Técnicas de neuromarketing: ¿existen límites?

Capitalismo Consciente
Tiempo de lectura: 3 minutos

Es probable que las técnicas de neuromarketing no ayuden a los profesionales de marketing a «presionar el botón de compra» en el cerebro de los clientes, pero no cabe duda de que este tipo de tácticas pueden influir en sus decisiones ¿Y es ético?

CTA - Descarga ebook 3 - Cómo gestionar el talento - Texto

 

tecnicas de neuromarketing

TarikVision

El cerebro en el centro de la estrategia de marketing

Hemos aprendido más sobre el cerebro en los últimos 15 años que en toda la historia y la mente, que tiempo atrás se consideraba como algo fuera de nuestro alcance, finalmente se pone en el centro, captando toda la atención de las empresas y sus responsables de publicidad y comunicación.

En marketing, el cerebro asumió un lugar central en 2002 con los primeros experimentos de aplicación de técnicas de neuromarketing. Estos estudios, que utilizaron herramientas como la RMf, pero también EEG (electroencefalografía, un método para medir ondas cerebrales) y biométrica (herramientas como escáneres faciales y de huellas dactilares), examinaron la intersección del comportamiento del consumidor y la neurociencia para determinar cómo los consumidores pueden responder a un anuncio, marca o campaña.

El propósito del neuromarketing es determinar si los clientes pueden prestar atención a un anuncio y, una vez se constata que esto es así, surgen nuevas cuestiones, como la de si se verán afectados emocionalmente por él. La respuesta puede indicar la intención de compra y eso es algo en lo que muchas empresas están dispuestas a invertir.

¿Es ética la aplicación de técnicas de neuromarketing?

En un estudio publicado en el Journal of Legal, Ethical and Regulatory Issues, titulado “¿Es ético el neuromarketing? Los consumidores dicen que sí. Los consumidores dicen que no «, los autores dicen que una preocupación ética por el neuromarketing es que pondrá en manos de las marcas medios extremadamente efectivos para que impulsen la compra actuando de forma subliminal en la mente de los clientes.

Se hace preciso definir estándares éticos para la investigación en este campo, primero, y, por supuesto, también para la aplicación de técnicas de neuromarketing. Esto significa, por ejemplo:

  • Establecer un código de prácticas éticas.
  • No promover intencionalmente nada que sea engañoso o ilegal.
  • Evitar hacer pruebas en menores de edad.
  • Actuar de forma honesta y útil para el consumidor.
  • Evitar cualquier daño al consumidor.
  • No animar al consumidor a decidir comprar algo de lo que se va a arrepentir.

De momento, no se han creado los anuncios diseñados en base a técnicas de neuromarketing que sean tan poderosos que los consumidores hagan lo que dicen sin ni siquiera pensarlo. La publicidad, al menos todavía, tiene un impacto limitado.

A pesar de ello, la cuestión no debería ser si se emplean las técnicas de neuromarketing para crear anuncios increíblemente potentes, sino si se está promocionando un producto o servicio que es, genuinamente, bueno para el consumidor. Y esa no es una pregunta de neuromarketing. Esa es una pregunta publicitaria.

Es difícil imaginar los límites del neuromarketing en el futuro. A medida que los investigadores aprenden más y más sobre la psique humana en el contexto del consumismo, se presentan ejemplos más fascinantes e inspiradores. Sin embargo, las empresas que valoren la posibilidad de recurrir a estos avances deben pensar si esa decisión encaja con sus principios y si, realmente, está justificada con el propósito de orientación a los grupos de interés o no.

CTA - Descarga ebook 3 - Cómo gestionar el talento - Horizontal
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars
(Ninguna valoración todavía)

Entradas relacionadas

Deja un comentario