El blog para Organizaciones Conscientes

Tipos de metodología de un proyecto

Capitalismo Consciente
Tiempo de lectura: 4 minutos

Hay muchos tipos de metodología de un proyecto donde elegir, cada una con su propio conjunto de reglas, principios, procesos y prácticas. La metodología que se implementará en cada iniciativa depende del tipo de proyecto, su Project Manager y las características del equipo.

Además de hacer una selección de métodos en base a la optimización del uso de recursos y tiempo, hay que tener en cuenta siempre a las personas. Solo así se podrá tomar una decisión consciente.

CTA - Descarga ebook 4 - Economía Colaborativa - TEXT

Un aspecto a considerar es que, si bien hay una serie de metodologías para elegir, no existe solo una correcta. Dado que los proyectos varían en alcance y requisitos, los tipos de metodología de un proyecto más adecuado pueden ser diferente dependiendo de la organización el cliente o el momento, entre otros factores.

metodologia tipos

Rawpixel

¿Qué son las metodologías de gestión de proyectos?

Las metodologías de gestión de proyectos son instrumentos de apoyo a la labor del Project Manager que contienen procesos de orientación para realizar su labor de gestión de proyectos de la mejor manera.

La verdadera definición asume que las metodologías no son específicas de una herramienta; sin embargo, en el mundo actual, que depende en gran medida de la tecnología, la realidad es que la metodología y la herramienta de software de gestión de proyectos de la organización a menudo están muy entrelazadas.

 

¿Qué es la metodología de un proyecto: ejemplo de cómo elegirla?

La gestión de proyectos no es un proceso fácil, pero la disponibilidad de diferentes metodologías lo hace más transparente y eficiente en el contexto del proyecto que se está desarrollando. Por ello, vale la pena conocer los tipos más populares de métodos de gestión de proyectos.

La gestión de proyectos es un conjunto de procesos que requieren flexibilidad y la voluntad de aprender de todos los participantes en el trabajo. Además, todas las empresas deben considerar qué metodología se adapta mejor a ellas. También se debe considerar si un método en particular es apropiado a la naturaleza de la tarea. Por eso es tan importante estar informado, al menos acerca de algunos tipos de gestión de proyectos, para poder encontrar el mejor.

Cada proyecto es diferente, cada equipo se siente mejor en algo diferente y vale la pena hacerse esta pregunta antes de comenzar cada proyecto en la empresa.

Los gerentes de proyectos más experimentados utilizan voluntariamente el enfoque híbrido en sus proyectos. Dependiendo de los requisitos del equipo del proyecto, los principales desafíos esperados y otros factores que influyen en la elección del método (o métodos), la persona responsable del proyecto selecciona varios elementos de entre los tipos existentes de metodologías de gestión de proyectos.

No hay nada que impida que estos enfoques se combinen, por ejemplo, mediante la transferencia de tarjetas Kanban a la metodología Waterfall. Sin embargo, hay que tener en cuenta que mezclar diferentes enfoques requiere un gran conocimiento sobre ellos.

 

¿Cuáles son los tipos de metodología de un proyecto más habituales?

Las metodologías de gestión de proyectos que más frecuentemente se utilizan son tres:

  1. Ágil. Se trata de una de las metodologías de gestión de proyectos más reconocibles y, además, Agile es la más adecuada para proyectos iterativos e incrementales. Es un tipo de proceso en el que las demandas y las soluciones evolucionan a través del esfuerzo de colaboración de los equipos autoorganizados y multifuncionales y sus clientes. Está claro que su punto fuerte son las personas y, por eso, se considera uno de los tipos de metodología de un proyecto que más contribuyen a reconocer el valor del talento. La gestión ágil de proyectos se deriva de los valores y principios del Manifiesto Agile. Una declaración cimentada en 2001 por trece líderes de la industria, cuyo objetivo original era descubrir mejores formas de desarrollar software al proporcionar una estructura clara y mensurable que fomentase el desarrollo iterativo, la colaboración en equipo y el reconocimiento de cambios. Entre los principales valores de esta metodología destacan cuatro:
    1. Individuos e interacciones priman, quedando procesos y herramientas en un segundo plano.
    2. Trabajo y resultados se priorizan frente a la creación de documentación exhaustiva.
    3. Colaboración del cliente en la negociación de contratos.
    4. Responde al cambio en vez de limitarse a seguir un plan
  2. Lean. La metodología Lean promueve la maximización del valor del cliente y minimiza el desperdicio. Su objetivo es crear más valor para el cliente utilizando menos recursos. Derivado de la industria manufacturera japonesa, sus valores suponen que a medida que se eliminan los desechos, la calidad mejora, al tiempo que se reducen el tiempo y el costo de producción. Se trata de uno de los tipos de metodología de un proyecto que mejor encajan con tu organización si uno de sus valores principales es la sostenibilidad y el respecto al medio ambiente.
  3. Waterfall. El método en cascada es una metodología que destaca la importancia de la documentación. La idea es que, si un trabajador abandonase la empresa o la iniciativa durante el proceso de desarrollo, su reemplazo podría fácilmente comenzar donde lo dejó, gracias a la posibilidad de familiarizarse con la información proporcionada en los documentos. Entre los problemas de uno de los tipos de metodología de un proyecto más tradicionales se encuentran sus limitaciones de diseño, que es poco o nada adaptativo, la falta de retroalimentación por parte de los clientes durante el proceso de desarrollo y la necesidad de posponer irremediablemente el periodo de pruebas. Si bien puede ser un método práctico para proyectos más grandes que requieren el mantenimiento de etapas y plazos estrictos, o proyectos que se han realizado varias veces en donde las posibilidades de sorpresas durante el proceso de desarrollo son relativamente bajas; en general no es la alternativa más indicada si se quiere fomentar la creatividad, autonomía y cercanía entre las personas que forman parte del proyecto.

Elegir los tipos de metodología de un proyecto de forma correcta aumenta sus probabilidades de éxito y, además, contribuye a elevar los niveles de satisfacción y motivación de los grupos de interés, tanto con los resultados, como con las actividades que se llevan a cabo durante el desarrollo.

CTA - Descarga ebook 4 - Economía colaborativa - Horizontal

Entradas relacionadas

Deja un comentario