El blog para Organizaciones Conscientes

Responsabilidad Social Corporativa: 7 empresas socialmente responsables

Capitalismo Consciente
Tiempo de lectura: 19 minutos

“La integración voluntaria, por parte de las empresas, de las preocupaciones sociales y ambientales en sus operaciones comerciales y en sus relaciones con sus interlocutores”. Así define la Comisión Europea, en su Libro Verde, la RSC o Responsabilidad Social Corporativa. Ejemplos en España, podemos ver varios, como los de las empresas socialmente responsables de las que hablaremos a continuación.

CTA - TEXT - SQL - Colabora

 

De hecho, en los últimos diez años, el número de compañías españolas que se han adherido al Pacto Mundial de Naciones Unidas, la mayor iniciativa voluntaria de RSC, ha pasado de 500 a 2.500 miembros, según el análisis Diez años de Responsabilidad Social Corporativa: Del ‘buenismo’ a la gestión de riesgos, publicado por Europa Press Social.

Índice de contenidos

¿Qué es la RSC o Responsabilidad Social Corporativa?

Responsabilidad social corporativa: definición

Desde que surgiera el concepto en la década de los 50 por Howard Bowen, la mayoría de las definiciones sobre la RSC inciden en la búsqueda de un fin más allá del económico como parte de los objetivos de la empresa.

Así, el World Business Council For Sustainable Development define la responsabilidad social corporativa como el “compromiso que asume una empresa para contribuir al desarrollo económico sostenible por medio de colaboración con sus empleados, sus familias, la comunidad local y la sociedad, con el objeto de mejorar la calidad de vida”.

Para el Business For Social Responsability, RSE es “la administración de un negocio de forma que cumpla o sobrepase las expectativas éticas, legales, comerciales y públicas que tiene la sociedad frente a una compañía”.

Por su parte, el Prince of Wales Business Leader Forum conceptualiza la responsabilidad social corporativa como “un conjunto de prácticas empresariales abiertas y transparentes basadas en valores éticos y en el respeto hacia los empleados, las comunidades y el medio ambiente”.

No obstante, quizá la definición más extendida sea la recogida en el Libro Verde de la Comisión Europea, para quien la RSC es “la integración voluntaria, por parte de las empresas, de las preocupaciones sociales y ambientales en sus operaciones comerciales y en sus relaciones con sus interlocutores”.

Por tanto, según recoge Manuel Reyno en su libro Responsabilidad Social Empresarial como ventaja competitiva, la RSC se caracteriza por tres elementos:

  • Es integral, afectando al conjunto de la empresa.
  • Gradual, pues es susceptible de mejora continua.
  • Proporcional, pues su impacto en la sociedad va a depender de las estrategias y condiciones de la organización.

Evolución del concepto de RSC

Sin embargo, su concepción ha evolucionado a lo largo de los años. Así, mientras Peter Drucker se refería a la RSC en la década de los 80 como la conversión de los problemas sociales en oportunidades de negocio, en los 90 se concibe como un agente de control para solucionar los posibles daños causados por la organización, a modo de redención.

Actualmente, la responsabilidad social corporativa no consiste en acciones filantrópicas puntuales y ajenas al propósito de la compañía, sino que el modelo ha evolucionado hacia la conexión de esa responsabilidad con el «core business» de la empresa, entroncando con los principios del Capitalismo Consciente.

¿Qué no es RSC?

Junto a la responsabilidad social corporativa conviven otra serie de modelos empresariales similares entre los que suelen surgir confusiones.

En este sentido, ¿qué diferencias hay entre la responsabilidad social corporativa y la responsabilidad social empresarial? Mientras algunos autores indican que el matiz se limita a quién la aplica (corporaciones de todo tipo, en el primer caso, frente a empresas, en el segundo), otras corrientes sí aprecian sutiles discrepancias entre ambas figuras, entendiendo que la RSC es la asunción y aplicación de una serie de valores y principios éticos que no tiene por qué ser entendidos o compartidos por los miembros de la empresa, mientras que en la RSE sí existe esa alineación o convicción interna.

Por su parte, Trinidad Yera Cuesta, profesora de Comportamiento Humano en la Escuela de Negocios ISEAD, explica por qué Acción Social y RSC no son sinónimos, sino elementos complementarios, de modo que la RSC se encarga de establecer cómo se obtiene un beneficio para la sociedad, mientras que la Acción Social se refiere a cómo se distribuye ese beneficio, a qué fines se destina.

