El blog para Organizaciones Conscientes

Crecimiento personal y espiritual en el mundo de los negocios

Redacción
Tiempo de lectura: 5 minutos

Hace tan solo unos meses, en el espacio TGIF! tuvimos el placer de ser testigos de la entrevista entre Sebastian Ross y el Lama Dondrub sobre crecimiento personal y espiritual. Una de las particularidades de un encuentro tan emblemático para el capítulo de capitalismo consciente de Barcelona es que Sebastian y el Lama son buenos amigos. Hace 20 años que se conocen.

Crecimiento espiritual

Delpixart 

 

Espiritualidad, budismo y futuro

Sebastian pregunta al Lama Dondrub cómo un hijo de panaderos de una pequeña localidad de 2.500 habitantes acaba siendo budista. Porque, aunque no todos lo saben, antes de elegir este estilo de vida, su futuro parecía destinado a la convencionalidad.

Pero todo cambió para él en la pubertad, cuando encontró a su maestro espiritual, jugando a reuniones espiritistas. La emoción de probar cosas nuevas, sin mayor trascendencia, le llevó a tener experiencias que cambiaron su punto de vista de lo que es la felicidad.

En su juventud, el lama creía que la felicidad era lo mismo que vivir felizmente, pero, al hablar con los espíritus se dio cuenta de que el tiempo se alargaba mucho más.

Durante años fue espiritista, hasta darse cuenta de que el budismo explicaba lo mismo que ellos ya sabían de voz de los espíritus. Ese descubrimiento le llevó a participar en la creación del primer monasterio budista en el Garraf, junto a una comunidad procedente de Sabadell.

Después de 25 años de crecimiento personal y espiritual, el grupo de budistas se enfrentaba a dificultades relacionadas con la manera de afrontar su futuro. La cuestión financiera no era un asunto que nadie en la comunidad quisiera tratar, pese a que su gestión era necesaria para la supervivencia del proyecto. Querían seguir siendo ellos mismos y lograr seguir adelante, pero la economía les fallaba. Al final, la disparidad de criterios llevó a la comunidad a separarse.

Y en esos momentos complicados es cuando el Lama Dondrub conoció a lo que él mismo denomina “un grupo de sabios que estaban en el extremo opuesto. Empresarios y emprendedores que super bien organizados, pero que buscaban respuestas de desarrollo, a nivel personal y de espíritu”.

Ese encuentro cambió su punto de vista. Se dio cuenta de que, aunque cada uno venía de un punto, todos se habían terminado encontrando en el mismo lugar.

“Nosotros sin organización y sin dinero no podíamos hacer cosas. Nadie se quería ocupar de la parte de contabilidad y finanzas y el proyecto se estancaba. Vosotros llegasteis en el mejor momento. Yo vi que en la empresa había mucha gente con ganas de crecer y desarrollarse. Me pareció una retroalimentación interesante”. 

Los inicios del capitalismo consciente

Sebastian comenta que se juntaron unos treinta emprendedores orientados a hacer algo más que ser solo empresarios. “Muchos teníamos esa inquietud. En una caminata descubrimos el monasterio, pensamos en hacer un retiro allí y eso nos marcó la vida. También ha sido una semilla muy importante de capitalismo consciente”.

CTA - Descarga ebook 3 - Cómo gestionar el talento - Texto

Para él, el capitalismo consciente ha unido los dos caminos, descubriéndoles lo que verdaderamente significa una empresa.

El Lama comenta que es complejo visualizar “capitalismo” y “consciente” unidos. Comenta que “Visualmente no es lo más armonioso. Cuando pensamos en capitalismo pensamos en ciertas ideas e imágenes, pero en realidad es mucho más. Comparado con otros sistemas y con situaciones anteriores creo que ha aportado mucho. Además, es lo que tenemos”.

