Marcas sostenibles alineadas con la visión millennial

Capitalismo Consciente
Tiempo de lectura: 3 minutos

Los hábitos de consumo de los millennials difieren de los de las generaciones anteriores. Las marcas sostenibles no dejan de ganar tracción, como muestran todas las estadísticas.

“El 61% de los consumidores a nivel mundial afirman estar muy preocupado por los problemas ambientales en comparación con el 56% en 2012” (NationalGeographic). Esta preocupación les hace más conscientes de las consecuencias ambientales y sociales de sus hábitos de consumo. Según un estudio de Sustainable Bands, “el 55% de los consumidores globales en línea en 60 países están dispuestos a pagar más por productos y servicios de empresas comprometidas con un impacto social y ambiental positivo”.

CTA - Descarga ebook 1 - Cómo crear una empresa consciente - Text

 

Expresar inquietudes y actuar sobre ellas son dos cosas diferentes, pero estos datos sugieren que, como mínimo, la mayoría de los consumidores ahora son conscientes de los problemas ambientales. Si la tendencia continúa, una mayoría abrumadora de personas creerá en la importancia de las iniciativas responsables y elegirá marcas sostenibles.

marcas sostenibles

dimarik

Ejemplos de marcas sostenibles

Contar una historia de inspiradora o convertir una estrategia en un movimiento consciente son dos formas de aumentar la relevancia de las marcas sostenibles. Existen numerosos ejemplos de empresas que han conseguido llegar a nuevos segmentos de consumidores y conquistarlos con su visión consciente, como estos dos:

  1. Tony Chocoloney. Esta empresa holandesa se dedica a comercializar chocolate, pero sus productos son mucho más que tabletas. ¿Imaginas por qué? El origen de su historia es la clave de su éxito. El periodista de investigación holandés Tony van de Keuken se sorprendió al enterarse de que más de dos millones de niños trabajaban en condiciones de esclavitud en granjas de cacao en Ghana y Costa de Marfil. Ser consciente de esta realidad le motivó a cambiar el sistema y, con este objetivo fundó su empresa para promover el cultivo de chocolate sin explotación humana. Las barras de chocolate se crean en un patrón de piezas muy desigual para resaltar la manera en que los beneficios de la producción de cacao se dividen a lo largo de la cadena de suministro del producto. La historia de fondo, unida a la calidad del chocolate, han ayudado a la compañía con sede en Ámsterdam a mantener una tasa de crecimiento anual del 50 por ciento desde su lanzamiento en 2005, a pesar de pagar una prima de 175 dólares, por encima de los precios de «comercio justo», por cada tonelada de cacao. A día de hoy, esta organización ha incrementado sus ingresos casi nueve veces, a 44,9 millones de dólares hace pocos meses.
  2. Chicobag. Mucho más que limitarse a comercializar bolsas, la misión de esta empresa es «ayudar a la humanidad a embolsar el hábito de un solo uso». El producto estrella de la compañía, la bolsa de compra reutilizable, fue creado para «capacitar a las personas para tomar un papel activo» que ayude a detener el uso de bolsas de plástico desechables. Pero su visión no se detiene allí: ChicoBag también quiere «empoderar a las personas para que tomen un papel activo» para detener la contaminación plástica, mientras muestra al mundo que «hay una mejor manera de hacer negocios«. Para lograr estos objetivos, Chico vende a los consumidores. lo que necesitan para participar: una bolsa económica, duradera, moderna y asequible que pueden usar una y otra vez. La compañía ha creado una variedad de tipos de bolsas: para viajar, para el almuerzo, para los productos, incluso para Halloween, para que los consumidores puedan usar una bolsa Chico en cualquier momento y en cualquier lugar. Al argumentar de manera convincente que era posible sobrevivir sin bolsas de plástico, son cada vez más las empresas que animan a reducir el uso de bolsas fabricadas con este material, y cada vez más minoristas importantes alientan a los compradores a salir a comprar portando sus propias bolsas.

Los productos de las marcas menos respetuosas con el entorno tendrán poca tracción porque comprarlos inhibirá la capacidad de una persona para construir una identificación de marca y una identidad ética, tal como definen las normas sociales vigentes.

En el momento en que las marcas sostenibles consigan crear con éxito una fuerte presencia en el mercado, las marcas tradicionales ya no crearán un sentido de pertenencia, sino que provocarán la vergüenza del consumidor que las elige y demuestra con su compra que hay cosas importantes de las que no se preocupa.

CTA - Descarga ebook 1 - Cómo crear una empresa consciente - Horizontal
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars
(Ninguna valoración todavía)

Entradas relacionadas

Deja un comentario