De la responsabilidad social corporativa al compromiso social, medioambiental y de gobernanza

Dado que la sostenibilidad se está convirtiendo en una tendencia más prominente en el panorama de las inversiones, el enfoque informal de informes de RSE está siendo reemplazado rápidamente por una fuerte demanda de que las empresas informen sobre aspectos ambientales, sociales y de gobierno corporativo (ESG).

No es algo nuevo. En 2019, ESG reemplazó a RSC. En aquel entonces, un informe a nivel global reveló que el 93% de las empresas más grandes del mundo (por nivel de ingresos) ya informaban sobre su desempeño ESG. El hecho de que estas corporaciones crean que es importante publicar su trabajo en esta área refleja lo importante que es este planteamiento y cómo influye la nueva forma de hacer negocios.

El cambio de paradigma ayuda a combatir las limitaciones de la responsabilidad social empresarial, que son:

  • Choque de objetivos de negocio.
  • Burocracia adicional junto con costes crecientes para la observancia.
  • Impacto en la reputación de la organización.
  • Desventaja competitiva.

Los esfuerzos de sostenibilidad a menudo se han medido utilizando KPI (indicadores clave de rendimiento) que identifican datos relevantes que se utilizan en informes anuales de RSC o sostenibilidad diseñados para mostrar el impacto positivo que una empresa tiene en sus empleados, consumidores, el medio ambiente y la comunidad en general.

Durante muchos años, los inversores y los miembros de la junta prestaron poca atención a estos informes. Los KPI a menudo no estaban disponibles e, incluso cuando lo estaban, los datos no estaban estandarizados ni eran necesarios para los informes normativos.

Hoy en día, el valor de la sustentabilidad ha madurado tanto para la junta directiva como para los inversionistas, y muchas empresas incluyen la responsabilidad social corporativa a nivel ejecutivo o tienen departamentos completos dedicados a la sustentabilidad. Sin embargo, ya no es suficiente simplemente con cumplir las leyes ambientales, promover el voluntariado y hacer donaciones.

Debido a la creciente importancia de la sostenibilidad, las empresas están cambiando de un modelo voluntario de informes de RSE (o «sentirse bien») a una práctica estandarizada de informar sus esfuerzos ESG a través de métricas cuantificables para demostrar operaciones comerciales responsables.

¿Cuáles son los principios de las empresas socialmente responsables?

Para comprender en profundidad los ejemplos de Responsabilidad Social Corporativa, hay que tener claro cuál es el espíritu que impregna a estas organizaciones, es decir, cuál es el concepto de RSC.

En este sentido, según el Observatorio de Responsabilidad Social Corporativa, se trata de “una forma de dirigir las empresas basada en la gestión de los impactos que su actividad genera sobre sus clientes, empleados, accionistas, comunidades locales, medioambiente y sobre la sociedad en general”.

Como señalan Raj Sisodia y John Mackey en su libro Conscious Capitalism, se trata de hacer lo correcto porque es lo correcto. “Las buenas acciones llevadas a cabo por buenas razonas generalmente generan buenos resultados a lo largo del tiempo”. Así, el organismo atribuye a las RSC un desempeño bajado en 5 principios básicos, con los que las 6 empresas ejemplos de Responsabilidad Social Corporativa que mostraremos a continuación se alinean. Se trata de los siguientes:

  1. Cumplimiento de la legislación.
  2. Global y transversal.
  3. Ética y coherencia.
  4. Gestión de impactos.
  5. Satisfacción de expectativas y necesidades.

Empresas socialmente responsables: ejemplos y definición

Los 10 principios del compromiso RSE

Responsabilidad Social Empresarial. Estas tres palabras encierran en sí toda una ideología de gestión de los negocios, un modelo que surge a mediados del siglo pasado como consecuencia de la mayor preocupación de las compañías por el entorno que las rodea. Hoy queremos centrarnos en intentar desglosar qué significa el compromiso RSE y a qué universos de responsabilidad comprende en sí la RSE.

El compromiso RSE: sinónimo de mayor conciencia

El compromiso RSE, grosso modo, supone asumir una mayor conciencia sobre el impacto de la actividad económica en la sociedad, las personas y el medio ambiente, integrando dentro de las políticas empresariales estrategias tendentes a salvaguardar los intereses de todos los colectivos, internos y externos. Se trata de desarrollar un comportamiento ético y sostenible dentro de un mercado competitivo.

