El blog para Organizaciones Conscientes

Dinámicas de habilidades sociales: cómo plantearlas

Capitalismo Consciente
Tiempo de lectura: 3 minutos

Comunicación e interacción social mejoran cuando las personas que intervienen son capaces de expresar lo que sienten de manera respetuosa, leer las señales de comunicación no verbal del interlocutor o aceptar cumplidos. Las dinámicas de habilidades sociales pueden ayudar a adquirir estas capacidades a los miembros del equipo que no las han desarrollado suficientemente. ¿Te gustaría saber cómo?

CTA - Descarga ebook 3 - Cómo gestionar el talento - Texto

Primer paso: identificar el problema de falta de habilidades sociales en el equipo

Antes de programar las dinámicas de habilidades sociales es preciso ser capaz de identificar la carencia que motiva esta necesidad. El responsable de un equipo de trabajo puede detectar que hay falta de empatía o dificultades de comunicación entre los miembros si, por ejemplo, advierte:

– Algún empleado pone a la defensiva cuando considera que existe una amenaza.

– Hay personas que usan respuestas pasivo-agresivas para transmitir sus sentimientos.

– Se observan comportamientos abusivos por parte de determinadas personas.

– Alguno de los miembros del equipo es controlador con el trabajo.

– Existen individuos que crean tensión en el ambiente con sus cambios de humor o cambios de comportamiento inconsistentes.

La mayoría de estos ejemplos demuestran la falta de autoconciencia que, a menudo, va de la mano con una limitada inteligencia emocional. Revelan que hay personas en el equipo que tienen poca o ninguna idea del impacto que sus acciones provocan en los que los rodean.

En estos casos, es conveniente planificar que se lleven a cabo dinámicas de habilidades sociales como las que encontrarás a continuación.

 

dusanpetkovic

Ejemplos de dinámicas de habilidades sociales para realizar en la empresa

Dependiendo de las carencias que haya que trabajar, las dinámicas de habilidades sociales deberán plantearse apuntando en una u otra dirección. En cualquier caso, existen algunos puntos básicos que resultan beneficiosos para todo tipo de grupos, como los siguientes:

  1. Mejorar la gestión de relaciones. Es importante tener buenas relaciones con los compañeros de trabajo y gerentes. Practicar la cortesía y actuar con profesionalidad son la clave para mantener un ambiente de trabajo saludable. Sin embargo, esto no es tan sencillo cuando surge el conflicto. Por eso una de las actividades puede consistir en practicar formas de confrontar a otras personas, con tacto y desde el respeto.
  2. Comprender los sentimientos de los demás. La capacidad de comprender y relacionarse con los sentimientos de los demás se llama empatía. Tener empatía ayuda a desarrollar relaciones sólidas con otras personas. Una de las dinámicas de habilidades sociales clásicas consiste en ponerse en el lugar de otras personas. Para llevarla a cabo se pueden proyectar imágenes o fragmentos de vídeo y pedir a los participantes que expliquen cómo creen que se siente la persona que ven, qué le gustaría que alguien le dijera y qué espera que alguien haga por ella en ese momento.
  3. Cooperar con otros. Aunque cada empleado pueda tener sus propias tareas y objetivos individuales, todo el personal o el equipo tiene el mismo objetivo. Ese objetivo es ayudar a la empresa a tener éxito. Para animar al grupo a convertirse en un espacio seguro para compartir y colaborar se pueden organizar dinámicas de habilidades sociales en las que se construya algo por equipos o en la que cada individuo tenga que guiar a otro con los ojos vendados, para que pueda completar una tarea.

Las dinámicas de habilidades sociales no entregan resultados inmediatos, aunque su efecto positivo se va asentando en la organización al ritmo que se impulsa un cambio gradual a mejor.

CTA - Descarga ebook 3 - Cómo gestionar el talento - Horizontal

Entradas relacionadas

Deja un comentario