El blog para Organizaciones Conscientes

Excelencia operacional: componentes y precauciones

Capitalismo Consciente
Tiempo de lectura: 3 minutos

La excelencia operacional se manifiesta de muchas formas distintas. Una es a través del desempeño integrado en ingresos, costes y riesgos. Otra en el ambiente de trabajo y la cultura. Si bien se enfoca en satisfacer las expectativas del cliente mediante la mejora continua de los procesos operativos; refleja los valores de la organización y su mentalidad.

Las empresas donde se da, conocen que es inseparable de esos principios y herramientas que hacen posible crear una mejora sostenible.

CTA – Descarga ebook 6 – Ética Empresarial – TEXT

¿Qué es la excelencia operacional?

La excelencia operacional es el trabajo que da como resultado una sonrisa de satisfacción en el cliente, su compromiso de volver a confiar en la empresa y su voluntad de convertirse en embajador de la marca. Se trata de una filosofía del lugar de trabajo donde la resolución de problemas, el trabajo en equipo y el liderazgo dan como resultado la mejora continua de la organización.

Diferencia entre excelencia empresarial y excelencia operacional

Aunque están relacionados ambos términos, no son intercambiables. La excelencia operacional tiene en cuenta a cultura, personas, recursos, sistemas y cómo pueden trabajar juntos de manera óptima; mientras que la excelencia empresarial se centra en ofrecer resultados generales de forma pragmática y apuntando a un éxito constante.

¿Cuáles son los componentes de la excelencia operacional?

Como subrayábamos al inicio de este post, la excelencia operacional está unida a la cultura y, a través de los principios y valores que esta encarna, al compromiso de todas las personas que forman parte de la organización. El componente cultural sería el primero de la lista. Le siguen dos más.

Liderazgo y estrategia, sin los cuales no sería posible transmitir el entusiasmo por seguir superando desafíos y limando ineficiencias sin perder alineación ni desviarse de la dirección que marca el camino hacia el éxito.

Y, por último, la mejora continua, que es el motivador que está detrás de algunos de los mejores proyectos y el motor del cambio que inspira a la innovación.

Cuando los tres elementos se abordan juntos, el viaje hacia la excelencia se vuelve mucho más alcanzable.

excelencia operacional

Ejemplos de excelencia operacional

Walmart, Amazon o McDonalds son ejemplos de empresas donde la excelencia operacional se considera una prioridad estratégica. Todos los sistemas están diseñados en torno a la capacidad de ser altamente eficientes, incluidos sus sistemas de pedidos y cumplimiento.

Estas empresas se enfocan en brindar los servicios que sus clientes necesitan específicamente. Sin embargo, la forma en que operan algunas empresas donde la excelencia operacional es evidente, las aleja de lograr consistentemente que se mantenga uno de sus componentes clave: la cultura y el compromiso.

Es frecuente encontrar actitudes, comportamientos y prácticas que señalan debilidades culturales, o peor aún, barreras culturales para un cambio efectivo. Esto significa que la mejora continua también se ve afectada.

Hay algunas cuestiones que pueden retrasar los esfuerzos de excelencia operacional, llegando incluso a fomentar el crecimiento de un sistema tóxico. Se trata de los siguientes:

  • Carecer de visión y no saber hacia dónde avanzar. Con demasiada frecuencia existe un aire de complacencia dentro de las organizaciones; lo que conduce a un escaso deseo de realizar esfuerzos de mejora.
  • Ignorar la «cultura» por completo. Son muchas las organizaciones que desean lanzar un programa de excelencia operativa o tomar los siguientes pasos para ampliar los esfuerzos existentes. Pero, al evaluar su cultura a través de grupos focales, entrevistas o cuestionarios se aprecia la necesidad de un cambio cultural que acompañe el proceso. Las herramientas y técnicas son en sí mismas insuficientes si no se complementan con la motivación de empleados comprometidos.
  • Percepción errónea. La mayoría de los gerentes pueden opinar que las cosas estaban «bien» y «funcionando bien». Pero, a menudo, la retroalimentación más precisa sobre la cultura organizacional proviene de quienes agregan el valor: los empleados de la planta y son ellos quienes deben ser tenidos en cuenta a la hora de tomar decisiones que permitan avanzar hacia la excelencia operacional.

Por último, es recomendable tener en cuenta que pueden existir brechas entre las operaciones, el mantenimiento, la calidad, los sistemas comerciales, la tecnología operativa y otras funciones de apoyo (finanzas, recursos humanos, seguridad, medio ambiente, etc.), y que deberá encontrarse la forma de cerrarlas. Las funciones de la organización deben estar alineadas para que se produzca un cambio en el pensamiento y el comportamiento que fomente la colaboración y la mejora continua y facilite avanzar hacia la excelencia operacional.

CTA - Descarga ebook 6 - Ética Empresarial - Horizontal

 

Créditos fotográficos: AntonioGuillem

Entradas relacionadas

Deja un comentario