Conceptos de Responsabilidad Social Empresarial

No obstante, la definición del compromiso RSE sigue generando debate entre los distintos autores e instituciones, sin que se haya llegado a un consenso sobre qué se entiende como responsabilidad social empresarial.

En este sentido, la norma ISO 26.000, aprobada por la Organización Internacional para la Estandarizaciónconceptualiza la RSE como “la forma en la que la empresa asume su responsabilidad por los impactos que sus actividades tienen en la sociedad y el ambiente a través de un comportamiento transparente y ético en el cual deben ser consistentes con los intereses de la sociedad y el desarrollo sostenible, estar basadas en el cuidado ético y el cumplimiento de las leyes aplicables e instrumentos intergubernamentales y estar integradas en las actividades cotidianas de la organización”.

Mientras, para el Foro de Expertos Sobre Responsabilidad Social Empresarial, no se trata exclusivamente de cumplir con las obligaciones legales vigentes, sino que consiste en “la integración voluntaria en el gobierno y gestión, en su estrategia política y procedimientos, de las preocupaciones sociales, laborales, medioambientales y de respeto a los derechos humanos que surgen de la relación y el diálogo transparente con sus grupos de interés, responsabilizándose así de las consecuencias de los impactos que se deriven de sus acciones”.

Decálogo del compromiso RSE

Por su parte, la Organización de las Naciones Unidas concibe la RSE como “el conjunto de políticas y sistemas de gestión que benefician a las personas en el proceso de globalización económica y en el liderazgo empresarial” y en 1999 elabora un documento con los Diez Principios del Pacto Mundial, al que se han adherido más de 10,000 firmantes de 150 países.

¿Cuáles son estos preceptos?

  • Procedentes de la Declaración Universal de Derechos Humanos:
  1. Apoyar y respetar la protección de los Derechos Humanos fundamentales reconocidos universalmente.
  2. Asegurarse de que sus empresas no son cómplices de la vulneración de los Derechos Humanos.
  • Con base en la Declaración de la Organización Internacional del Trabajo:
  1. Garantizar la libertad de asociación y el reconocimiento efectivo del derecho a la negociación colectiva.
  2. Apoyar la eliminación de toda forma de trabajo forzoso o realizado bajo coacción.
  3. Respaldar la erradicación del trabajo infantil.
  4. Colaborar en la abolición de las prácticas de discriminación en el empleo y la ocupación.
  • Originadas en la Declaración de Río de 1992 sobre Medio Ambiente y Desarrollo:
  1. Mantener un enfoque preventivo que favorezca el medio ambiente.
  2. Fomentar las iniciativas que promuevan una mayor responsabilidad ambiental.
  3. Favorecer el desarrollo y la difusión de las tecnologías respetuosas con el medio ambiente.
  • Extraídos de la Convención de la ONU contra la Corrupción:
  1. Trabajar contra la corrupción en todas sus formas, incluidas la extorsión y el soborno.

Del compromiso RSE al Responsible Business

No obstante, muchos expertos y compañías consideran que esta declaración sobre el compromiso RSE no es más que unos estándares mínimos aplicables a todas las empresas, olvidando que ser responsable socialmente no se reduce a cumplir la legislación, sino que debe integrar en su estrategia objetivos de índole social, como señala la profesora García Luque en su trabajo Fiscalidad, desarrollo sostenible y responsabilidad social de la empresa.

Surge así el concepto de Responsible Business, una corriente de gestión empresarial que va más allá del mero seguimiento de unas pautas legales impuestas e integra la responsabilidad social de la compañía como parte esencial del negocio, alineándola y conectándola con su propósito y principios clave.

Responsabilidad Social empresarial en España

La estrategia definida por el Ministerio de Empleo y Seguridad Social “para avanzar hacia una sociedad y una economía más competitiva, productiva, sostenible e integradora” se establecía en un plazo que se abrió en 2014 y que concluye este año.

Cuando 2020 termine, se espera que se comparta una actualización para empresas, administraciones públicas y el resto de organizaciones, poniendo de nuevo el foco en la Responsabilidad Social Corporativa.

En el documento vigente se habla de las empresas como agentes de cambio que destacan por su capacidad de impulsar el crecimiento y generar riqueza. Sin embargo, se pone énfasis en la importancia de construir sobre la confianza y de trabajar por mantener una buena reputación.

