El blog para Organizaciones Conscientes

La importancia del lenguaje para el cambio positivo

Redacción
Tiempo de lectura: 5 minutos

La importancia del lenguaje se pone de manifiesto en la charla que mantuvimos con la socióloga experta en neurolingüística Alicia Aradilla en el espacio TGIF!. Esta socia de Capitalismo Consciente y escritora, es autora de “Las palabras que nos habitan”, un libro que invita a reflexionar sobre el lenguaje que usamos y a reconectar con nosotros mismos a través de las palabras que elegimos para relatar la realidad.

Precisamente nos interesa tratar con ella estos temas, para saber cómo ve el cambio que estamos experimentando como sociedad y cómo interpreta el poder de las palabras.

La importancia del lenguage para el cambio positivo 

jacoblund

El cambio que vivimos, analizado desde el punto de vista de la neurolingüística

Nos dice que el COVID-19 nos ha llevado a experimentar de manera directa algo a lo que nos enfrentábamos desde la intelectualidad. Con el inicio de la pandemia daban comienzo algunas semanas de incertidumbre, sacudidas por el impacto del virus en la salud, en la economía y en nuestros hábitos.

La OMS define la salud como un estado de bienestar físico, mental y social. Este estado a todos los niveles quedó tocado como consecuencia de lo que, hasta el 11 de febrero en que fue renombrado, se llamó coronavirus de Wuhan.

CTA - Descarga ebook 1 - Cómo crear una empresa consciente - Text

Ahora todos nos referimos a él como COVID-19, tras una decisión que supuso dar un paso adelante en la lucha contra el virus y sus efectos para la sociedad. No hay que olvidar que nosotros creamos las palabras, pero cuando ellas nos habitan, son las que nos manejan.

Así que es importante llamar a las cosas por su nombre. Al hacerlo, alejamos de nuestra vida lo negativo, lo que no nos aporta valor, lo que nos resta. Por ejemplo, sustituyendo el término “coronavirus” por “COVID19”, incluso en las conversaciones informales, nos protegemos de estímulos latentes relacionados con la confusión, el miedo o la incertidumbre, tan relacionados con el momento en que esa palabra nació.

A cambio, apostamos por un mensaje distinto. Sabemos que, cuando lo renombran como “COVID-19”, ya ha habido mucha comunicación de medios, más información, nos estamos preparando y todo eso está dentro de la información que enviamos cuando escogemos este término. Se trata de connotaciones muy distintas porque la palabra tiene un poder.

Alicia Aradilla se reafirma en esta teoría y nos dice que “podemos usarlo para crear o para descrear. Pero tener conciencia del lenguaje también te da la oportunidad de decidir qué poder quieres que tenga otro sobre ti”.

Importancia del lenguaje. Neurolingüística, el nexo entre la palabra y las emociones

Una palabra u otra tiene diferentes connotaciones emocionales sobre mí o sobre quienes me rodean. En los últimos meses se ha detectado el uso de estrategias neurolingüísticas en todas las comparecencias oficiales.

Sobre todo, al inicio de la crisis, cada una de ellas estaba bien estudiada. Alicia Aradilla analiza las intervenciones del Presidente del Gobierno, quien aparecía solo en las primeras, para ponerse ante la cámara rodeado de expertos o cargos relevantes en las siguientes.

Le llama la atención especialmente un momento en el que pasa de dar las gracias a los diferentes sectores implicados en las labores de emergencia, con una motivación de tranquilizar, de cohesión y de invitar a quedarse en casa para luchar por una causa común; a un giro radical en la siguiente comparecencia.

En ella, se rodeó de uniformes, resaltando su presencia visual, y dejó de referirse a personas o ciudadanos, para usar el término “compatriotas” en el recuento de estadísticas. De su boca salieron expresiones como “en esta guerra estamos todos, vamos a luchar contra el virus”. De esta forma, hacía una transición brusca del discurso de agradecimiento al discurso militar.

