El blog para Organizaciones Conscientes

Debilidades personales: tu nuevo punto fuerte

Redacción
Tiempo de lectura: 2 minutos

Todos tenemos debilidades personales y son estas precisamente, las que pueden convertirse en el más potente motor de cambio y crecimiento individual. Para ello, es esencial dejar de verlas como defectos únicamente y empezar a aceptarlas por lo que son. ¿Lo ves factible? Entonces estás cerca de lograr convertirlas en tus mayores fortalezas.

CTA - Descarga ebook 3 - Cómo gestionar el talento - Texto

¿Se pueden convertir las debilidades personales en fortalezas?

Te queda poco para empezar a ver tus debilidades personales de otra forma, ¿aceptas el reto? Empieza por identificarlas. No puedes convertir tus debilidades en fortalezas si no sabes cuáles son esos puntos débiles, así que primero descúbrelos.

debilidades personales

Una vez lo hayas hecho, basta con transformar lo negativo en positivo, o lo menos deseable por una cualidad atractiva. Toda debilidad tiene una fortaleza correlativa, así lo describe Dave Kerpen en uno de sus más conocidos libros. En esta obra, el autor analiza cómo ver sus debilidades como fortalezas, un ejercicio que todos podemos practicar para cambiar nuestra perspectiva.

Por ejemplo, si tenemos debilidades personales tan comunes como ser poco realista, ser arrogante, irresponsable, inflexible, infantil, desagradable, desorganizado, inconsistente, independiente, impaciente, obstinado, indeciso, intimidante o hablador; hay que pararse a reflexionar. Se puede empezar con dos o tres puntos débiles y analizar si pueden tener algún lado bueno. ¿No se te ocurre nada positivo? Aquí tienes algo de inspiración:

  • Poco realista = visionario
  • Arrogante = seguro de sí mismo
  • Irresponsable = Aventurero
  • Inflexible = Propósito
  • Infantil = Juguetón
  • Desagradable = Entusiasta
  • Desorganizado = Creativo
  • Inconsistente = Flexible
  • Independiente = Ingenioso
  • Impaciente = Apasionado
  • Terco = Persistente, Determinado
  • Indeciso = Imparcial
  • Intimidante = Asertivo
  • Hablador = Expresivo

A la vista de esta enumeración puedes comprobar que, ocultas dentro de cada debilidad, están tus fortalezas. A veces, lo único que hace falta es mirarlas desde una nueva perspectiva, algo que suelen lograr los mejores líderes.

¿Qué más puede hacerse con las debilidades personales?

Además de tratar de encontrar formas de convertir las debilidades personales en las mayores fortalezas, para gestionarlas una vez se han identificado, se pueden poner en práctica los siguientes métodos:

  1. Obtener consejo de otras personas, para enriquecerse con sus puntos de vista y encontrar nuevas formas de mejorar.
  2. Buscar un referente o un apoyo. En las cuestiones que no comprendas completamente puedes contar con la ayuda de alguien que tenga las habilidades adecuadas para afrontarlas.
  3. Comprométete con la mejora. Todo el mundo puede trabajar por construir una mejor versión de sí mismo. En lugar de pasar todo tu tiempo deseando ser bueno en algo, dedica ese tiempo a practicar. Cuanto más tiempo y energía gastes en algo, mejor serás.

Por último, una vez sepas cómo ver tus debilidades personales de forma más positiva y hayas aprendido a gestionarlas adecuadamente, no te olvides de ayudar a otros. Hay muchas personas que comparten las mismas debilidades que tú. Trata de pensar en formas en que puedes ayudar y piensa que, a veces, la combinación de puntos débiles puede conducir a un resultado muy exitoso.

En lugar de tratar de cambiar tus debilidades, acéptalas por lo que son y ​​construye sobre ellas. Úsalas en tu beneficio y el de los que te rodean.

Créditos fotográficos: cybrain

CTA - Descarga ebook 3 - Cómo gestionar el talento - Horizontal

Entradas relacionadas

Deja un comentario