La Responsabilidad Social Corporativa se convierte en el vehículo que impulsa la cohesión social, al tiempo que hace a los negocios y Administraciones Públicas más competitivas; es fuente de sostenibilidad y ese rasgo es el que le atribuye una ventaja sólida y duradera a quienes adoptan sus principios en la gestión empresarial.

En esta estrategia se recomienda a las grandes empresas y también a las PYME, no limitarse al cumplimiento. Ceñirse a lo establecido por la ley es correcto, pero puede no ser suficiente. Resulta más conveniente ir más allá y ser empresas socialmente responsables.

Esto significa que la RSE no debería nunca considerarse como una maniobra de marketing, sino aspirar genuina y honestamente a impulsar acciones que ayuden a alcanzar metas en relación con:

  • La generación de empleo. Se trata de una necesidad a nivel nacional y es considerada como una de las grandes preocupaciones de la ciudadanía en nuestro país. En el marco de una estrategia de Responsabilidad Social Corporativa, tanto empresas privadas como públicas deberían materializar su compromiso con el objetivo de crear empleo y realizar nuevas contrataciones. ¿Has pensado en ampliar tu plantilla incorporando a candidatos de grupos menos favorecidos en términos de empleabilidad?
  • El respeto al medio ambiente. Cuidar el planeta es lo lógico, lo necesario y, además, lo más beneficioso para todos. Una gestión sostenible hace a las empresas más competitivas y eficientes, además, les abre las puertas a nuevas dimensiones dentro del negocio: regiones, clientes, socios y proveedores. ¿Has pensado en revisar toda tu cadena de suministro para comprobar que la alineación con los principios de respeto al medio ambiente se da de extremo a extremo?

Además, también hay que tener en cuenta a la comunidad. Las empresas y la Administración Pública pueden apoyarse en la RSE para fomentar la cohesión social. Abogar por programas en línea con sus principios logrará impulsar su credibilidad internacional y, con ella, aumentará también la competitividad de la economía española.

7 empresas que son ejemplo de Responsabilidad Social Corporativa

Para ver empresas que aplican la responsabilidad social no hay que cruzar nuestras fronteras, pues existen en España numerosos ejemplos de Responsabilidad Social Corporativa de diferente índole.

Mercadona

El proyecto de RSC de la cadena de supermercados se traduce en una política empresarial enfocada a las personas y al medio ambiente.

Así, en el primer grupo, la compañía ha puesto en marcha programas como la descarga nocturna silenciosa, para no perjudicar el descanso de los vecinos de sus tiendas, o una iniciativa de compromiso social, con donaciones periódicas a bancos de alimentos y organizaciones sin ánimo de lucro.

En el plano de programas sostenibles, la compañía dirigida por Juan Roig creó la llamada ‘tienda ecoeficiente’, en la que se incorporan una serie de mejoras para optimizar el consumo de energía (reducción de techos, sistemas de recuperación de calor, control de luces a través de sensores de presencia…), o su programa de reutilización de productos.

Inditex

Una de las insignias empresariales de España en todo el mundo es uno de los máximos ejemplos de Responsabilidad Social Corporativa, con acciones como la campaña de recogida de ropa usada –sea o no de las marcas del grupo textil- para su entrega a ONGs; la donación de 320 millones de euros a la sanidad pública española para modernizar equipos oncológicos; o de cerca de 10 millones a proyectos de emergencia, desarrollo y empleo de Cáritas Médicos sin Fronteras.

Según la propia web de Inditex, la inversión de la compañía en programas sociales durante 2015 superó los 35 millones de euros, lo que supone un 36% más que el año anterior, beneficiando a más de un millón de personas de 44 países distintos, situándose en dicho ejercicio como líder del sector retail en la dimensión “filantropía y ciudadanía corporativa” del Dow Jones Sustainability Index.

Las empresas socialmente responsables están comprometidas a dejar una huella positiva en el ámbito social, económico y medioambiental en la comunidad Clic para tuitear

Telefónica

En el caso de Telefónica, su hito para estar incluida dentro de los ejemplos de Responsabilidad Social Corporativa de España, es su apuesta por ensalzar el papel de los colaboradores, a quienes concibe como un prioritario grupo de interés, al tiempo que contribuye al desarrollo de proyectos sociales por todo el mundo.

