El blog para Organizaciones Conscientes

Despido disciplinario: paro sí, pero hay mejores soluciones

Capitalismo Consciente
Tiempo de lectura: 3 minutos

Cerca de cien mil resultados aparecen al escribir en Google “despido disciplinario paro”. La mayoría dan respuesta a la cuestión que surge a algunas de las personas que se enfrentan a la situación de desempleo en estas circunstancias, acerca de si les corresponde el subsidio o no.

CTA - Descarga ebook 2 - ¿Por qué las empresas conscientes son más rentables? - TEXT

Después de un comportamiento grave y culpable del trabajador

Cuando un empleado ve que el contrato que le unía a la empresa queda finalizado y la causa es un comportamiento grave, además de culpable; empieza a plantearse muchas preguntas.  “¿Qué despidos tienen derecho a paro?”, “¿cuándo puedo pedir el paro si me despiden?” o “¿cuál es la indemnización por despido disciplinario?” son algunas de las más frecuentes.

Además de mirar al futuro y trata de resolver el lado práctico de la situación, conviene, llegado a este punto reflexionar acerca de lo que la ha motivado. No es fácil llegar a un despido disciplinario. El paro o, mejor dicho, cobrar este subsidio, sirve para solucionar las necesidades del día a día, a modo de parche, pero ¿qué sucederá en el futuro?

Quizás no sea tan sencillo encontrar un trabajo, tal vez aún más complicado uno tan bueno como el puesto que se acaba de perder. ¿Y qué pasa si se repite la misma historia? Para evitar cometer el mismo error dos veces conviene detenerse un momento y pensar en cómo se podría haber evitado llegar a la situación actual. Hay que preguntarse si:

  • Faltó información. ¿Se desconocía lo que era considerado un comportamiento inadecuado? ¿Estaba claro lo que la empresa esperaba de uno?
  • Faltó compromiso. ¿Se conocían los valores y la cultura de la empresa? ¿Se era consciente del valor de la aportación individual a las metas comunes?
  • Faltó respeto. ¿Se había recibido algún tipo de advertencia o preaviso? ¿Se conocía cómo el propio comportamiento impactaba negativamente en el resto de compañeros y afectaba a la consecución de objetivos?

Reflexionando sobre estos puntos será posible averiguar cómo prevenir que vuelva a perderse otra oportunidad laboral en el futuro. Hay que tener en cuenta que, en la mayoría de organizaciones, es posible solicitar orientación y apoyo, especialmente si se atraviesa un momento complicado.

despido disciplinario paro

Despido disciplinario: ¿paro sí o no?

A veces, circunstancias de la esfera privada de la persona amplían su alcance hasta impactar en su vida a otros niveles. Al atravesar una etapa personal complicada, el trabajador puede ver que su día a día laboral se ve afectado, sin saber cómo evitarlo; o careciendo de motivación para tomar medidas y evitar que la situación vaya a peor.

Los responsables de personas en la empresa deben, más que pensar en cómo justificar un despido disciplinario, cómo preparar el finiquito, la carta de despido o calcular la indemnización que corresponda, si es el caso; plantearse cómo se ha llegado a esa situación.

Incluso en equipos remotos, la comunicación puede abrir muchas puertas y evitar que otras se cierren. Plantear una cuestión tan delicada abiertamente con el empleado podría facilitar encontrar una solución mutuamente beneficiosa.

El resultado quizás sea evitar el despido disciplinario (aunque tenga paro, que lo tiene, tanto si es nulo, como si es procedente o improcedente); igual pasa por un proceso de coaching, una baja laboral o una iniciativa de mentoring. La decisión que se tome y la solución que se alcance inspirará al resto de personas que forman parte de la empresa, les hará sentirse orgullosas del lugar donde trabajan y más fuertes como equipo.

CTA - Descarga ebook 2 - ¿Por qué las empresas conscientes son más rentables? - Horizontal

 

Créditos fotográficos: HRAUN

Entradas relacionadas

Deja un comentario