El blog para Organizaciones Conscientes

Objetivos laborales: 4 tipos de KPIs para medir el éxito

Redacción
Tiempo de lectura: 5 minutos

¿Está consiguiendo la empresa su propósito? ¿Se están cumpliendo los objetivos laborales? ¿Qué estamos haciendo correctamente y en qué estamos fallando? Como señala Peter Drucker, “lo que no se puede medir (o no se mide) no se puede mejorar”. De ahí la importancia de analizar la actividad de la organización para lograr una mejora continua.

De hecho, según el informe Big & Fast Data: The Rise of Insight-Driven Business, publicado la consultora Capgemini, en colaboración con EMC Corporation, dos de cada tres empresas reconocen que están en riesgo de convertirse en poco competitivas a menos que adopten las nuevas soluciones de análisis de datos.Objetivos laborales

¿Qué son los KPIs?

Los KPIs (Key Performance Indicators) se traducen en español como indicadores clave de desempeño o de gestión. Como apunta Roberto Espinosa en su blog, “son métricas que nos ayudan a identificar el rendimiento de una determinada acción o estrategia; nos indican nuestro nivel de desempeño en base a los objetivos que hemos fijado con anterioridad”.

En el mismo sentido se pronuncia Iván José Turmero, en su artículo Indicadores de gestión y medición del desempeño, que define este instrumento empresarial como “la expresión cuantitativa que relaciona dos o más variables y permite evaluar el comportamiento o desempeño de una empresa o unidad organizativa, cuyo resultado, al ser comparada por algún nivel de referencia, nos podrá estar señalando una desviación sobre la cual se tomarán acciones correctivas o preventivas según el caso”.

Se trata en definitiva de analizar el grado de éxito de todas las acciones que desarrolla la compañía en relación con todos los stakeholders para poder conocer qué está funcionando y qué no de cara a la consecución del propósito elevado de la organización. Citando de nuevo a Drucker, “no hay nada tan inútil como hacer eficientemente algo que no debería haberse hecho”.

En este sentido, como señala Captio, los indicadores de gestión posibilitan que las compañías:

  • Conozcan los resultados de los procesos frente a unos objetivos laborales marcados.
  • Mejoren sus procesos.
  • Identifiquen las oportunidades de mejora.
  • Optimicen sus costes
  • Definan los objetivos laborales acordes con los resultados que se obtienen.

Empleándolos en forma oportuna, los KPIs nos ayudan a mantener el control en cualquier situación. “La principal razón de su importancia radica en que es posible predecir y actuar con base en las tendencias positivas o negativas observadas en su desempeño global”, sostiene Carlos Mario Pérez Jaramillo en su trabajo Los indicadores de gestión. ¿Cómo lo logramos?

CTA - Descarga ebook 2 - ¿Por qué las empresas conscientes son más rentables? - TEXT

Tipos de indicadores de objetivos laborales

Además de tener en cuenta las pautas para establecer los indicadores de gestión, debemos conocer las diferentes tipologías de estas métricas de objetivos laborales.

Así, para conseguir una visión holística de la compañía más allá de la mera rentabilidad que nos permita descubrir y mejorar el impacto entre todos los grupos de interés, los KPIs deben integrar cuatro perspectivas:

  1. Financiera. Estos indicadores se centran en los objetivos laborales relativos al crecimiento de ingresos o la reducción de costos y mejoras de la productividad tanto de los bienes tangibles, como los intangibles. Entre estos KPIs se encuentran, por ejemplo, el crecimiento en ventas, la rotación de inventarios, el total de costos, el retorno de inversión…
  2. Del cliente. En este caso, los KPIs buscan obtener una imagen sobre la relación existente entre el consumidor (y la sociedad) y la compañía, midiendo si se están satisfaciendo las expectativas de los clientes y el impacto que se genera en el entorno. Se trata de métricas sobre la fidelidad de los usuarios, número de reclamaciones, índice de devoluciones o cambios, reconocimiento de la marca, reputación…
  3. De Procesos. El objetivo es escudriñar los procesos de la actividad empresarial para detectar posibles fallos o desviaciones e implantar medidas que optimicen estos procedimientos. Así, se analizan el tiempo de lanzamiento de un producto, los resultados del benchmarking, la productividad, la calidad del bien o servicio, el número de patentes, los tiempos de entrega o correcta entrega de proveedores, entre otros KPIs.
  4. De aprendizaje o crecimiento. Trata de identificar el capital intangible de la empresa, representando en gran parte por el talento de los trabajadores, por lo que miden aspectos como la capacitación del personal, el clima organizacional, la satisfacción laboral, la seguridad en el trabajo o la calidad del liderazgo, por ejemplo.