Se trata del programa Vacaciones Solidarias, donde la compañía de telecomunicaciones ofrece a los colaboradores la posibilidad de destinar su tiempo de descanso a viajar a otro país y ayudar a los niños con escasos recursos. La respuesta ha sido un éxito, con cerca de 150 participantes y más de 1.300 beneficiarios en la edición 2017.

Agbar

El Grupo Agbar (Sociedad General de Aguas de Barcelona) desarrolla diferentes programas de desarrollo sostenible dentro de su plan de RSC.

Entre ellos, destaca una iniciativa de voluntariado corporativo para el apoyo educativo de niños y jóvenes de las zonas en las que trabaja, para concienciar a la población sobre el correcto uso del agua, o el programa BiObserva, un proyecto de ciencia ciudadana que implica al personal de la compañía en agentes clave del desarrollo sostenible del entorno más cercano.

Procter & Gamble España

La delegación española de la compañía ha recibido el reconocimiento de la Fundación Alares por sus buenas prácticas Responsabilidad Social Corporativa en materia de conciliación familiar y laboral.

El programa que ha hecho merecedora a la empresa del galardón permite que los empleados se beneficien de diferentes medidas y herramientas para crear una cultura de conciliación en la organización, al tiempo que P&G España impulsa el talento femenino, contando con un equipo de liderazgo que está conformado por hombres y mujeres de cada unidad de negocio, área y región especialmente enfocado en generar ideas para construir una cultura inclusiva dentro y fuera de la compañía.

Holaluz

Esta empresa española es ejemplo de Responsabilidad Social Corporativa aplicada al día a día de sus operaciones. Partiendo de una estrategia que busca la sostenibilidad, la equidad y la personalización, ofrecen precios justos a los consumidores, a quienes entregan energía 100 % renovable certificada, y ponen a su disposición la tecnología que les permitirá poner su granito de arena para mejorar el mundo en que vivimo.

Como afirmaba Carlota Pi, cofundadora y Directora de Marketing de la empresa, en una entrevista publicada en Corresponsables: «seremos una plataforma donde nuestros clientes se podrán intercambiar electricidad, seremos un Airbnb de la energía».

Harineras Villamayor

Esta PYME española tiene el honor de haber sido de las primeras destacadas por la Comisión Europea entre los ejemplos de Responsabilidad Social Corporativa por sus prácticas en línea con los principios de RSC. Su red de socios y partners, algunos con más de 30 años de relación con la empresa da una idea de la estabilidad y fortaleza de los vínculos que esta compañía sabe crear. Su plantilla es vivo reflejo de ello. ¿Sabías que este negocio tiene una tasa de empleo estable de casi el 100%? Sólo un cinco por ciento lo separa de esa cifra que constituye la mejor prueba de que el objetivo de esta empresa oscense se preocupa por su entorno.

Los premios Seres de Responsabilidad Social Corporativa: ejemplos en España

Constituida en 2009, la Fundación Seres surge como un proyecto de colaboración entre compañías que deseaban avanzar en su compromiso con la sociedad. En la actualidad, la entidad está conformada por 140 organizaciones, representando el 70% del IBEX y el 30% del PIB.

“Nos esforzamos en crear una espiral de excelencia positiva, que entre unos y otros consigamos aprender; explorar tendencias; descubrir nuevas maneras de hacer las cosas; llegar a territorios de aplicación; elaborar herramientas que nos permitan tener músculo para medir el impacto y crear conocimiento”, explica Francisco Román, presidente de Fundación Seres.

Como parte de este objetivo de favorecer que las organizaciones tengan un papel más relevante en la mejora de su entorno y promover la construcción conjunta de una sociedad más sana, más fuerte y con empresas competitivas perdurables en el tiempo, la Fundación Seres organiza cada año unos premios con los que reconocer esa innovación en el compromiso social.

En la última edición, la octava, más de 80 candidaturas han participado en el certamen. “En estos años hemos visto crecer las candidaturas recibidas, no sólo en número, sino en su originalidad y eficacia, pero, sobre todo, hemos visto aumentar el uso de una estrategia que llamamos “colaboración”, asegura Lucila García, subdirectora general de Fundación SERES.

¿Quiénes han sido los ganadores de esta edición de los Premios Seres? Estos son los tres casos nacionales de Responsabilidad Social Corporativa, ejemplos en España que ponen de manifiesto que la RSC no es una entelequia.