Desde su punto de vista, el capitalismo ha aportado la parte individual. Ha permitido manifestarse el “yo” de forma mucho más potente. Opina que nos ayuda en la búsqueda de la felicidad al permitir que la parte individual se manifieste con mucha potencia, pero considera que “ahora lo que toca es que aprenda a socializar, a que se vea el capital como algo más compartido. Hasta ahora ha habido un trabajo de acumular riqueza y ya es momento de expandir felicidad”.

“Cuando hablamos de consciencia en budismo decimos que no hay palabras para expresarla. Pero lo que sí se puede entender como consciencia desde nuestro punto de vista es su acción. Aunque no se puede percibir de forma directa, porque no tiene olor, color ni peso; sí podemos percibir sus acciones, su movimiento. Capitalismo consciente sería aquella acción de la consciencia aplicada al negocio y su relación con la sociedad.”

Al plantear estos conceptos en el contexto presente, el Lama tiene claro que, tal y como está la sociedad, sin negocio nos planteamos la vida. “La pandemia nos lo ha confirmado. Es el núcleo de la sociedad y si eso activa nuestra consciencia de forma luminosa, pues adelante. La consciencia es algo tan amplio que alberga muchos puntos de vista”. 

Crecimiento y desarrollo personal: ¿una utopía en el mundo de los negocios?

Hablar de crecimiento personal y espiritual en el mundo de los negocios es casi una novedad. Sebastian comenta que ve que el budismo u otra corriente espiritual dan la oportunidad de hacer bien las cosas en los negocios. “Una parte importante del mundo pasa 8 horas en el trabajo y veo que tenemos una gran oportunidad de influir ahí. Es un honor, y un placer. Nadie más tiene 8 horas de alguien. No solo hay que conseguir que los negocios funcionen, sino que las personas crezcan”.

Pero el Lama advierte que hay que intentar evitar que “el capitalismo haga un producto consciente y venda consciencia”. Recomienda mantener la autenticidad para prevenir que eso suceda.

Cuando ayuda a las empresas, el Lama Dondrub intenta empoderar a los miembros de los equipos y cuidar al líder. Lo hace impulsando su crecimiento personal y espiritual a través de sesiones en las que intenta reconectar con la luminosidad personal, por lo que consigue un cambio a mejor en todas las esferas de sus vidas, no solo la laboral.

El líder consciente le parece fácil de reconocer porque sabe cuáles son sus valores, cuáles no y trabaja porque esos principios se materialicen día a día. Nos dice que, “al final, la capacidad de conexión de los demás va a depender de los valores de los demás. Un líder consciente sabe que convencer no tiene ningún sentido. Para nosotros el líder no lo es solo en la empresa, sino en la vida: en sus relaciones, pareja, familia, en su ocio”.

“Cuando la consciencia se manifiesta hace que tengas una sensación de bienestar muy amplia. Tienes una sensación de bienestar que hace que dejes de hacer cosas porque tienes que hacerlas, y las hagas porque te apetece”.

Sin embargo, no se presenta tan optimista al valorar el futuro del mundo de los negocios. Sebastian pregunta si cree que tiene arreglo y responde con honestidad que “creo que no tiene solución. Pero no tiene que ver con el negocio, sino con la mente. Si la mente está bien trabajada y bien luminosa, da igual lo que haces. Si queremos mejorar los negocios pensando que así la consciencia va a activarse, me parece una idea un poco floja. Es mejor que la consciencia se active primero, y que después se monten los negocios. “

“Mientras las emociones controlen la mente, por mucho que pongas consciencia en la empresa, en la estructura; a lo que llegue una crisis se verá la debilidad”.

Su recomendación es activar conciencia en los que quieran hacerlo y no tanto cambiar el mundo. Bajar la expectativa de cambiar sociedad y ponerse como objetivo aprovechar al máximo la gran oportunidad de cambiarnos a nosotros mismos a través del crecimiento personal y espiritual. De esto nos podemos responsabilizar. El mundo ya se cambiará solo a medida que las consciencias se vayan despertando.

CTA - Descarga ebook 3 - Cómo gestionar el talento - Horizontal

Entradas relacionadas

Deja un comentario