Construir la organización del futuro, hoy

Isabel Nogueroles
Tiempo de lectura: 4 minutos

¿Qué tipos de retos se plantea una empresa para un crecimiento consciente?

La organización es un sistema y, como tal, comprende un conjunto de elementos diferentes, pero interrelacionados. Clientes, personas, departamentos, proyectos, equipos, negocios, productos, marcas, formas jurídicas… Cada acción afecta a los demás, puesto que el conjunto es más que la suma de las partes.

CTA - Descarga ebook 1 - Cómo crear una empresa consciente - Text

Teniendo esto en cuenta, habría que superar el reto que plantean los procesos inconscientes de la organización. El hacer las cosas porque siempre se han hecho así es un ejemplo de falta de enfoque consciente, que dificulta el crecimiento de la organización y sus individuos, alejándolos de la consecución del propósito superior planteado.

Para evitar los procesos inconscientes, el primer paso es su identificación. Con ella, seguramente, se pondrán de manifiesto los puntos débiles de la cultura, los que hacen peligrar el arraigo de los valores corporativos.

 

valores corporativos

natasaadzic

¿Cómo puedo influir como líder en el desarrollo de una organización consciente?

Además de un trabajo en equipo para identificar todas esas áreas, procesos, hábitos y comportamientos que se alejan de la consciencia, el papel del líder es fundamental. Él es quien se encargará de apoyar el desarrollo de los valores corporativos en la organización a través de:

  • Su compromiso con la construcción de un futuro para la empresa y todas las personas que forman parte de ella, donde el componente clave sea la cultura compartida.
  • El foco en los procesos que fomenten las competencias de la organización en cuanto a Estrategia, Talento, Capacidad de Ejecución y Recursos.
  • La generación de espacios abiertos dentro de la organización, que inviten a la innovación, al intercambio de puntos de vista y al desarrollo de nuevas ideas.

¿Qué beneficios se obtienen al desarrollar nuestra empresa de forma consciente?

Cuando una empresa se consigue desarrollar de forma consciente se consigue una ventaja competitiva estratégica, que parte de un mejor posicionamiento del valor y reputación (promesa de marca) de la organización en el mercado.

Como consecuencia de ello, aumentan la flexibilidad y agilidad, se gana en alineación, compromiso y eficacia en la colaboración. El resultado es visible, ya que los logros se alcanzan más rápido, con menos esfuerzo, desarrollando claridad y responsabilidad.

Pero, para que la organización pueda llegar a este punto de consciencia sus líderes deben focalizarse, tanto en el negocio actual, como en el de mañana. Y eso es algo que tiene mucho que ver con los valores corporativos, que acompañan la evolución de la empresa guiándola en su progreso.

Mi aprendizaje de la experiencia

Tal y como afirmaba Itamar Rogovsky, PhD, “las empresas de la nueva economía funcionan en base al desarrollo de las ideas, al trabajo en equipo sin estructuras y con unos valores corporativos que las orientan, como son la ecología, la responsabilidad social y el trabajar para necesidades reales”.

Independientemente de la organización en que intervenimos y del tipo de cambio que queremos favorecer, siempre hay que considerar que es un sistema vivo, en constante adaptación al entorno.

Con una mirada curiosa, me acerco a entender cómo funciona y qué capacidad tiene de evolucionar, mantenerse o involucionar. Muchas veces esto sucede como respuesta a cambios que llegan de la mano de nuevos negocios, con una nueva propiedad o al adoptar la gerencia una nueva dirección. ¿Habéis observado ante un cambio del tipo que sea, qué dinámicas se generan en vuestra organización? Y, más importante aún, ¿Sois conscientes de cuántos cambios son abortados por no entender en el sistema en el que se insertan?

Es necesario para una organización estar observando constantemente la realidad social (personas, dinámicas, procesos), más en tiempos como los actuales, donde la complejidad ha supuesto cambios radicales en la economía, los mercados, la sociedad y los individuos.

Es necesario pensar fuera de los límites actuales y estar atento a las tendencias tecnológicas, culturales, de consumo, etc. Una empresa consciente es aquella que observa, se conoce bien y explora continuamente posibilidades de futuro.

Porque, lo que nos ha servido hasta ahora, puede no ser suficiente para llevarnos al siguiente nivel. Así lo demuestra el fracaso en los proyectos de quienes se dejan arrastrar por la tendencia a mantener la organización sobre éxitos pasados o los resultados alejados de expectativas de quienes se conforman con dinámicas poco ágiles de status quo.

Para llevar nuestra organización a un siguiente nivel más evolucionado es necesario a traspasar los límites y adoptar nuevas perspectivas y paradigmas. Esta actitud requiere un esfuerzo, no sólo de los líderes, sino también de toda la organización al completo; que comienza con la búsqueda de respuestas a cuestiones como las siguientes:

  • ¿Preguntamos lo suficiente dónde queremos llevar a nuestra organización en un año?
  • ¿Tenemos la consciencia suficiente en toda la organización y alineamos con ella todas las acciones que se emprenden?

De la misma manera que una empresa desarrolla la competencia del liderazgo en los miembros, es fundamental que los líderes se planteen qué pueden hacer ya hoy para planificar dónde estarán sus organizaciones mañana y que creen un ambiente adecuado para el cambio, es decir:

  1. Estimular las contribuciones individuales.
  2. Aprovechar las oportunidades.
  3. Animar a los equipos a ser creativos e innovar.

Los principales aprendizajes de mi experiencia en el proceso de acompañar a las organizaciones ante un cambio o prepararse para el cambio que quieren realizar son siete:

  1. Conoce el ADN de tu organización. Todo se basa en responder a una pregunta simple: ¿Quiénes somos y dónde estamos como organización? Es importante saber cuáles son los valores corporativos de la organización, qué factores clave pueden servir como base para crecer y qué limitaciones tenemos.
  2. Proyecta el futuro con fuerza. ¿Dónde queremos que esté la organización y cómo queremos ser reconocidos por nuestro mercado? Es importante focalizarse en nuestro valor diferencial alineado con las expectativas del cliente.
  3. Diseña la estrategia, desarrolla el talento colaborativo en la organización, facilita decisiones ágiles y enfócate en los logros colectivos.
  4. Facilita espacios de diálogo y de innovación. Revisa cómo impacta todo esto en el sistema actual, cómo se va evolucionando y
  5. Lidera el cambio. Apóyate en palancas y stakeholders dentro de todos los niveles de la organización y gestiona resistencias (como la más habitual, quedarse en la zona de confort y mantenerse en el pasado). Identifica influencers y aprovecha su potencial para transmitir los valores corporativos.
  6. Comunica, comunica, comunica.
  7. Aprende y desaprende. Busca evidencias que nos permitan medir cuán cerca o lejos estamos de conseguir nuestro objetivo.

Los valores corporativos, el liderazgo de calidad y una estrategia adaptada a los nuevos tiempos y en la que no falta el trasfondo consciente pueden ayudarte a construir hoy la organización del futuro.

CTA - Descarga ebook 1 - Cómo crear una empresa consciente - Horizontal

Isabel Nogueroles

Isabel Nogueroles

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars
(1 votos, promedio: 5,00 de 5)

Entradas relacionadas

Deja un comentario