Ebro Foods: ‘Ebro India Kisanntraining & Awareness Program’

En esta empresa de alimentación bio-saludable tienen como visión crecer de modo sostenible asegurando un comportamiento ético, creando valor para los accionistas, minimizando el impacto medioambiental y favoreciendo el desarrollo de los empleados, el progreso de la sociedad y la satisfacción de las necesidades de clientes y consumidores.

Una de sus novedosas iniciativas para llevar a cabo esta misión empresarial es el programa de capacitación técnica de agricultores en Haryana (India), con el que potencia el desarrollo socio-económico de las comunidades en las que opera y fomenta prácticas de agricultura sostenible. En 2016 se organizaron 36 escuelas rurales a las que asistieron 2.000 agricultores a lo largo del año.

De este modo, la organización no solo se beneficia del crecimiento económico y gestión del riesgo operacional conseguido a partir de esa mayor formación, sino que también reduce la desigualdad y la falta de recursos de los agricultores para acceder a mejores prácticas y técnicas agrícolas y permite a estos colectivos participar en workshops sobre las buenas prácticas del cultivo.

Ilunion Hotels: integración laboral de personas con discapacidad en el sector turístico

El segundo proyecto galardonado es el desarrollado por Ilunion Hotels, convirtiendo un hotel de cuatro estrellas de Madrid en un Centro Especial de Empleo (con un porcentaje de trabajadores con discapacidad superior al 70%) con la meta de mejorar la integración profesional de personas con discapacidad en el sector hotelero. Iniciado en 2014, la iniciativa cuenta en 2017 con 6 hoteles bajo esta calificación.

Cumple así la organización con su misión de mantener el equilibrio entre valores económicos y sociales a través de la integración laboral de este colectivo. La experiencia, además, permite normalizar la discapacidad, gracias a la buena percepción que se llevan los clientes de los hoteles sobre la profesionalidad de los empleados.

McKinsey&Company: ‘Generation Spain’

El último caso de Responsabilidad Social Corporativa, ejemplo en España con galardón Seres, es el de la consultora de Alta Dirección McKinsey&Company, que ha ideado una iniciativa dirigida a jóvenes desempleados entre 18 y 29 años, con limitada experiencia profesional y pocas oportunidades laborales, para poder alienar competencias (existentes y demandadas), identificar áreas de mayor demanda (falta de perfiles o alta rotación) y formar a este colectivo y apoyarlo en la búsqueda de empleo.

Puesto en marcha en 2014, el programa ‘Generation Spain’ ya cuenta con más de un millar de graduados en 8 ciudades del país, ha celebrado 40 actividades formativas y ha conseguido una tasa de empleo del 85% de los participantes, la mitad con contrato indefinido.  

Responsabilidad Social Corporativa: ejemplos en 5 áreas de la empresa

En el informe Responsabilidad empresarial Recopilación de casos de buenas prácticas entre pequeñas y medianas empresas de Europa, la Comisión Europea realiza un compendio de 25 casos de éxito en Responsabilidad Social Corporativa, ejemplos llevados a cabo por pequeñas y medianas empresas de 16 países distintos con el fin de ilustrar la riqueza y diversidad de las prácticas de responsabilidad empresarial, desde Escandinavia hasta el Mediterráneo.

Según Erkki Liikanen, comisario de Empresa y Sociedad de la Información durante el periodo 1999-2004 y actual gobernador del Banco de Finlandia y consejero el Banco Central Europeo, la Responsabilidad Social Corporativa “consiste en llevar una empresa de tal manera que fomente su aportación positiva a la sociedad y a la vez minimice el impacto negativo sobre las personas y el medio ambiente”, una definición que, si bien no es coincidente, se relaciona en muchos puntos con la ideología que promueve el Capitalismo Consciente.

En este sentido, según el experto expone en el prólogo del informe, se da la manifestación de la Responsabilidad Social Corporativa en ejemplos de la interacción cotidiana que mantienen los empresarios con los stakeholders. En concreto, estas compañías:

  • Tratan a sus clientes, socios comerciales y competidores con equidad y rectitud.
  • Se preocupan por la salud, la seguridad y el bienestar general de los trabajadores y los
  • Motivan a su personal con la oferta de oportunidades de formación y desarrollo profesional.
  • Se comportan como «buenos ciudadanos» en la comunidad local.
  • Respetan los recursos naturales y el medio ambiente.

