Identidad corporativa: ejemplos de empresas que reflejan sus valores

Redacción
Tiempo de lectura: 4 minutos

¿Volverías a un restaurante de alta cocina en el que te ponen cubiertos de plástico? ¿Entrarías en una frutería que huela a lejía? ¿Llevarías a tu hijo a una guardería pintada de grises y negros? ¿Volverías a un ‘supuesto’ negocio sostenible en la que todos los artículos están presentados en bandejas de PVC? La identidad corporativa, con ejemplos como estos, dice mucho de una empresa y, por ello, debemos cuidar que todos los elementos estén alineados con la filosofía y propósito empresarial.

Identidad corporativa: ejemplos de empresas que reflejan sus valores

¿Qué es la identidad corporativa?

La definición de la identidad corporativa encierra una gran dificultad por la existencia de otros conceptos muy similares que, en ocasiones, han sido usados por diversos autores de forma intercambiable generando cierta confusión en cuanto a la esencia de todos ellos.

No obstante, en la actualidad, la corriente de pensamiento más extendida y aceptada es aquella que establece unos límites claros y definidos entre identidad corporativa, imagen corporativa y reputación de la empresa. En este sentido, como establece Andrea Pérez Ruiz en su trabajo Estudio de la imagen de responsabilidad social corporativa: formación e integración en el comportamiento del usuario de servicios financieros, “la identidad corporativa representa el conjunto de símbolos de la organización, que dan lugar a la formación de la imagen corporativa, entendida ésta como el conjunto de impresiones que provoca la empresa en los individuos y que, finalmente, configura la reputación corporativa, es decir, el juicio de valor global de los grupos de interés sobre la organización”.

Por tanto, mientras la identidad corporativa está compuesta por una serie de elementos que son controlados por la propia organización, la imagen que perciba la sociedad y la reputación que finalmente adquiera la compañía no están bajo su control y solo puede limitarse a tratar de influir en ellos mediante el primer componente.

De ahí la importancia de desarrollar una identidad corporativa que consigan transmitir lo más fielmente posible los valores y propósito elevado de la compañía a partir de elementos que reflejen el ADN de la compañía y sean coherentes con la personalidad de la empresa.

CTA - Descarga ebook 2 - ¿Por qué las empresas conscientes son más rentables? - TEXT

Identidad corporativa: ejemplos de buen uso

Ahora bien, dentro de la identidad corporativa, existen diferentes componentes. Estos son los más habituales:

  • Los símbolos. Junto al logotipo, que se refiere exclusivamente a los identificativos textuales de una marca (la palabra Coca-Cola, por ejemplo), los símbolos también incluyen el isotipo, el dibujo que representa a la compañía (la concha de Shell); el imagotipo, el conjunto de texto e imagen (como las rayas y letras de Adidas); o el isologo, si texto y dibujo se fusionan (como ocurre en Burguer King). En cualquier caso, todos estos símbolos ayudan a conformar la identidad corporativa de la empresa y la imagen que quieren transmitir. Respecto a un buen uso de la identidad corporativa, ejemplo de Apple, que ha ido evolucionando desde un dibujo en blanco y negro de Isaac Newton a una manzana en gris metalizado para asociar su imagen a la idea de tecnología e innovación.
  • La tipografía. El tipo de fuente empleado por la empresa para desarrollar su identidad corporativa también influye en la percepción del público. Solo hay que echar un vistazo a la tipografía usada por la gran mayoría de bancos: suele ser una letra rotunda, redonda y sin demasiadas concesiones para denotar sensación de seguridad, robustez y seriedad. Por el contrario, Mr. Wonderful ha conseguido que su fuente sea sinónimo de diversión y optimismo, igual que sus productos.
  • Los colores. Existe toda una ciencia tras la psicología del color y es que cada tono evoca determinados sentimientos. El verde de Whole Foods Market obviamente no es una casualidad, sino que representa su apuesta por los alimentos orgánicos, saludables y procedentes de una agricultura sostenible.
  • El eslogan. Se trata de la frase que acompaña a la marca y debe resumir su espíritu y filosofía. Es, por ejemplo, el ‘Connecting People’ de Nokia: la compañía no solo fabrica teléfonos móviles, su propósito elevado es unir a las personas estén donde estén.
  • Las instalaciones. ¿Qué idea obtenemos al ver imágenes de las oficinas de Google? Dinamismo, conciliación, creatividad, innovación, trabajo colaborativo… Ideas que forman parte del propio espíritu de la empresa tecnológica. Los espacios físicos también influyen en la conformación de la identidad corporativa y, por ende, en la imagen y reputación de la marca.
  • El packaging. La forma de presentar los productos también dice mucho sobre los valores y propósito de una empresa de embalar el artículo, la calidad del mismo, el diseño utilizado… En este elemento de identidad corporativa, el ejemplo de Pepsi es ilustrativo, lanzando una botella 100% reciclable y fabricada a partir de materias primas de origen vegetal para transmitir su compromiso con el medio ambiente a través del embalaje.
  • Los olores. Es una de los elementos de la identidad corporativa que más recientemente se ha incorporado, después de que se haya demostrado el poder de los aromas para generar sensaciones. Así, muchas marcas están creando sus propias fragancias para ambientar los establecimientos, como panaderías que usan olor a pan recién hecho para evocar esa sensación de producto artesano y casero.

CTA - Descarga ebook 2 - ¿Por qué las empresas conscientes son más rentables? - Horizontal

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars
(1 votos, promedio: 5,00 de 5)

Entradas relacionadas

Deja un comentario