Existen diferentes tipos de palabras

En su libro, Alicia Aradilla habla de las palabras que nos habitan desde que nacemos y también de esas otras palabras que van llegando después, como invitadas que nos acompañan y nos afectan emocionalmente.

Se trata de una distinción a tener en cuenta, en especial en el momento que vivimos, ligado a un lenguaje específico formado por palabras “visitantes” que podría quedarse habitándonos debido a la intensidad de esta etapa, tanto a nivel emocional como experiencial.

La clave está en la inteligencia emocional. Esa es la herramienta que nos va a permitir liberarnos de su influencia cuando concluya la sucesión de experiencias inéditas que estamos viviendo desde que llegó el COVID-19.

Sin embargo, no todo el mundo ha desarrollado este tipo de habilidades al mismo nivel y esa es la razón por la que, en el caso de muchas personas, palabras como “confinamiento” o “coronavirus” llegarán como invitadas, pero luego se quedarán a habitarles. Entonces se quedarán enganchadas a estos estados emocionales, viendo la realidad desde una perspectiva victimista y el futuro con miedo y desconfianza. El lenguaje estará manejando su visión del mundo.

¿Qué aprendizajes nos llevamos de esta situación?

Desde el punto de vista de líderes al frente de empresas y organizaciones, donde estas palabras invitadas van a copar un poco más de tiempo por las consecuencias económicas o las necesidades impuestas por la gestión de equipos, reconocer la importancia del lenguaje es el primer paso para huir del miedo. Esto es así incluso cuando realmente la situación es compleja y se espera que vaya a durar más de lo esperado.

Alicia Aradilla opina que “el líder que es impositivo y que tienen una manera de hacer muy presencialista está hundido en el teletrabajo. Todas esas emociones afectivas, que a nivel de usuario pueden llevar al victimismo, si se lidera un equipo y se tiene mucha presión claramente conducen a la agresividad.”

En cambio, está segura de que los líderes que tienen fortaleza emocional y habilidades conversacionales pueden superar el reto, apoyándose en el recurso que nos ha quedado: la palabra.

No importa el medio a través del que enviemos un mensaje. La importancia del lenguaje es evidente y aceptarla nos lleva a perseguir objetivos más ambiciosos que simplemente resistir o sobrevivir. Cambiar nuestra forma de hablar, hacerla más positiva, más orientada a la búsqueda de soluciones o al refuerzo del sentimiento de equipo, por ejemplo, nos permite ir dejando atrás formas de gestión obsoletas, como las reminiscencias tayloristas que quedaban en muchas empresas.

Al lograrlo, podemos enfocarnos en otras cosas más importantes, como el autoconocimiento, la autogestión, la protección y la promoción de habilidades conversacionales.

Alicia Aradilla reivindica desde su visión: “lidérate a ti mismo, y tu equipo sabrá cómo liderarse. Toma conciencia de tu lenguaje”. Aclara que no propone un cambio desde la semántica, sino desde las emociones.

Ella afirma que las incertidumbres invitan más a buscar preguntas que a buscar respuestas. ¿Es así como enfocas el liderazgo? ¿Te has atrevido a preguntar lo que no sabes a tu equipo?

Para completar esa reflexión que puede apetecerte iniciar, te dejamos con este regalo, sus últimas palabras en esta charla sobre la importancia del lenguaje (que puedes ver aquí): “Las empresas son personas, hay quien lo ve desde la intelectualidad y quién desde el corazón. Por eso, yo opino que si las empresas somos las personas y las personas somos las palabras, podemos ser, quien queramos ser, sabiendo quiénes somos.”

Y si te quedas con ganas de seguir escuchando a Alicia Aradilla, te recomendamos que no te pierdas su TEDTalk.

CTA - Descarga ebook 1 - Cómo crear una empresa consciente - Horizontal

Entradas relacionadas

Deja un comentario