Responsabilidad Social Corporativa: ejemplos de buenas prácticas

¿Cuáles son estos casos de éxitos de Responsabilidad Social Corporativa o ejemplos reales puestos en marcha por el tejido empresarial europeo? La investigación divide las 25 empresas seleccionadas en cinco grupos, según el ámbito de aportación de las buenas prácticas. Estas son algunas de ellas.

El mercado

Una de las compañías reconocidas por la Comisión Europea por su alta Responsabilidad Social Corporativa es la irlandesa Connaught Electronics (CEL) gracias a su política de compromiso en favor de la calidad total y la innovación y su real interés acerca de las necesidades de sus clientes.

Además de someterse a constantes y exhaustivas auditorías internas y externas, la gestión de la calidad y la organización de la producción de CEL mediante un enfoque basado en el trabajo en equipo garantiza que todos los trabajadores asuman la responsabilidad del producto, conozcan su destino y reciban las observaciones de los clientes.

El resultado es una excelente relación calidad/precio en dispositivos tecnológicos que ha obtenido la fidelidad de los consumidores a largo plazo y unos resultados comerciales en crecimiento.

El lugar de trabajo

Aunque estuvo al borde de la quiebra, la compañía sueca Fresh se ha convertido en un caso señalado de Responsabilidad Social Corporativa, ejemplo mencionable por su modelo de organización participativo, diversidad en el lugar de trabajo, salud y seguridad, formación y desarrollo profesional.

En este sentido, la empresa funciona desde 1995 bajo un modelo de organización participativo basado en cinco equipos autogestionados, que acabó con los papeles tradicionales de la dirección y los trabajadores. Además, invierte entre 1.200 y 1.500 euros anuales por trabajador en formación y desarrolla una política de apoyo a la diversidad en su plantilla de la que se benefician hombres, mujeres, trabajadores jóvenes y veteranos, empleados de hasta 10 nacionalidades y profesionales con discapacidad.

Con todo ello ha conseguido una fuerte motivación y satisfacción laboral de sus integrantes, una reducción de costes en salarios de cargos intermedios y una alta fidelidad del consumidor.

La comunidad

El compromiso con el desarrollo de la sociedad civil es lo que caracteriza a la Responsabilidad Social Corporativa de Arge, una empresa de asesoramiento de empresas de Turquía que anima a todos sus empleados a que dediquen una jornada de trabajo pagada a la semana a actividades en el marco de ONG, con el fin de mejorar la calidad de la vida comunitaria a escala local, nacional y mundial.

También colabora con varias organizaciones de la sociedad civil para promover la aplicación de los principios del buen gobierno a la gestión de las ONG, poniendo en marcha diferentes programas e iniciativas dirigidas a este fin.

El retorno de este esfuerzo puede resumirse en el alto compromiso de su plantilla, la gran capacidad de atraer talento y la designación como una de las tres primeras compañías de su sector en su país.

El medio ambiente

La alemana Van Clewe destaca en Responsabilidad Social Corporativa, ejemplos de producción más limpia y reducción del consumo del agua en el sector textil.

La compañía inventó un nuevo método para depurar sus aguas residuales, una innovación tecnológica que le permitió reducir drásticamente el uso de agua y el consumo de energía, superando con creces las exigencias de la comunidad mediante una inversión rentable y convirtiendo una exigencia normativa en una ventaja competitiva con un alto ROI.

Casos integrales

Dentro de esta categoría se encuentra Harineras Villamayor como Responsabilidad Social Corporativa, ejemplo por sus valores fundamentales del desarrollo integral de la actividad empresarial.

En el plano de mercado, cumple los requisitos del modelo europeo EFQM, ofreciendo calidad y un buen servicio a los clientes mediante el uso de nuevas técnicas de cultivo, tecnología avanzada y una logística de distribución moderna. La empresa mantiene una relación directa con todos sus trabajadores, fomentando la participación en el lugar de trabajo. Asimismo, en su aporte social, ha participado en una serie de iniciativas de fomento de la RSC y también ha diseñado un instrumental ecoeficiente.

Todas estas buenas prácticas le han reportado un alto prestigio en el mercado y en la comunidad, satisfaciendo las necesidades de todos sus grupos de interés.

