La inoculación del estrés y la productividad personal

Redacción
Tiempo de lectura: 3 minutos

¿Te sientes desbordado por la cantidad de información que recibes al cabo del día? ¿Eres incapaz de hacer frente a todas las tareas programadas en tu agenda? ¿Dedicas la mayor parte del tiempo a chequear el email o contestar llamadas? ¿Te ves obligado a llevarte trabajo a casa? Hay técnicas como la inoculación de estrés, que te permite afrontar todos estos problemas y directamente reclacionado con la productividad personal.

Puede que la causa de estas situaciones provenga de una mala gestión del tiempo. ¿Sabías que un trabajador, directivos y líderes incluidos, pierden más de una hora al día en micro pausas? Según un estudio de Workmeter, esas pequeñas interrupciones del día a día que se producen mientras pasamos de una actividad a otra suponen el desperdicio de 62 minutos diarios sin que ni siquiera nos demos cuenta.

Por eso, los líderes conscientes debemos aprender a mejorar la productividad personal de cara y aplicar la técnica de inoculación de estrés a la consecución del propósito elevado de la compañía. ¿Cómo vamos a conseguir los objetivos marcados por la empresa si no somos capaces de emplear correctamente el tiempo?

Técnica de inoculación de estrés.

La inoculación de estrés puede ayudar a mejorar los aspectos laborales y personales de tu día a día. Para ello, se plantea la necesidad de afrontar aquello que más te causa estrés. Si te preocupa tu productividad personal, primero debes informarte sobre qué técnicas existen. Una vez hecho, debes empezar la fase de ensayo, en el que debes probar las diferentes técnicas en tareas no importantes ni urgentes. Finalmente, debes implementar todo aquello que has visto que te ayuda a tu productividad personal.

Consejos de partida para mejorar la productividad personal

Para aliarnos con el reloj y hacer que nuestras horas parezcan días, debemos iniciar cada jornada con una serie de ideas definidas:

  • Debemos ser conscientes de cuáles son nuestras principales metas y cuestionarnos constantemente si la actividad que vamos a desarrollar es realmente importante y prioritaria para su consecución. La Ley de Pareto establece que las acciones esenciales absorben solo un 20% de nuestro tiempo, mientras que el 80% se emplea en misiones accesorias. Se trata de definir, por tanto, qué tareas se engloban en ese 20% y centrar ahí todos nuestros esfuerzos.
  • Cuando notemos que nuestra concentración se ha dispersado, volvamos a focalizarla. De hecho, según la Ley de Carlson, sobre gestión del tiempo, establece que el trabajo interrumpido es menos eficaz y consume más tiempo que si fuera de una manera continuada, así que lo mejor para mejorar nuestra productividad personal pasa por aprender a evitar las distracciones y reconducir nuestra atención hacia lo importante.
  • Establezcamos plazos de ejecución ajustados a la tarea. ¿No has notado que cuando tienes menos tiempo eres más eficaz? Así lo establece la Ley de Parkinson, que formula que cualquier actividad se dilatará indefinidamente hasta ocupar todo el tiempo disponible.

Productividad personal

Útiles aplicaciones para mejorar la gestión del tiempo

Es curioso que, aunque las nuevas tecnologías son una de las causas que mayores distracciones generan en la oficina, también se configuran como un estratégico aliado de los líderes conscientes si sabemos cómo usarlas. Recuerda que la inoculación de estrés incluye una fase educativa y de ensayo, es por ello que debes considerar todas las opciones.

En la Opera America Conference, Beth Kanter, experta en desarrollo personal a través de las nuevas tecnologías, recomendó algunas de las aplicaciones móviles que nos pueden ayudar a aumentar nuestro rendimiento:

  • 18 minutos. Basada en el libro homónimo de Peter Bregman, estas aplicaciones nos enseñan a concentrarnos y eliminar interrupciones a través de una distracción productiva. El objetivo consiste en pasar 18 minutos atentos a la aplicación, sin realizar otras actividades, para entrenar esta capacidad de concentración y extrapolarla a nuestro día a día.
  • Técnica Pomodoro. Existen varias aplicaciones que han digitalizado la técnica contra la procrastinación desarrollada por Francesco Cirillo en los años 80, consistente en dedicar 25 minutos a una actividad con plena concentración y descansar otros cinco minutos antes de iniciar la siguiente tarea. Las aplicaciones, como Pomodoro APP o Focus Booster, nos permiten establecer los distintos trabajos que tenemos que realizar por bloques de tiempo y marcar el ritmo a través del temporizador, evitando perder minutos en pensar todo lo que tenemos que hacer.
  • Bloqueadores de distracciones. Emails, alertas, llamadas entrantes, notificaciones de las redes sociales… Nuestros teléfonos móviles pueden consumir gran parte de nuestro tiempo a través de estas pequeñas interrupciones. Para evitarlo, existen aplicaciones que nos permiten bloquear de forma personalizada esta actividad del Smartphone, como Freedom o Eliminate distractions.
  • App para meditar. Todos deberíamos tomarnos unos minutos al día para mantener un diálogo con nosotros mismos, en el que analicemos si vamos por el buen camino o si, por el contrario, necesitamos reconducir nuestro comportamiento. En este sentido, las tiendas de aplicaciones ofrecen varias opciones que nos guiarán en estos momentos de introspección, como Breathe, Mindfulness o Calm.
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars
(Ninguna valoración todavía)

Entradas relacionadas

Deja un comentario