona para que haga el papel de un cliente insatisfecho mientras que otro empleado resuelve la situación. Se pueden ir rotando los roles y los supuestos, aunque lo más importante será reflexionar al final de la actividad los errores y aciertos en la gestión emocional del conflicto.

Convine tener en cuenta, incluso antes de elegir qué dinámicas de trabajo en equipo escoger de entre los ejemplos propuestos, que hay que dar un paso previo. Se trata del más importante al planificar este tipo de actividades y consiste en identificar las fortalezas y debilidades del grupo humano con el que se trabajará.

Para ello, se puede comenzar haciendo algunas preguntas que ayuden a identificar las áreas de mejora, con cuestiones relativas a si falta motivación en se grupo humano, si existen conflictos que crean divisiones dentro del equipo, si hay perfiles centrados en el éxito individual, si los miembros del equipo necesitan conocerse mejor o si la mala comunicación está afectando el progreso del grupo, entre otras.

Una vez se cuente con este conocimiento, resultará más sencillo elegir actividades específicas que ayuden al equipo a crecer y mejorar.

 

¿Pueden las dinámicas de trabajo en equipo resultar ineficaces?

Este tipo de acciones pueden no entregar los resultados esperados. Para garantizar la eficacia, los participantes deben comprender lo que significa el término «dinámica de trabajo en equipo». Con demasiada frecuencia, los empleados interpretan que se trata de hacer algo divertido fuera del entorno típico de la jornada laboral: cursos, actividades deportivas o talleres. Cuando el enfoque no está definido o es social en lugar de formar equipos o aprendizaje experiencial, se corre el riesgo de que no se produzca el efecto deseado.

Los empleados podrían mostrarse escépticos de inmediato. Muchos prefieren dinámicas de trabajo en equipo que les ayuden a conocer a su equipo en un nivel más profundo o a resolver los conflictos que puedan surgir. Esa es una consideración importante, un factor clave para garantizar el éxito con estas actividades.

 

¿Cómo lograr que las dinámicas de trabajo en equipo sean valiosas?

Hay factores clave que pueden aumentar las probabilidades de que la acción que se planee produzca los resultados deseados:

– Primero, hay que recordar que la dinámica de equipo debe ser un proceso, no un evento. Construir equipos sólidos lleva tiempo, en parte porque los grupos humanos tienden a cambiar. Nuevos empleados se unen al equipo, mientras que otros se van. Los objetivos organizacionales cambian. El entorno laboral cambia. Los eventos puntuales generan un cambio, pero la mejora no se mantiene.

– En segundo lugar, es preciso establecer indicadores que permitan asociar resultados medibles a estas iniciativas. Es fundamental tener una comprensión clara y explícita de lo que se quiere lograr con las dinámicas de trabajo en equipo. Sin un enfoque u objetivos definidos, es probable que la iniciativa no aporte valor porque no resolverá los problemas reales a los que puede estar enfrentándose un equipo.

– En tercer lugar, hay que hablar abiertamente de cuáles son los resultados deseados. Uno de los ingredientes más importantes para el éxito de una dinámica de equipo es la claridad. El equipo debe comprender qué se supone que deben obtener del ejercicio. Si entienden el objetivo, naturalmente estarán más comprometidos. Cuanto más específico sea la meta, mejor.

– Finalmente, es importante ser realista con respecto a las expectativas. Resulta casi imposible seleccionar un evento que atraiga a todos los participantes. No puede complacerse a todos. Lo que sí es posible es asegurarse de que los ejercicios estén diseñados para desarrollar habilidades y profundizar las relaciones personales, no solo para disfrutar de un buen momento.

¿Qué dinámicas para el trabajo en equipo vas a probar en tu organización?

CTA - Descarga ebook 3 - Cómo gestionar el talento - Horizontal

Entradas relacionadas

Deja un comentario