Elementos de la responsabilidad social empresarial: ejemplos

Los componentes de la responsabilidad social empresarial, son 4. Ejemplo de ellos veremos a continuación, para ganar en comprensión acerca de lo que verdaderamente significa RSC:

  1. Acciones éticas. Por ejemplo, definir una política de diversidad e inclusión, que guíe las decisiones del departamento de Recursos Humanos a la hora de planificar las contrataciones futuras.
  2. Aspectos legales. Adoptar las normas de aplicación e ir más allá de ese cumplimiento. Por ejemplo, en vez de limitarse a la empresa, examinar la cadena de suministro extendida para asegurarse de que ninguno de los socios de negocio permite el trabajo infantil o discrimina en cuestiones de empleo.
  3. Responsabilidad económica. Tiene que ver con centrarse en producir productos y servicios que no solo satisfagan las necesidades del cliente, sino también las necesidades de la sociedad. El negocio de la marca debe ser rentable pero su rentabilidad debe proporcionar también el mejor interés de la sociedad.
  4. Responsabilidades filantrópicas. No basta con hacer donaciones y configurar un día especial para el voluntariado. Lo mejor es tratar de buscar formas menos puntuales y más permanentes de demostrar el compromiso que se deriva de esa responsabilidad social empresarial. Ejemplos de formas de conseguirlo el apoyo a proyectos específicos o los aportes en especie o en servicios a la comunidad.

¿Qué acciones de responsabilidad Social Corporativa puede poner en marcha una empresa?

Existen muchas formas de llevar a la práctica los elementos de la responsabilidad social empresarial. Ejemplos de las decisiones que ayudan a la organización a alinearse, también en la práctica, con los valores y principios que la guían son:

  • Reducir la huella de carbono adoptando políticas de flexibilidad que permitan a los empleados reducir desplazamientos.
  • Mejora de las políticas laborales, facilitando la conciliación y fomentando la diversidad en la contratación.
  • Participar en comercio justo, por ejemplo, adquiriendo por este medio los regalos de empresa cada Navidad.
  • Donaciones caritativas, a organizaciones que apoyen el desarrollo de a comunidad y ayuden a los sectores más desfavorecidos.
  • Voluntariado en la comunidad, facilitándolo al promover días libres al año para que los empleados puedan dedicarse a este tipo de actividades, fomentando su implicación.
  • Políticas corporativas que benefician al medio ambiente, como las relacionadas con la gestión de residuos y la limitación del consumo.
  • Inversiones con conciencia social y medioambiental, eligiendo cuidadosamente a los accionistas y socios d negocio, para asegurar que se mantenga el respeto por los valores que representan a la compañía.
  • Apoyar la participación de los empleados en causas sociales, habilitando algunos días libres al año para dedicar al voluntariado.
  • Hacer donaciones para apoyar causas de sostenibilidad.
  • Poner en marcha un programa de reciclaje en la empresa.
  • Organizar una carrera solidaria para financiar con la recaudación algún proyecto de apoyo a la comunidad.
  • Promover el uso de energías renovables en la compañía.
  • Flexibilizar el modelo de trabajo, para facilitar la transición a un planteamiento híbrido donde el teletrabajo tenga cabida y se reduzcan los desplazamientos.
  • Establecer alianzas con otros negocios para optimizar el uso de recursos en la empresa.
  • Evaluar el compromiso de los socios, a lo largo de toda la cadena de valor, e introducir ajustes cuando sea posible adoptar mejores prácticas, más socialmente responsables.

Además, es recomendable promover la responsabilidad social empresarial. Ejemplos de maneras de lograrlo serían estableciendo una misión social cada mes o trimestre, educando a los empleados, creando un equipo de responsabilidad social interno o pensando en la sostenibilidad como prioridad durante los procesos de toma de decisiones.

La Responsabilidad Social Corporativa es un enfoque empresarial para el desarrollo sostenible que brinda beneficios económicos, sociales y ambientales. Cuando la empresa se guía por este tipo de prácticas conscientes logra empleados comprometidos, clientes leales y, además, proyecta una imagen más positiva.

Ser consciente de los principios de RSC es el primer paso para transformar el negocio y la sociedad. Inspirándote en los ejemplos de Responsabilidad Social Corporativa de este post puedes empezar a poner en marcha algunas de las acciones responsables que identifiquen los valores de tu empresa.

CTA - Descarga ebook 5 - Plan de RSC - Horizontal

Entradas relacionadas

Deja un comentario