El blog para Organizaciones Conscientes

Refuerzo negativo y refuerzo positivo: qué son y algunos ejemplos

Capitalismo Consciente
Tiempo de lectura: 5 minutos

Los refuerzos positivos y negativos son dos formas de motivar a los empleados a actuar. Ejemplos de refuerzo negativo existen muchos, aunque todos tienen en común la eliminación de una actividad o evento no deseado por el empleado en respuesta a un comportamiento preferido por la gerencia.

CTA - Descarga ebook 3 - Cómo gestionar el talento - Texto

Qué es el refuerzo positivo y ejemplos de esta forma de motivar

El refuerzo positivo se refiere a la introducción de un estímulo deseable o placentero después de un comportamiento. El estímulo deseable refuerza el comportamiento, lo que hace que sea más probable que vuelva a ocurrir.

Es un método de motivación positivo utilizado para una variedad de propósitos y en una amplia gama de contextos, que aprovecha los buenos comportamientos que ya se están mostrando, recompensando las tendencias naturales hacia el buen comportamiento en la persona que está trabajando para mejorar.

Ejemplos de refuerzo positivo son:

  1. Refuerzos naturales: refuerzos que ocurren directamente como resultado del comportamiento (por ejemplo, un empleado de oficina archiva todos los documentos muy bien y rápido, y puede marcharse a su casa antes de la hora habitual de salida del trabajo.
  2. Refuerzos simbólicos: aquellos que se otorgan por realizar ciertos comportamientos y se pueden cambiar por algo de valor (por ejemplo, cuando un agente comercial puede cambiar un determinado número de nuevos clientes conseguidos por días de vacaciones).
  3. Refuerzos sociales: aquellos que involucran a otros que expresan su aprobación de un comportamiento (por ejemplo, el reconocimiento público a un empelado por su labor).
  4. Refuerzos tangibles: son recompensas físicas o tangibles reales (por ejemplo, comisión por ventas a un comercial o por piezas de un producto terminadas al operario de una línea de ensamblaje).

Cómo introducir el refuerzo positivo en la empresa

Existen muchas formas diferentes de recompensar a los equipos. Se trata de métodos para aumentar la productividad con refuerzo positivo y crear un lugar de trabajo que logre que se sientan a gusto. Estos objetivos son alcanzables por distintos medios:

  1. Incentivos financieros. Las motivaciones pecuniarias pueden moldear el comportamiento de las personas. Sin embargo, es importante evitar crear divisiones y competencia interna poco saludable. Si se recurre a los incentivos financieros, conviene asegurarse de que los empleados aún estén motivados por las razones correctas y se sientan apoyados.
  2. Mejores espacios de trabajo. Otro tipo de recompensa es mejorar el espacio físico donde pasan su jornada los empleados. Incorporar instalaciones deportivas o áreas de entretenimiento es buena idea. ¿Sabías que la presencia de este tipo de instalaciones está directamente relacionada con tasas más bajas de ausentismo y un aumento en la productividad? Se trata de un ejemplo de refuerzo positivo que ayuda a demostrar a los empleados que son valorados a largo plazo y que la gerencia se preocupa por su bienestar.
  3. Reconocimiento y aprobación. El reconocimiento también marca la diferencia y no solo significa dar promociones, obsequios y bonificaciones. También es beneficioso implementar el reconocimiento de los éxitos, las celebraciones de los aniversarios y los hitos, los reconocimientos públicos por los logros y las llamadas de celebración del equipo para celebrar las grandes victorias.
  4. Oportunidades de crecimiento profesional. Los empleados quieren oportunidades para desarrollar sus habilidades dentro de la empresa y cuando ésta se las ofrece comprueba que ello redunda en un mayor compromiso y una mayor satisfacción laboral.
  5. Flexibilidad. Son cada vez más los empleados que preferirían un modelo de trabajo híbrido más flexible. La libertad de elegir el horario también es buena para la salud mental. Por eso, es un buen incentivo el dar a los empleados la opción de escoger qué trabajo quieren hacer y cuándo y dónde quieren ejecutarlo.

Cuando se trata de mejorar la productividad, el refuerzo positivo es muy útil. Sus beneficios van, desde una mayor productividad hasta tasas de rotación más bajas. Una vez que comienza, da como resultado un ciclo en el que una fuerza laboral más feliz ofrece un mejor trabajo, lo que resulta en un mayor refuerzo que hace aumentar el éxito de manera continua.

