Algunos directivos de pequeñas y medianas empresas consideran que no pueden mejorar la satisfacción laboral de sus plantillas, pues no disponen de recursos económicos suficientes para llevar a cabo ambiciosos programas de beneficios laborales. Otras grandes organizaciones, en cambio, dilapidan importantes sumas…