¿Cómo fijar objetivos laborales?

A menos que tengan conocimientos específicos de establecimiento de objetivos laborales y capacitación en liderazgo orientados al entorno empresarial, se puede cometer el error de establecer objetivos vagos que no tengan un alcance definido.

Por esta razón, las empresas que estén comenzando a evaluar sus metas o se encuentren en el proceso de reevaluación, deberían seguir estos seis pasos para establecer objetivos laborales con éxito:

  1. Definir objetivos cuantificables. El primer paso para establecer objetivos laborales o de negocio es determinar exactamente lo que desea lograr. Conviene asegurarse de que se trata de un objetivo que vale la pena. Para ello, hay que pensar en cómo se diseñarían esos objetivos si se tuviese la certeza de que iban a poder alcanzarse con éxito. También es preciso plantearse el caso contrario: ¿cuál sería la estrategia si se estuviese ante la última oportunidad? Es importante establecer objetivos laborales claros; debe saberse exactamente a dónde se quiere ir y no renunciar a la meta fijada, independientemente de las dificultades que aparezcan en el camino. Cuanto más específico se sea al fijar los objetivos, más sencillo resultará determinar si se han alcanzado.
  2. Asegurar que los objetivos sean específicos. Los objetivos laborales no deberían ser demasiado vagos. Es fundamental utilizar una fórmula de establecimiento de objetivos que aporte a cada objetivo un plan de acción incorporado. Se trata de definir un objetivo final y crear una hoja de ruta para saber exactamente cómo va a alcanzarse.
  3. Comprometerse con los objetivos. Lo ideal es llegar a un compromiso y seguirlo. Una vez que se haya puesto en marcha el plan, es importante mantenerse motivado y motivar a otros para ser capaces de llegar hasta el final. No hay que olvidarse de disfrutar del proceso y recompensarse por mantener el foco.
  4. Hacer públicos los objetivos laborales. Una técnica extremadamente efectiva para alcanzar los objetivos laborales propuestos es hacerlos públicos. Invitar a un equipo o incluso a una sola persona al plan hará que todos lo que forman parte de él se enfrenten a una responsabilidad que puede ser muy motivadora.
  5. Establecer una fecha límite. Si no se establece una fecha límite, el plan de alcanzar el objetivo fallará. Los objetivos laborales sin un plazo concreto indican que quienes los fijaron no están completamente comprometidos. Determinar una fecha límite pone cualquier objetivo en contexto. A la hora de precisar una fecha, es preciso elegir una que sea razonable y no excesivamente ambiciosa, pero que suponga un reto.
  6. Recompensar y ofrecer retroalimentación. En el proceso de establecimiento de objetivos laborales, hay una cosa muy importante, recordar que solo se consiguen con el esfuerzo de las personas. Una vez que se haya logrado un objetivo o alcanzado un hito dentro del plan, es importante asegurarse de celebrar la ocasión. Se ha invertido una increíble cantidad de tiempo, energía y determinación para alcanzar ese objetivo, y eso merece un reconocimiento o una recompensa.

Con estos consejos, la capacitación adecuada para el liderazgo ejecutivo y los KPI para medir la consecución de objetivos laborales, se cuenta con las herramientas y técnicas clave necesarias para lograr cualquier objetivo que se proponga.

CTA - Descarga ebook 2 - ¿Por qué las empresas conscientes son más rentables? - Horizontal

Entradas relacionadas

Deja un comentario