¿Qué es el refuerzo negativo?

El refuerzo negativo es un término descrito por B. F. Skinner en su teoría del condicionamiento operante. En el refuerzo negativo, una respuesta o comportamiento se fortalece al detener, eliminar o evitar un resultado negativo o un estímulo aversivo (así se denomina a los que tienden a involucrar algún tipo de molestia, ya sea física o psicológica).

Los comportamientos se refuerzan negativamente cuando le permiten escapar de los estímulos aversivos que ya están presentes o le permiten evitar por completo los estímulos aversivos antes de que sucedan.

Un error que la gente suele cometer es confundir el refuerzo negativo con el castigo. Sin embargo, el refuerzo negativo implica la eliminación de una condición negativa para fortalecer un comportamiento. El castigo, por otro lado, implica presentar o quitar un estímulo para debilitar un comportamiento.

A diferencia del refuerzo positivo, que añade una recompensa o beneficio por el comportamiento deseado, el refuerzo negativo es lo más parecido a una consecuencia negativa y, de hecho, aunque promueve la acción positiva, también puede perpetuar conductas problemáticas.

ejemplos de refuerzo negativo

stockce

3 ejemplos de refuerzo negativo

Por definición, el refuerzo negativo es cuando algo que ya está presente, pero no es deseado (y que, por tanto, se considera negativo), se elimina debido a las acciones de alguien. Esto da como resultado un resultado favorable para esa persona, al menos puntualmente.

En el contexto laboral pueden verse a diario tipos de refuerzo negativo, como los siguientes:

  1. Recordar constantemente a los empleados que sean más productivos. Hacer esto a menudo se ve como una molestia, aunque se trata de una técnica de refuerzo negativo común. Ya sea hecho intencionalmente o no, generalmente somete a las personas a una situación de tensión y ciertamente desagradable, que les impulsa a hacer mejor su trabajo para alcanzar el nivel de productividad esperado por la empresa. La posibilidad de que el recordatorio continuo de que hay que aumentar la productividad se detenga cuando se logre el resultado deseado reforzará un cambio de actitud, al menos temporal.
  2. Llevar a cabo la vigilancia estrecha de un empleado. Alguien que juega en el ordenador o pasa mucho tiempo en las redes sociales durante las horas de oficina está desaprovechando los recursos de la empresa. Si el jefe comienza a monitorizar de cerca a ese empleado, ya sea de forma remota o prácticamente de pie detrás de su espalda mientras trabaja, inmediatamente dejará de perder tiempo y realizará sus tareas lo mejor que pueda. Es eso o ser despedido. Esta práctica alentará a los empleados a hacer sus tareas durante las horas de trabajo.
  3. Elegir una manera incorrecta de tratar errores. Reprender a un empleado frente a todos los demás es uno de los ejemplos de refuerzo negativo más desagradables. Para evitar esta humillación pública, los empleados estarán motivados a no cometer errores a toda costa. La desventaja de este tipo de refuerzo es que las personas preferirán ocultar sus errores a tratar de corregirlos. Y si no se abordan tales errores, la productividad y el rendimiento de un empleado se verán afectados y la organización también.

Los ejemplos de refuerzador negativo demuestran que este tipo de tácticas contribuyen a crear un ambiente estresante donde el rendimiento de los empleados disminuye porque están demasiado agitados o desmotivados ​​para llevar a cabo sus tareas de manera adecuada. Puede que incluso teman ir a trabajar y empiecen a mandar currículums a otras empresas.

El refuerzo negativo afecta a la moral de las personas que forman parte del equipo y también al clima laboral, aumentando el conflicto entre compañeros, la hostilidad y la falta de confianza.

En la actualidad, en un momento en que la escasez de talento preocupa a las organizaciones, la mayoría de empresas se preocupan por centrarse en el refuerzo positivo, los beneficios, la conciliación y la motivación, relegando las prácticas y ejemplos de refuerzo negativo, que aunque puedan temporalmente incrementar la productividad o resolver un problema puntual, constituyen fuente de serias dificultades en el medio y largo plazo.

CTA - Descarga ebook 3 - Cómo gestionar el talento - Horizontal

CTA - Únete a Capitalismo Consciente

Entradas relacionadas

Deja un comentario